El in­die que con­quis­tó Holly­wood

Los cin­co Os­car que se lle­vó ‘El si­len­cio de los cor­de­ros’ le con­so­li­da­ron co­mo uno de los gran­des ci­neas­tas de las úl­ti­mas dé­ca­das. Maes­tro de la co­me­dia sal­va­je y del do­cu­men­tal mu­si­cal, Jo­nat­han Dem­me (1944-2017) fa­lle­cía el pa­sa­do 26 de abril a los 73

Fotogramas - - CINEFILIA -

Cuan­do Jo­die Fos­ter re­co­gió el Os­car por El si­len­cio de los cor­de­ros (1991), se lo de­di­có: No só­lo por su ta­len­to, tam­bién por su bon­dad. Y es que, más allá de su po­lié­dri­co cu­rrí­cu­lum, el neo­yor­quino Jo­nat­han Dem­me (1944-2017) era un gran ti­po. Bas­ta leer al­gu­nas de las reac­cio­nes an­te su muer­te, el pa­sa­do 26 de abril: Nos en­se­ñó có­mo pue­de ser una per­so­na con un gran co­ra­zón, y có­mo eso pue­de guiar có­mo vi­vi­mos y a lo que nos de­di­ca­mos, de­cía Tom Hanks, al que le cam­bió la ca­rre­ra con Phi­la­delp­hia (1993). Era un gran ar­tis­ta, hu­ma­nis­ta, ac­ti­vis­ta y un co­le­ga amo­ro­so y alen­ta­dor. He co­no­ci­do a muy po­cas per­so­nas co­mo él, es­cri­bía Ron Ho­ward, ci­neas­ta de su ge­ne­ra­ción. Hom­bre ge­ne­ro­so y cá­li­do, al­ma es­pe­cial. Me hi­cis­te me­jor en mi ofi­cio, y el tiem­po que pa­sé con­ti­go le­jos de las cá­ma­ras me hi­zo un ser hu­mano me­jor, re­ma­ta­ba un Jus­tin Tim­ber­la­ke que co­la­bo­ró con Dem­me en su úl­ti­mo lar­go, el do­cu­men­tal mu­si­cal Jus­tin Tim­ber­la­ke + the Ten­nes­see Kids (2016).

CI­NEAS­TA SIN LÍ­MI­TES

Un buen ti­po y un ci­neas­ta to­do­te­rreno cu­yas pe­lí­cu­las, co­mo afir­ma­ba Mar­tin Scor­se­se, tie­nen un li­ris­mo in­terno que las ele­va. Tan ju­gue­tón (al­gu­nas de sus co­me­dias, Ca­sa­da con to­dos o Al­go sal­va­je, só­lo se en­tien­den des­de el es­ti­lo kitsch que im­pu­so) co­mo re­no­va­dor (el psy­choth­ri­ller cam­bió pa­ra siem­pre tras El si­len­cio de los cor­de­ros), Dem­me nun­ca vio lí­mi­tes te­má­ti­cos. Se aven- turó con los re­ma­kes (El men­sa­je­ro del mie­do, o La ver­dad so­bre Char­lie, que ver­sio­na­ba Cha­ra­da), y de­jó prue­bas de su maes­tría con el do­cu­men­tal, mu­si­cal (del mí­ti­co Stop Ma­king Sen­se a Neil Young: Heart of Gold) o so­bre otros asun­tos (Cou­sin Bobby, I’m Ca­rolyn Par­ker, The Agro­no­mist). Si tu­vie­ra que apli­car­me un ad­je­ti­vo co­mo di­rec­tor, se­ría el de im­pre­vi­si­ble, con­ta­ba en una en­tre­vis­ta a FO­TO­GRA­MAS: Nun­ca ten­go la me­nor idea de qué voy a ha­cer a con­ti­nua­ción.

