Por la li­ber­tad ci­né­fi­la

En ma­yo, la Sec­ción Ofi­cial del Fes­ti­val de Can­nes ha pro­gra­ma­do ‘Ok­ja’ y ‘The Me­ye­ro­witz Sto­ries’; se ha es­tre­na­do la úl­ti­ma pe­lí­cu­la de Brad Pitt, ‘Má­qui­na de gue­rra’, y se ha anun­cia­do el nue­vo pro­yec­to de Bor­ja Co­bea­ga, ‘Fe de eta­rras’. Pe­lí­cu­las orig

Fotogramas - - LA FIRMA INVITADA - * To­ni Ulled Na­dal es di­rec­tor de FO­TO­GRA­MAS.

El sis­te­ma cie­rra fi­las con­tra no­so­tros. Es la con­tun­den­te res­pues­ta de Reed Has­tings, CEO de Net­flix, al anun­cio de Can­nes de que to­da pe­lí­cu­la que as­pi­re a par­ti­ci­par en Com­pe­ti­ción Ofi­cial de­be­rá te­ner com­pro­me­ti­da su dis­tri­bu­ción en sa­las fran­ce­sas. El co­mu­ni­ca­do del fes­ti­val más im­por­tan­te del mun­do lle­gó po­co des­pués de que la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ci­nes Fran­ce­ses car­ga­ra enér­gi­ca­men­te con­tra el cer­ta­men por pro­gra­mar las cin­tas de Bong Joon-ho (Ok­ja) y Noah Baum­bach (The Me­ye­ro­witz Sto­ries) en su 70 edi­ción. Y, se­gún sus res­pon­sa­bles, des­pués de in­ten­tar en vano lle­gar a un acuer­do con Net­flix pa­ra que se es­tre­na­ran si­guien­do el

tra­di­cio­nal mo­de­lo de ex­hi­bi­ción del ci­ne (en sa­las) y no es­tu­vie­ran só­lo dis­po­ni­bles por sus­crip­ción. Re­cor­de­mos que la ley fran­ce­sa obli­ga a que cual­quier es­treno en ci­nes no pue­da emi­tir­se en VOD has­ta pa­sa­dos 36 me­ses (en Es­pa­ña no hay ley al res­pec­to, y el acuer­do con los ex­hi­bi­do­res sue­le ser de en­tre tres y cua­tro me­ses), re­gu­la­ción que va en con­tra de los in­te­re­ses de la com­pa­ñía y de sus clien­tes.

Es­to in­vi­ta a re­fle­xio­nar so­bre el mo­de­lo tra­di­cio­nal de ex­hi­bi­ción del ci­ne y su con­vi­ven­cia con las pe­lí­cu­las pro­du­ci­das por los gran­des por­ta­les de VOD (Ama­zon, Net­flix, HBO, pró­xi­ma­men­te Mo­vis­tar), has­ta ha­ce po­co vi­deo­clubs on li­ne, pro­duc­to­res de se­ries o am­bas co­sas. Pe­ro no ge­ne­ra­do­res de pe­lí­cu­las co­mo Má­qui­na de Gue­rra; el pró­xi­mo pro­yec­to de Bor­ja Co­bea­ga, Fe de eta­rras, o The Irish­man, la nue­va de Mar­tin Scor­se­se con Ro­bert De Ni­ro y Al Pa­cino, que tam­po­co se ex­hi­bi­rá en sa­las… ni po­drá com­pe­tir en Can­nes. ¿Ha­brían exis­ti­do es­tos pro­yec­tos sin la in­ter­ven­ción de la pla­ta­for­ma?

EX­PE­RIEN­CIAS COM­PLE­MEN­TA­RIAS

Ir a una sa­la os­cu­ra, dis­fru­tar de una gran pan­ta­lla y un so­ni­do en­vol­ven­te, sen­tir­te pe­que­ño y cap­tu­ra­do por la pe­lí­cu­la es una gran ex­pe­rien­cia, pe­ro tam­bién lo es con­su­mir con­te­ni­dos en tu te­le­vi­sor, ta­ble­ta, or­de­na­dor o te­lé­fono mó­vil cuan­do quie­res, don­de quie­res y co­mo quie­res.

Di­cho es­to, ¿no po­dría­mos as­pi­rar co­mo es­pec­ta­do­res a que Net­flix es­tre­na­ra en sa­las du­ran­te al­gu­nos días sus films ori­gi­na­les si las le­gis­la­cio­nes y acuer­dos con los ex­hi­bi­do­res de ca­da país lo per­mi­tie­ran? ¿No po­dría­mos as­pi­rar a la li­ber­tad ci­né­fi­la de ele­gir en­tre ir al ci­ne o ver­las en VOD en ca­sa? ¿No se­ría ese nues­tro le­gí­ti­mo de­re­cho co­mo con­su­mi­do­res de ci­ne?

