LE­VAN­TAR (O NO) LA CA­BE­ZA

Mien­tras Brad Pitt co­mien­za a le­van­tar ca­be­za, su­fri­mos por la de Le­na Hea­dey, ade­más de por la sa­lud de Val Kil­mer, la me­mo­ria de Ma­don­na y las mu­je­res de Holly­wood en ge­ne­ral. por Kirk Ro­ya­le.

Fotogramas - - CINEFILIA -

Es­te mes te­ne­mos pro­ble­mas men­ta­les, si­da, al­coho­lis­mo, cán­cer, un sui­ci­dio y un blas­fe­mo. Lo del blas­fe­mo es su­rrea­lis­ta, pe­ro a eso va­mos más tar­de. Em­pe­ce­mos por Brad Pitt, tan gua­po y tan pro­ble­má­ti­co. Cuan­do se se­pa­ró de Jen­ni­fer Anis­ton, Brad di­jo que ha­bían si­do años per­di­dos por­que se pa­sa­ba el tiem­po has­ta arri­ba de ma­rihua­na. De he­cho, mu­chos me­dios pu­bli­ca­ron que la ma­rean­te hier­ba fue la cul­pa­ble de los tras­tor­nos de ac­ti­tud del ac­tor du­ran­te su ma­tri­mo­nio con Jo­lie. Aho­ra sa­be­mos que no fue el can­na­bis sino el al­cohol el que arrui­nó su pe­ri­cli­ta­do es­po­sa­mien­to con la be­lla ac­triz. Be­bía mu­cho. Se con­vir­tió en un pro­ble­ma. Es­toy real­men­te fe­liz de ha­ber pa­sa­do me­dio año sin be­ber. Vuel­vo a te­ner el con­trol de mis ac­cio­nes, ha di­cho el ac­tor de Amor a que­ma­rro­pa (Tony Scott, 1993) o 12 años de es­cla­vi­tud (Ste­ve McQueen, 2002), por ci­tar dos tí­tu­los que aho­ra vie­nen al ca­so.

La bue­na no­ti­cia es que, en vez de dar­le al fras­co, Pitt aho­ra se hin­cha a ju­go de arán­dano y agua. Tal cual. Y, a sus 53 años, ha de­ci­di­do ta­tuar­se la par- te tra­se­ra de una mo­to (ges­to que tie­ne en­lo­que­ci­da a la pren­sa ro­sa ame­ri­ca­na, que no acier­ta a des­ve­lar qué de­mo­nios que­rrá de­cir), y ya hay quien di­ce que su ac­to de con­tri­ción pú­bli­ca es­ta­ría sur­gien­do efec­to. Es­to es fuer­te: An­ge­li­na po­dría es­tar dis­pues­ta a dar­le una se­gun­da opor­tu­ni­dad. Por­que pa­re­ce que lo de Pitt y Ka­te Hud­son era un bu­lo, co­mo qui­zá tam­bién lo sea que Jo­lie es­tá lia­da con un mi­llo­na­rio bri­tá­ni­co y fi­lán­tro­po. Co­mo so­mos unos ro­mán­ti­cos, nos gus­ta­ría que hu­bie­ra Bran­ge­li­na 2. ¡Y que se vuel­van a ca­sar! Na­da gus­ta más a Holly­wood que una se­cue­la, ¿o no?

LA CU­RA­CIÓN DE CHAR­LIE

Ha­ga lo que ha­ga Brad, Char­lie Sheen siem­pre lo va a su­pe­rar. El rey de la juer­ga, el hom­bre que ha he­cho que los Ro­lling Sto­nes pa­rez­can unos afi­cio­na­dos, aho­ra es­tá con­ten­to por­que, des­pués de se­guir la me­di­ca­ción nor­mal con­tra el VIH, que por lo vis­to le ge­ne­ra­ba de­men­cia bor­der­li­ne, ha en­con­tra­do la sal­va­ción en el PRO-140, una in­yec­ción in­tra­ve­no­sa se­ma­nal que ha he­cho que quien fue el ac­tor me­jor pa­ga­do de la te­le­vi­sión re­vi­va. Y otra vie­ja glo­ria, Val Kil­mer, ese chi­co tan sim­pá­ti­co de Wi­llow (Ron Ho­ward, 1988), fi­nal­men­te, ha re­co­no­ci­do que tie­ne cán­cer des­pués de que ha­ce dos años Mi­chael Dou­glas (que ha su­fri­do el mis­mo mal) sol­ta­ra la lie­bre y Kil­mer le des­min­tie­ra. Son dos vie­jos beat­niks de Holly­wood a los que desea­mos suer­te.

¡CER­SEI NOS PREO­CU­PA!