Es pro­ba­ble que esa ca­pa­ci­dad pa­ra es­qui­var obs­tácu­los vi­nie­ra de sus ini­cios ba­jo el man­to de Ro­ger Cor­man. Con el maes­tro de la se­rie B em­pe­zó co­mo pu­bli­cis­ta (lu­gar al que lle­gó des­pués de es­cri­bir crí­ti­ca de ci­ne, aban-

“Si tu­vie­ra que apli­car­me un ad­je­ti­vo co­mo di­rec­tor, se­ría el de im­pre­vi­si­ble. Nun­ca ten­go la me­nor idea de qué voy a ha­cer a con­ti­nua­ción”.

do­na­do su sue­ño ju­ve­nil de ser ve­te­ri­na­rio), de ahí pa­só a es­cri­bir un par de guio­nes y a cur­tir­se co­mo ayu­dan­te de di­rec­ción has­ta que Cor­man le pro­du­jo su pri­mer film, La cár­cel ca­lien­te

(1974). Pa­ra su pro­duc­to­ra, New World Pic­tu­res, di­ri­gió tam­bién Crazy Ma­ma

(1975) y ¡Lu­chan­do por mis de­re­chos!

(1976). Ro­ger me en­se­ñó al­gu­nas re­glas bá­si­cas que nun­ca he ol­vi­da­do, ex­pli­có a FO­TO­GRA­MAS años des­pués.

Si al­go de­mues­tra el ci­ne de Dem­me es su que­ren­cia por los per­so­na­jes fe­me­ni­nos y su ex­tra­or­di­na­ria co­la­bo­ra­ción con las ac­tri­ces. En es­ta so­cie­dad re­gi­da por el ma­cho, ellas ope­ran con cier­tos hán­di­caps. Con­se­guir lo que quie­ren es ob­via­men­te más di­fí­cil que pa­ra los hom­bres. Creo que las mu­je­res son, con mu­cho, me­jo­res per­so­nas que no­so­tros, afir­ma­ba. Y a los he­chos se re­mi­tía, gra­cias a films co­mo Swing

Shift (1984), Be­lo­ved (1998), La bo­da de Ra­chel (2008) o su úl­ti­ma pe­lí­cu­la de fic­ción, Ric­ki (2015), ade­más de las ya

ci­ta­das: Qui­zás hay en mí un mar­ca­do la­do fe­me­nino, me ale­gro cuan­do veo a un hom­bre que no sien­te la pre­sión de te­ner que pa­re­cer el tío más ma­cho del mun­do. Co­mo per­so­na y co­mo di­rec­tor, me in­tere­san los hom­bres dis­pues­tos a mos­trar su vul­ne­ra­bi­li­dad.

IN­DE­PEN­DEN­CIA Y TE­LE­VI­SIÓN

Ca­sa­do en dos oca­sio­nes y pa­dre de tres hi­jos, Dem­me fue un ada­lid de la in­de­pen­den­cia (po­dría con­ver­tir­me en un se­ñor muy ri­co acep­tan­do sis­te­má­ti­ca­men­te pro­yec­tos de los gran­des es­tu­dios pe­ro he vis­to lo que su­ce­de con

di­rec­to­res que si­guen ese cur­so) que, pa­ra­dó­ji­ca­men­te, no tu­vo re­pa­ros en di­ri­gir epi­so­dios de se­ries te­le­vi­si­vas: ya en sus ini­cios co­mo ci­neas­ta, cuan­do Pe­ter Falk vio en él (y en su fra­ca­sa­da pe­lí­cu­la Hand­le with Ca­re, en 1977) go­tas de ta­len­to y le ofre­ció di­ri­gir un epi­so­dio de Co­lom­bo. Más re­cien­te­men­te lle­ga­rían ca­pí­tu­los de Ilu­mi­na

da, The Ki­lling o la re­cién es­tre­na­da Shots Fi­red. En 2010 le diag­nos­ti­ca­ron un cán­cer de esó­fa­go que aca­ba­ría ven­cién­do­le, sie­te años más tar­de.

Jo­nat­han Dem­me de­lan­te Den­zel Was­hing­ton en el set de ‘Phi­la­delp­hia’ (1993).

1. Con Ro­ger Cor­man, su men­tor. 2. Con Gol­die Hawn en ‘Swing Shift’ (1984), es­tre­na­da en DVD co­mo ‘Chi­cas en pie de gue­rra’. 3. Me­la­nie Griffith, su mu­sa en ‘Al­go sal­va­je’ (1986). 4. Tras Ant­hony Hop­kins en ‘El si­len­cio de los cor­de­ros’ (1991). Am­bos ga­na­ron el Os­car. 5. Con Meryl Streep en ‘El men­sa­je­ro del mie­do’ (2004).

6. An­ne Hat­ha­way y Ro­se­ma­rie DeWitt in­ter­pre­ta­ron ‘La bo­da de Ra­chel’ (2008).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.