LAS PE­LÍ­CU­LAS DE MI VI­DA, POR BER­TRAND TA­VER­NIER

(Ber­trand Ta­ver­nier, 2016)

Fotogramas - - CINEFILIA -

El ve­te­rano di­rec­tor Ber­trand Ta­ver­nier (Lyon, 1941) echa la vis­ta atrás, co­mo si se tra­ta­ra de un ejer­ci­cio de me­mo­ria ci­né­fi­la, pa­ra re­cu­pe­rar aque­llas pe­lí­cu­las que le in­flu­ye­ron de ma­ne­ra de­ci­si­va en sus años de for­ma­ción: Se tra­ta de un do­cu­men­tal so­bre mis re­cuer­dos. So­bre aque­llas obras que me ayu­da­ron a con­fi­gu­rar mi per­so­na­li­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Y lo ha­ce a mo­do de es­tu­dio ín­ti­mo, si­guien­do una cronología es­tric­ta­men­te per­so­nal que tie­ne que ver con su evo­lu­ción co­mo ci­né­fi­lo: Sur­ge de mi ne­ce­si­dad de dar las gra­cias a to­dos esos au­to­res que me han he­cho un re­ga­lo con sus pe­lí­cu­las. Es­ta­mos en una épo­ca de mu­cho ci­nis­mo y des­pre­cio ha­cia el pa­sa­do, y yo que­ría reivin­di­car­lo des­de la ad­mi­ra­ción y res­pe­to.

Ta­ver­nier, en pri­me­ra per­so­na y a tra­vés de una con­tex­tua­li­za­ción pre­ci­sa de ca­da épo­ca, irá na­rran­do su evo­lu­ción co­mo es­pec­ta­dor. Por ejem­plo, có­mo des­cu- brió las pri­me­ras imá­ge­nes que le im­pac­ta­ron cuan­do, de ni­ño, es­tu­vo in­gre­sa­do en una clí­ni­ca por pro­ble­mas de sa­lud, y que re­sul­ta­ron per­te­ne­cer a la ópe­ra pri­ma de Jac­ques Bec­ker, Der­nier atout (1942), has­ta desem­bo­car en su eta­pa uni­ver­si­ta­ria, cuan­do f r ecuen­ta­ba la Ci­ne­ma­te­ca de Hen­ri Lan­glo­is, for­man­do par­te del círcu­lo in­te­lec­tual de la épo­ca.

UN VIA­JE DES­DE LA AD­MI­RA­CIÓN

Así des­cu­bri­mos la ad­mi­ra­ción del di­rec­tor ha­cia ac­to­res co­mo Jean Ga­bin, que pa­ra él sim­bo­li­za­ba el es­pí­ri­tu del hé­roe pro­le­ta­rio del mo­men­to. O de Ed­die Cons­tan­ti­ne. Tam­bién de qué ma­ne­ra se ini­ció su es­pe­cial sen­si­bi­li­dad y apre­cio ha­cia la mú­si­ca y las ban­das sonoras, gra­cias a com­po­si­to­res co­mo Mau­ri­ce Jau­bert o Jo­seph Kos­ma: La mú­si­ca siem­pre ha si­do un ele­men­to fun­da­men­tal en mis pe­lí­cu­las. Pa­ra mí, es un me­dio a la ho­ra de mos­trar as­pec- tos de la sen­si­bi­li­dad que, de otra ma­ne­ra, pa­sa­rían inad­ver­ti­dos.

HO­ME­NA­JE A LOS PA­DRI­NOS

Ade­más, de­di­ca un ho­me­na­je es­pe­cial a dos de sus prin­ci­pa­les pa­dri­nos den­tro del mun­do del ci­ne: Jean-Pie­rre Mel­vi­lle y Clau­de Sau­tet. El pri­me­ro lo con­tra­tó co­mo asis­ten­te de Léon Mo­rin, prê­tre (1961), y fue quien le dio la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar en el de­par­ta­men­to de pren­sa de Ro­me-Pa­ris Film, don­de en­tró en con­tac­to con au­to­res co­mo Jean- Luc Go­dard, Clau­de Cha­brol o Ag­nès Var­da. Con Sau­tet lle­gó a es­ta­ble­cer un víncu­lo de amis­tad, has­ta el pun­to de mos­trar­se de lo más crí­ti­co cuan­do veía sus pe­lí­cu­las:

Clau­de era un ana­lis­ta te­rri­ble. Iden­ti­fi­ca­ba a la per­fec­ción los pla­nos y fra­ses inú­ti­les, los sub­ra­ya­dos. Siem­pre me ha­cía cor­tar co­sas, has­ta que vio Ca­pi­tán Co­nan (1996),

y me di­jo que la de­ja­ra co­mo es­ta­ba. ES­TRENO: 26 MA­YO

Ber­trand Ta­ver­nier en el ro­da­je del do­cu­men­tal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.