Co­mo tam­bién le desea­mos sa­lud y suer­te a Le­na Hea­dey, esa Cer­sei Lan­nis­ter tan ma­la co­mo se­duc­to­ra de la te­le­vi­si­va Jue­go de Tro­nos, que, en una se­rie de tuits preo­cu­pan­tes, ha con­fe­sa­do al mun­do en­te­ro que pa­de­ce tras­tor­nos men­ta­les. Pien­so de­ma­sia­do. Es­toy fa­mi­lia­ri­za­da con la de­pre­sión y ten­go una gran an­sie­dad, ha des­ve­la­do la rei­na Gor­go de 300: El ori­gen de un nue­vo im­pe­rio (Noam Mu­rro, 2014) en la red del pa­ja­ri­to. La an­sie­dad es una bes­tia. Tie­nes que ha­blar con las bes­tias y lue­go de­jar­las li­bres. Sé que es más fá­cil de­cir­lo que ha­cer­lo. Es bueno prac­ti­car, ha aña­di­do. An­sie­dad, de­pre­sión. Es real y quí-

mi­co. Tam­bién es es­pi­ri­tual... que­daos con­mi­go (y, an­tes de que pre­gun­téis, sí,

es­toy bien), re­ma­tó, por si fue­ra po­co. Des­de aquí te lo di­go Le­na, yo tam­bién es­toy un po­co chi­fla­do y te quie­ro y te apo­yo. Y tam­bién la­men­ta­mos el sui­ci­dio del jo­ven ac­tor Mi­chael Man­te­nu­to, a sus 35 años. La men­te hu­ma­na es un mis­te­rio, y nos ape­na que se ha­ya ido tan pron­to la es­tre­lla de la pe­lí­cu­la de la Dis­ney El milagro ( Ga­vin O’Con­nor, 2004). Alis­ta­do a la Ma­ri­na, y ale­ja­do de las pan­ta­llas, se pe­gó un ti­ro.

MA­DON­NA Y LAS MU­JE­RES

Va­mos a te­mas más li­ge­ros, aun­que só­lo sea por dar un res­pi­ro. Ma­don­na ha me­ti­do la pa­ta. Tam­po­co es tan­ta no­ve­dad, pe­ro, aun­que vi­vi­mos en la era de la pos­ver­dad, tam­bién vi­vi­mos en la de Goo­gle, y, mien­tras la di­va se de­di­ca­ba a ata­car el guion de un bio­pic que Uni­ver­sal es­tá pre­pa­ran­do so­bre ella, los fans la aco­sa­ron en las re­des con las prue­bas de que esas su­pues­tas lí­neas del guion sí las di­jo Ma­don­na. La he­me­ro­te­ca no per­do­na y, por lo vis­to, Ma­don­na sí afir­mó en su mo­men­to que de­jó el ins­ti­tu­to y que que­ría

do­mi­nar el mun­do. Otra ve­te­ra­na en­fa­da­da es Bar­bra Strei­sand, que arre­me­te con­tra Holly­wood por ser ma­chis­ta y di­ce que, por cul­pa de eso, nun­ca le die

ron el Os­car co­mo Me­jor Di­rec­to­ra: la no­mi­na­ron dos ve­ces, por Yentl (1983) y por El prín­ci­pe de las ma­reas (1991). Y es muy po­si­ble que ten­ga ra­zón, por­que muy nor­mal tam­po­co es que, en las 89 edi­cio­nes de los do­ra­dos pre­mios, úni­ca­men­te una vez (Kathryn Bi­ge­low por En

tie­rra hos­til, en 2008) lo ha­ya ga­na­do una mu­jer. Los nú­me­ros no sa­len: ¿las mu­je­res son el 50 por de la hu­ma­ni­dad y só­lo una vez en 89 años ga­na una? Es te­rri­ble.

Y ter­mi­na­mos con Step­hen Fry, que es­tá sien­do in­ves­ti­ga­do por de­cir en la te­le ir­lan­de­sa: ¿Por qué de­bo res­pe­tar a un dios ca­pri­cho­so, mez­quino y es­tú­pi­do que crea un mun­do tan lleno de in­jus­ti­cia y do­lor? Al pa­re­cer, en el país

de Bono, la blas­fe­mia es un de­li­to. Y yo me pre­gun­to: si exis­te Dios, ¿por qué Brad be­be; Man­te­nu­to se pe­ga un ti­ro; Hea­dey su­fre de­pre­sión; a Bar­bra no le dan un Os­car; Val Kil­mer tie­ne cán­cer, y Char­lie Sheen, el VIH? Step­hen Fry tie­ne ra­zón: es­te mun­do es tre­men­do.

1. Le­na Hea­dey (43) ha ex­pli­ca­do en Twit­ter que tie­ne pro­ble­mas men­ta­les. 2. Char­lie

Sheen (51) ase­gu­ra que ha en­con­tra­do una cu­ra (o un ali­vio) pa­ra su VIH. 3. Brad Pitt (53) ad­mi­te que la be­bi­da hi­zo nau­fra­gar su ma­tri­mo­nio con An­ge­li­na Jo­lie. 4. El ac­tor Mi­chael Man­te­nu­to, re­ti­ra­do del ci­ne, se ha sui­ci­da­do a los 35 años. 5. Ma­don­na (58) cri­ti­ca un guion so­bre su vi­da por in­cluir fra­ses que, se­gún ella, no ha di­cho nun­ca. Las he­me­ro­te­cas se han pro­nun­cia­do en su con­tra... 6. Bar­bra Strei­sand (75) ha acu­sa­do a Holly­wood de ma­chis­ta y de im­pe­dir que ga­na­se el Os­car a la Me­jor Di­rec­to­ra en dos oca­sio­nes 7. Step­hen Fry (59), acu­sa­do de blas­fe­mo en Ir­lan­da. 8. Val Kil­mer (57) ha con­fe­sa­do que tie­ne cán­cer. 4 7 5 8 6

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.