‘BLA­DE RUN­NER 2049’ Gos­ling y Ford, ¿hu­ma­nos o re­pli­can­tes?

Más de 30 años se­pa­ran ‘Bla­de Run­ner’ de su an­sia­da con­ti­nua­ción. FO­TO­GRA­MAS vi­si­tó el es­pec­ta­cu­lar y se­cre­to ro­da­je de ‘Bla­de Run­ner 2049’ pa­ra des­ve­lar va­rias de las cla­ves de es­te mun­do su­mi­do en frío, llu­via, nie­bla y fue­go.

Fotogramas - - NEWS - por Faus­to Fer­nán­dez (Bu­da­pest, Hun­gría).

No po­de­mos con­tes­tar a eso. Ni des­men­ti­mos ni con­fir­ma­mos. Otra pre­gun­ta. To­do es se­cre­to en es­ta ex­clu­si­va vi­si­ta de ro­da­je en un frío y llu­vio­so Bu­da­pest. Quien más dis­fru­ta de es­te tiem­po es Ro­ger (Dea­kins, di­rec­tor de fo­to­gra­fía), ríe De­nis Vi­lle­neu­ve, el fir­man­te de es­ta es­pe­ra­da se­cue­la: Es­te es el am­bien­te y la tex­tu­ra que ten­drá el film. To­do es tan se­cre­to que has­ta el tí­tu­lo de la pe­lí­cu­la no apa­re­ce por nin­gu­na par­te en los hún­ga­ros es­tu­dios Ori­go. Tri­bo­ro: así re­za el nom­bre en cla­ve de Bla­de Run­ner 2049, pe­ro FO­TO­GRA­MAS va a es­tar aten­ta a de­ta­lles y de­cla­ra­cio­nes off the re­cord pa­ra dar con los se­cre­tos.

MÁS ALLÁ DE LOS AN­GE­LES

Lo pri­me­ro que nos lla­ma la aten­ción es que, es­ta vez, la ac­ción aban­do­na­rá la claus­tro­fó­bi­ca, caó­ti­ca y fu­tu­ris­ta me­tró­po­li de Los Ángeles. Los ex­te­rio­res son de­ci­si­vos en la historia, ex­pli­ca Den­nis Gass­ner, di­se­ña­dor de pro­duc­ción: Son el otro la­do, el lu­gar don­de el per­so­na­je de Ryan Gos­ling de­be ir pa­ra en­ten­der qué pa­só con Rick Dec­kard, el per­so­na­je de Ha­rri­son Ford, al fi­nal del pri­mer film, y qué pa­sa con él mis­mo. Hay dos lo­ca­li­za­cio­nes ca­pi­ta­les: la de la gran­ja en el va­lle de San­ta Cla­ra y la de la ca­ba­ña de Dec­kard. A es­ta nos di­ri­gi­mos, no sin an­tes des­cu­brir que tal vez en esas gran­jas no se cul­ti­ven

“Ha­brá una en­tre­ga de ‘Bla­de Run­ner’ ca­da dos o tres años, ade­más de pre­cue­las, se­ries de te­le­vi­sión...”.

An­drew Ko­so­ve, pro­duc­tor eje­cu­ti­vo

ali­men­tos y sí per­so­nas: re­pli­can­tes. Los re­pli­can­tes son el eje de es­ta con­ti­nua­ción. Ryan Gos­ling lo afir­ma­rá más tar­de: Es en ellos don­de se ha­lla la ver­dad so­bre el

ser hu­mano, sus mie­dos. Pe­ro vol­va­mos a la ca­ba­ña. Un ex­te­rior de­sola­do, en ce­ni­zas, con un ár­bol en lla­mas a su la­do. Se nos es­ca­pa en voz al­ta que esa ima­gen se pa­re­ce a la más tur­ba­do­ra de Sa­cri­fi­cio

(An­drei Tar­kovsky, 1986). ¿De dón­de di­jo que era us­ted?, pre­gun­ta, con una son­ri­sa, Vi­lle­neu­ve, an­tes de con­fe­sar que ese era el re­fe­ren­te bus­ca­do. De

FO­TO­GRA­MAS, cla­ro, que a ci­né­fi­los no nos ga­na na­die. Ex­pli­ca el rea­li­za­dor: El fue­go ten­drá mu­cha pre­sen­cia. En el film ori­gi­nal te­nía que ver con la crea­ción. Era el de Pro­me­teo. Aquí la co­sa va en un sen­ti­do al­go di­fe­ren­te. El fue­go des­tru­ye, pu­ri­fi­ca…

¿SUE­ÑAN LOS CI­NÉ­FI­LOS CON SE­CUE­LAS ELÉC­TRI­CAS?

