De­troit

★★★★★

Fotogramas - - CRITICAS - Faus­to Fer­nán­dez

DE­TROIT (USA, 2017, 143 min.). Di­rec­ción: Kathryn Bigelow. In­tér­pre­tes: John Bo­ye­ga, Will Poul­ter, Al­gee Smith, Ant­hony Mac­kie, Jacob La­ti­mo­re, Jack Rey­nor. Guion: Mark Boal. Fo­to­gra­fía: Barry Ac­kroyd. Mú­si­ca: Ja­mes New­ton Ho­ward. DRA­MA.

El ci­ne de la in­so­bor­na­ble e im­pre­vi­si­ble Kathryn Bigelow bus­ca siem­pre po­ner­nos en el lu­gar del otro, aun­que eso re­sul­te par­ti­cu­lar­men­te do­lo­ro­so. Don­de lo mos­tró de ma­ne­ra di­rec­ta, en­vuel­to en un mar­co de ci­ne de an­ti­ci­pa­ción (que no lo era tan­to: el año 2000, con­ta­do des­de 1995), fue en Días ex­tra­ños. Po­cas di­fe­ren­cias se apre­cian en­tre los al­ter­ca­dos ca­lle­je­ros de aque­lla fic­ti­cia vís­pe­ra del si­glo XXI con la De­troit en es­ta­do de si­tio de fi­na­les de ju­lio de 1967: de la in­mer­sión tec­no­ló­gi­co-li­sér­gi­ca pa­ra sen­tir el pla­cer o el su­fri­mien­to aje­nos (Días ex­tra­ños) has­ta una cá­ma­ra ner­vio­sa, de co­rres­pon­sal de gue­rra, que nos pa­sea, za­ran­deán­do­nos vio­len­ta­men­te, por las lla­mas de los con­flic­tos ra­cia­les y por sus as­cuas, to­da­vía hoy en­cen­di­das, vi­vas.

Muy pron­to, Bigelow, en su tra­ba­jo más redondo e ins­pi­ra­do en años, va ce­rran­do su vi­sión co­ral de los acon­te­ci­mien­tos (no hay un pro­ta­go­nis­ta de­fi­ni­do) has­ta lle­var­nos a la de­pu­ra­ción ab­so­lu­ta, al te­rror claus­tro­fó­bi­co… a me­ter­nos en la piel y en la psi­que de po­li­cías ra­cis­tas, víc­ti­mas inocen­tes e im­pro­ba­bles ob­ser­va­do­res neu­tra­les. En ese in­ter­cam­bio de ro­les, en ese cru­zar la lí­nea (otra característica de la obra de la au­to­ra de Le lla­man Bod­hi, film de 1991 que ci­ta ex­plí­ci­ta­men­te en la se­cuen­cia ini­cial con el agen­te in­fil­tra­do), es don­de De­troit se con­vier­te en al­go más que una pe­lí­cu­la de de­nun­cia o una mi­nu­cio­sa re­cons­truc­ción his­tó­ri­ca pe­rio­dís­ti­ca. Nos po­ne un es­pe­jo de­lan­te pa­ra que vea­mos to­das las som­bras y los re­fle­jos te­ne­bro­sos que nos ha­cen ser mons­truos pa­ra los de­más y pa­ra no­so­tros mis­mos.

He­ri­da abier­ta

Sin te­ner ne­ce­si­dad de per­der tiem­po con el jui­cio fi­nal, des­pa­cha­do en me­nos de cin­co mi­nu­tos, De­troit sa­be que la jus­ti­cia no exis­te, que cual­quier con­si­de­ra­ción le­gal es­tá muy le­jos de en­ten­der el odio, la tor­tu­ra y la muer­te. El film (de nue­vo, con guion de Mark Boal) no juz­ga em­pe­ro a sus per­so­na­jes, lle­nos de in­cer­ti­dum­bres y do­ble­ces, pe­ro sí que nos abo­fe­tea con sus ac­tos y sus con­se­cuen­cias. La ma­gis­tral par­te cen­tral de la pe­lí­cu­la que por­me­no­ri­za an­gus­tio­sa­men­te lo que su­ce­dió en el mo­tel Al­giers es, ade­más de una lec­ción de ci­ne (ahí es na­da re­ci­tar a John Car­pen­ter y Cos­ta-Ga­vras en una mis­ma frase vi­sual y dra­má­ti­ca), la más cruel y ve­raz di­sec­ción del Mal en es­ta­do pu­ro.

Una cró­ni­ca don­de la mú­si­ca de la Mo­town es una no­ta acla­ra­to­ria a pie de pá­gi­na y don­de se mues­tra de ma­ne­ra ge­nial y me­ta­fó­ri­ca la im­po­si­bi­li­dad de diá­lo­go en es­ta gue­rra: el vo­ca­lis­ta de The Dra­ma­tics can­tan­do an­te un tea­tro tan va­cío co­mo el co­ra­zón de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se.

ES­TRENO: 15 SEP­TIEM­BRE

Jacob La­ti­mo­re y Will Poul­ter.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.