Duer­me pa­ra re­cu­pe­rar­te

El des­can­so es vi­tal pa­ra re­cu­pe­rar­te, pe­ro un sue­ño re­pa­ra­dor no de­pen­de só­lo del nú­me­ro de ho­ras, sino tam­bién de la ca­li­dad

Extra Women's Fitness - - Intro -

La im­por­tan­cia de des­can­sar bien

To­dos nos preo­cu­pa­mos por es­tar lo más sa­nos po­si­ble, y es bueno que así sea. Só­lo te­ne­mos un cuer­po y no po­de­mos cam­biar­lo por un mo­de­lo más nue­vo si em­pie­za a dar pro­ble­mas. Hay mu­cha in­for­ma­ción so­bre alimentación sa­na y so­bre ha­cer ejer­ci­cio con re­gu­la­ri­dad pa­ra es­tar sa­nos y en for­ma, pe­ro ¿qué hay del sue­ño? ¿Cuán­to de­be­mos dor­mir? ¿La ca­li­dad es im­por­tan­te? ¿Pue­de afec­tar a nues­tra sa­lud ge­ne­ral?

¿Cuán­tas ho­ras de sue­ño ne­ce­si­ta­mos?

Ob­ser­ve­mos los pa­tro­nes de sue­ño de nues­tros an­ces­tros. El sue­ño iba muy uni­do al mo­men­to en el que sa­lía y se po­nía el sol de­bi­do a la dis­po­ni­bi­li­dad de la luz, lo que nos in­di­ca que se­gu­ra­men­te dor­mían más en in­vierno que en ve­rano. No so­mos dis­tin­tos a la gen­te que vi­vió ha­ce 10.000, así que de­be­ría­mos to­mar no­ta de ello. El Tras­torno Afec­ti­vo Es­ta­cio­nal apa­re­ció ha­ce re­la­ti­va­men­te po­co y pue­de es­tar uni­do a nues­tra fal­ta de co­ne­xión con nues­tros rit­mos cir­ca­dia­nos na­tu­ra­les (el ci­clo sue­ño/vi­gi­lia de 24 ho­ras).

Tam­bién de­be­mos pen­sar en por qué dor­mi­mos y qué le ocu­rre al cuer­po mien­tras lo ha­ce­mos. El cuer­po es como una cuen­ta ban­ca­ria de la que sa­ca­mos di­ne­ro cuan­do es­ta­mos des­pier­tos, ac­ti­vos y en aler­ta, y don­de in­gre­sa­mos cuan­do dor­mi­mos, ya que el cuer­po pue­de re­pa­rar­se. Nues­tro sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio es só­lo uno de los sis­te­mas que pa­san por una re­pa­ra­ción im­por­tan­te du­ran­te el sue­ño. El en­ve­je­ci­mien­to y el des­gas­te se ace­le­ran por la fal­ta de sue­ño. Así que si es­tás ac­ti­va, aler­ta y “sa­cas más di­ne­ro” del que in­gre­sas, al fi­nal ten­drás una deu­da de sue­ño.

Nues­tro ci­clo sue­ño/vi­gi­lia de 24 ho­ras se pro­gra­ma en nues­tras pri­me­ras se­ma­nas de vida. Sin em­bar­go, la in­tro­duc­ción de la luz eléc­tri­ca en torno a 1880 ha he­cho que po­da­mos in­te­rrum­pir es­te ci­clo, y el cre­cien­te uso de la tv y los or­de­na­do­res lo han ace­le­ra­do. La luz que emi­ten es­tos dis­po­si­ti­vos “des­pier­ta” a nues­tras hor­mo­nas y re­du­ce la pro­duc­ción de las hor­mo­nas que nos ha­cen te­ner sue­ño.

¿Cuán­do es la me­jor ho­ra pa­ra dor­mir?

Nues­tro cuer­po es­tá pro­gra­ma­do pa­ra re­pa­rar­se fí­si­ca­men­te en­tre las 10 de la no­che y las 2 de la ma­dru­ga­da. Las cé­lu­las se di­vi­den y re­pa­ran los da­ños su­fri­dos du­ran­te el día. Si he­mos he­cho ejer ci­cio pa­ra for­mar el múscu­lo, es el mo­men­to en el que ocu­rre la for­ma­ción. La es­ti­mu­la­ción del múscu­lo ocu­rre cuan­do ha­ces ejer­ci­cio en el gim­na­sio o en el par­que, pe­ro el pro­ce­so cru­cial de cre­ci­mien­to ocu­rre en­tre las 10 y las 2.

En­tre las 2 y las 6 de la ma­dru­ga­da el cuer­po en­tra en una fa­se de re­pa­ra­ción psí­qui­ca, men­tal y emo­cio­nal. Es cuan­do pro­ce­sa­mos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.