Más pis­tas: la Ty­rell Cor­po­ra­tion ha si­do sus­ti­tui­da por la Wa­lla­ce Cor­po­ra­tion; hay laboratorios de la me­mo­ria con apa­ra­tos que re­gis­tran y re­crean re­cuer­dos (me en­can­ta que el guion to­me co­sas de otras no­ve­las de Phi­lip K. Dick, re­ve­la Ryan Gos­ling, un fan del au­tor); apar­ta­men­tos de gé­li­da geo­me­tría; un ho­tel de luz; la co­mi­sa­ría de Los Ángeles más art dé­co que nun­ca…

Siem­pre se pen­só en Bla­de Run­ner co­mo la puer­ta pa­ra una fran­qui­cia, pe­ro su fra­ca­so abor­tó la idea. Es el mo­men­to de re­to­mar la idea. An­drew Ko­so­ve, pro­duc­tor eje­cu­ti­vo, nos anun­cia que ha­brá una en­tre­ga de Bla­de Run­ner ca­da dos o tres años, ade­más de pre­cue­las, se­rie de te­le­vi­sión… Que­re­mos que Rid­ley Scott di­ri­ja la si­guien­te. Ha­rri­son Ford no ha­bla de Scott, pe­ro sí

de que es­tá en un Bla­de Run­ner sin pro­ble­mas, don­de se rue­da plá­ci­da­men­te, don­de el di­rec­tor es al­guien in­te­li­gen­te y ama­ble, y con es­te re­par­to de chi­cas y chi­cos tan jó­ve­nes. Gos­ling le abra­za:

Nues­tra re­la­ción en el ar­gu­men­to es de men­tor y alumno, pe­ro tam­bién de al­guien que tal vez bus­que ma­tar al pa­dre o a la le­yen­da: ma­tar al uni­cor­nio.

Apro­ve­cha­mos el (ra­ro) buen hu­mor de Ford pa­ra ha­cer la pre­gun­ta ta­bú: ¿sa­bre­mos si Dec­kard era o no un re­pli­can­te? ¿En­ve­je­cen los re­pli­can­tes? nos in­quie­re: Yo es­toy más vie­jo, así que… ¡es­pe­ren a ver la pe­lí­cu­la!

DE­TRÁS DEL MU­RO

Tras sa­lu­dar a Ana de Ar­mas (mi per­so­na­je es una maravilla, y pue­de re­cor­dar al de Sean Young, pe­ro hay mu­cho en ella y de ella que yo no pue­do

de­cir), lle­ga­mos a un im­po­nen­te de­co­ra­do: un gran tan­que de agua (es el mar en la fic­ción); un spin­ner (el co­che vo­la­dor) ac­ci­den­ta­do en la fal­da de un mu­ro que se­pa­ra Los Ángeles del ex­te­rior; llu­via y Ryan Gos­ling con la ga­bar­di­na de Dec­kard pe­leán­do­se con una le­tal re­pli­can­te que in­ter­pre­ta

Syl­via Hoeks (La me­jor ofer­ta). El re­par­to prin­ci­pal se com­ple­ta con Da­ve

Bau­tis­ta (de la sa­ga Guar­dia­nes de la

Ga­la­xia), Ja­red Le­to, Ro­bin Wright, Mac­ken­zie Da­vis y Ed­ward Ja­mes Ol­mos, otro que re­pi­te del ori­gi­nal.

Es­ta no se­rá es­ta la úni­ca es­ce­na de ac­ción es­pec­ta­cu­lar, anun­cia Vi­lle­neu­ve

que ci­ta Cuan­do el des­tino nos al­can­ce (Ri­chard Fleis­cher, 1973) co­mo otro re­fe­ren­te. Em­pe­cé con mie­do y res­pe­to es­ta se­cue­la, pe­ro el guion de Ham­pton

Fan­cher (guio­nis­ta tam­bién de la

ori­gi­nal) me hi­zo sa­ber que ya te­nía un col­chón de se­gu­ri­dad pa­ra ha­cer mía su ima­gi­ne­ría. Si mi an­te­rior in­cur­sión en la sci-fi, La lle­ga­da (2016), ver­sa­ba so­bre el len­gua­je co­mo crea­dor de ideas y sen­ti­mien­tos, aquí la me­mo­ria es el me­dio que da sen­ti­do a la vi­da.

“¿En­ve­je­cen los re­pli­can­tes? Yo es­toy más vie­jo, así que... ¡es­pe­ren a ver la pe­lí­cu­la!”.

Ha­rri­son Ford, ac­tor

Ha­rri­son Ford, Ryan Gos­ling y el di­rec­tor De­nis Vi­lle­neu­ve en el set de ‘Bla­de Run­ner 2049’.

Ana de Ar­mas. Da­ve Bau­tis­ta. Ryan Gos­ling. Ja­red Le­to. Mac­ken­zie Da­vis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.