¿Y ES­TO CÓ­MO LO SOLUCIONAMOS?

Jus­tin The­roux, pro­ta­go­nis­ta de la se­rie ‘The Lef­to­vers’, re­cuer­da el ro­da­je de ‘Mul­ho­lland Dri­ve’ (2001), de un Da­vid Lynch re­so­lu­ti­vo y ge­nial.

Fotogramas - - CINEFILIA - POR JUS­TIN THE­ROUX.

Cuan­do co­no­cí a Da­vid Lynch, allá por 1999, lo pri­me­ro que me sor­pren­dió fue su ca­rác­ter de­sen­fa­da­do, un po­co chis­to­so. Tan­to es así que, cuan­do hi­ci­mos Mul­ho­lland Dri­ve (2001), to­dos en el set te­nía­mos la sen­sa­ción de es­tar ro­dan­do una co­me­dia. Los diá­lo­gos eran tan ab­sur­dos que so­lía­mos in­te­rrum­pir las to­mas por­que nos en­tra­ba la risa. Pa­ra ser sin­ce­ro, no te­nía cla­ro que aque­llo fue­se a fun­cio­nar. Pe­ro, al ver el re­sul­ta­do fi­nal... ¡jo­der, no me lo po­día creer! Era com­ple­ta­men­te dis­tin­to a lo que ha­bía per­ci­bi­do en el ro­da­je. La ma­gia de Da­vid es­tá en la at­mós­fe­ra que crea con el mon­ta­je, el so­ni­do y la mú­si­ca de An­ge­lo Ba­da­la­men­ti.

A GRAN­DES MA­LES...

La otra sor­pre­sa que me lle­vé fue el ta­len­to de Da­vid pa­ra con­ver­tir los de­fec­tos apa­ren­tes en vir­tu­des: cuan­do al­go se tor­cía, lo acep­ta­ba de for­ma po­si­ti­va. Cuan­do el ro­da­je de una es­ce­na se alar­ga­ba de­ma­sia­do, y em­pe­za­ba a os­cu­re­cer, en vez de en­trar en có­le­ra, Da­vid nos sol­ta­ba, con su voz na­sal y agu­da: ¡Ge­nial, con­vir­ta­mos la es­ce­na en un pa­sa­je noc­turno!

Esa fle­xi­bi­li­dad al­can­zó su pun­to ál­gi­do en la fa­mo­sa es­ce­na en la que mi

per­so­na­je, Adam, un di­rec­tor de ci­ne, se reúne con un ti­po ra­ro con som­bre­ro de cow­boy que pa­re­ce con­tro­lar, en la som­bra, la pro­duc­ción de la pe­lí­cu­la que se es­tá ro­dan­do.

Da­vid me di­jo: Ten­go un co­le­ga que tie­ne un acen­to su­re­ño muy ce­rra­do y que va a ha­cer el pa­pel del cow­boy. ¡Se­rá ge­nial! Aque­llo me so­nó un po­co ra­ro, y la co­sa se com­pli­có cuan­do, en el ro­da­je, el ami­go de Da­vid ( Monty Mont­go­mery), que era pro­duc­tor y no ac­tor, no con­se­guía me­mo­ri­zar y de­cir co­rrec­ta­men­te sus diá­lo­gos. Al ter­mi­nar, le con­fe­sé a Da­vid que aque­llo me pa­re­cía un de­sas­tre, pe­ro él me con­tes­tó: ¡Ni ha­blar, ha si­do increíble!

Y tu­ve que dar­le la ra­zón: mi ca­ra de alu­ci­ne, pro­vo­ca­da por la ra­re­za del diá­lo­go y por mi in­co­mo­di­dad an­te aquel ac­tor no pro­fe­sio­nal, era jus­to lo que ne­ce­si­ta­ba la es­ce­na. Así fun­cio­na la men­te de los ge­nios vi­sio­na­rios.

LA SE­RIE THE LEFTLOVERS SE EMI­TE

EN HBO Y EN MO­VIS­TAR +

“Da­vid Lynch te­nía un ta­len­to pa­ra con­ver­tir los de­fec­tos apa­ren­tes en vir­tu­des: si al­go se tor­cía, lo acep­ta­ba de for­ma po­si­ti­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.