Si ya no hay sa­las en las pe­que­ñas ur­bes y en la ma­yo­ría de pue­blos, ¿no es una gran no­ti­cia pa­ra los es­pec­ta­do­res y pa­ra los crea­do­res que ha­ya una bue­na ofer­ta en VOD, am­plia y va­ria­da? Pe­ro, igual­men­te, ¿no es una pe­na que in­tere­san­tí­si­mos tí­tu­los que com­pra Net­flix en fes­ti­va­les por un di­ne­ral, ale­jan­do cual­quier ti­po de com­pe­ten­cia de dis­tri­bui­do­res más pe­que­ños, se pier­dan en el gran po­zo sin fon­do que es su gran ar­chi­vo y que nun­ca po­da­mos ver­los en una gran pan­ta­lla? ¿O qui­zás si no los ad­qui­rie­ran ellos no lo ha­ría na­die, da­da la cre­cien­te di­fi­cul­tad de es­tre­nar en sa­las an­te la com­pe­ten­cia del block­bus­ter se­ma­nal de turno? El es­fuer­zo que es­tán ha­cien­do al­gu­nos ex­hi­bi­do­res pa­ra te­ner me­jo­res sa­las y me­jo­res pre­cios, ¿no po­dría ver­se re­com­pen­sa­do en for­ma de nue­vos ci­né­fi­los que quie­ren dis­fru­tar del ci­ne en sus bien equi­pa­das sa­las?

Por otro la­do, una ten­den­cia que se es­tá dan­do es que Net­flix in­vier­ta en pe­lí­cu­las es­pa­ño­las -al­gu­nas de ellas con un di­ne­ro cla­ve pa­ra que se pue­dan aca­bar- y que es­tas se es­tre­nen en sa­las en nues­tro país, y en su pla­ta­for­ma en to­do el mun­do. En­ton­ces, ¿por qué

“Po­dría­mos lla­mar ‘li­ber­tad ci­né­fi­la’ a la po­si­bi­li­dad de ele­gir en­tre ir al ci­ne o ver esa pe­lí­cu­la en VOD en ca­sa”.

“Las pla­ta­for­mas pro­du­cen, co­fi­nan­cian o com­pran pe­lí­cu­las que, sin su in­ver­sión, qui­zá no ve­ría­mos. Pe­ro ir al ci­ne es un es­pec­tácu­lo úni­co. ¿No se­ría fan­tás­ti­co po­der te­ner las dos op­cio­nes?

¿Es una qui­me­ra?”.

hay sec­to­res que los ven co­mo enemi­gos cuan­do pue­den ser fuen­te de fi­nan­cia­ción pa­ra pro­yec­tos que no se po­drían lle­var a ca­bo? ¿Por qué no se pue­de lle­gar a más fór­mu­las mix­tas co­mo es­ta en la que mu­chos (pro­duc­tor, pla­ta­for­ma, al­gu­nos ex­hi­bi­do­res y

es­pec­ta­do­res) ga­na­mos? ¿To­da­vía es­ta­mos a tiem­po de evi­tar que to­do se cen­tra­li­ce en unas po­cas pla­ta­for­mas y se cree un mo­no­po­lio ex­ce­si­vo? ¿En qué lu­gar que­dan pla­ta­for­mas tan ne­ce­sa­rias co­mo Fil­min? ¿Y los dis­tri­bui­do­res in­de­pen­dien­tes? ¿Y los pro­duc­to­res de pro­yec­tos de me­dia­nos pre­su­pues­tos que quie­ren que sus ne­ga­ti­vos les per­te­nez­can y no caer obli­ga­to­ria­men­te en bra­zos de las ca­de­nas? ¿No se­ría más que in­tere­san­te la crea­ción de una pla­ta­for­ma VOD ibe­roa­me­ri­ca­na que ayu­de a fi­nan­ciar y afian­zar nues­tro ci­ne, y to­do el ci­ne en cas­te­llano, y que es­te tam­bién pue­da ver­se en sa­las? Apren­da­mos de los fran­ce­ses a cui­dar nues­tro idio­ma, pi­lar de nues­tra cul­tu­ra.

INTENTEMOS TE­NER­LO TO­DO

In­ter­net lo ha cam­bia­do to­do, y el ci­ne no iba a ser una ex­cep­ción. Es­tá cla­ro que es­te mo­de­lo ha lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Las pla­ta­for­mas tie­nen la ne­ce­si­dad de crear (y com­prar) con­te­ni­do; es su mo­de­lo de ne­go­cio, la ma­ne­ra de su­mar sus­crip­to­res mes a mes.

En 2017, Net­flix va a in­ver­tir 5.380 mi­llo­nes de eu­ros en con­te­ni­do pro­pio, y Ama­zon 4.040 mi­llo­nes de eu­ros. La di­fe­ren­cia es que Ama­zon sí que es­tre­na en sa­las y lue­go se que­da con el con­te­ni­do en ex­clu­si­va pa­ra sus sus­crip­to­res. Da las dos op­cio­nes.

Las pla­ta­for­mas pro­du­cen, co­fi­nan­cian o com­pran pe­lí­cu­las que, sin su in­ver­sión, no ve­ría­mos. Pe­ro ir al ci­ne es un es­pec­tácu­lo úni­co. Una ex­pe­rien­cia. Así que, ¿no se­ría fan­tás­ti­co po­der te­ner las dos op­cio­nes? ¿Es una qui­me­ra? ¿Es una in­ge­nui­dad atre­ver­se si­quie­ra a pen­sar­lo? Si nues­tros lec­to­res e in­ter­nau­tas se lo plan­tean, co­mo es el ca­so, ¿por qué no em­pe­za­mos a con­si­de­rar­lo to­dos? Es la oca­sión de que el sis­te­ma, el vie­jo y el nue­vo or­den, no cie­rre fi­las con­tra no­so­tros, sus ci­né­fi­los súb­di­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.