Kingsman: El Círcu­lo de Oro. Li­cen­cia pa­ra re­ma­tar.

Se­gún el di­rec­tor Matt­hew Vaughn, “mu­chos dis­fru­tan de una bue­na sal­chi­cha, pe­ro po­cos sa­ben có­mo se ha­ce. La ig­no­ran­cia es una ben­di­ción”. Bien­ve­ni­dos a ‘Kingsman: El Círcu­lo de Oro’, el úl­ti­mo ju­gue­te de uno de los rea­li­za­do­res más im­pre­vi­si­bles de Holl

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ma­ría Ber­nal (Lon­dres y Los Án­ge­les).

Has­ta aquí lo que sa­be­mos de Kingsman: El Círcu­lo de Oro,

la se­gun­da en­tre­ga de la ul­tra­di­ver­ti­da y ma­xi­vio­len­ta sa­ga de Matt­hew Vaughn: la se­de del ser­vi­cio se­cre­to in­de­pen­dien­te Kingsman ha si­do des­trui­da, y un nue­vo vi­llano ame­na­za el mun­do. Un buen mo­men­to pa­ra descubrir una or­ga­ni­za­ción alia­da en Es­ta­dos Uni­dos, igual de se­cre­ta, igual de ab­sur­da e igual de efec­ti­va lla­ma­da Sta­tes­man. Sa­be­mos es­to y que es una con­ti­nua­ción de Kingsman: Ser

vi­cio Se­cre­to (2015), un me­ga­éxi­to que se ce­pi­lló más de 350 mi­llo­nes de eu­ros por sorpresa en la ta­qui­lla mun­dial. No­so­tros fui­mos los pri­me­ros sor­pren­di­dos. Era una pro­duc­ción ca­ra (70M de eu­ros

de pre­su­pues­to) de un gran es­tu­dio, pe­ro en el ro­da­je se sen­tía el ries­go y la sen­si­bi­li­dad in­di­vi­dua­lis­ta de una pe­lí­cu­la in­de­pen­dien­te, re­co­no­ce Co­lin Firth. Un mo­men­to... ¿pe­ro Harry Hart, su per­so­na­je, no mo­ría en la pri­me­ra en­tre­ga? Es­to es co­mo la CIA, na­die con­fir­ma ni niega, pe­ro Firth es­tá vi­vo y co­lean­do. No ten

go na­da que ocul­tar, mien­te Vaughn: Los es­pec­ta­do­res se me­re­cen vi­vir la mis­ma sorpresa que ya sintieron con Kingsman:

Ser­vi­cio Se­cre­to. Aun­que sea di­fí­cil, quie­ro que se apun­ten a es­te via­je sin de­cir­les dón­de va­mos o qué pue­den es­pe­rar de él.

EL RE­GRE­SO DE HARRY

Que Hart es­tá es un he­cho. Y esa es una de las sor­pre­sas, apa­ren­te­men­te inex­pli­ca­bles, que es­ta se­cue­la ten­drá que ex­pli­car. ¿Se­cue­la? Se re­tuer­ce Vaughn:

Odio ese tér­mino. Me da ur­ti­ca­ria. Pa­ra Vaughn, que ya tu­vo una ma­la ex­pe­rien­cia con Kick-Ass 2 (J. Wad­low, 2013), y nun­ca di­ri­gió la con­ti­nua­ción de X-Men:

Pri­me­ra Ge­ne­ra­ción (2011), las úni­cas se­gun­das par­tes que va­len la pe­na son las

bue­nas: El Im­pe­rio con­tra­ata­ca (I. Kersh­ner, 1980) y El Pa­drino Par­te 2 (Fran­cis F. Cop­po­la, 1974). Y, bueno, tam­bién Star Trek 2: La ira de Khan (N. Me­yer, 1982) y la se­gun­da de El Se­ñor de los Ani­llos,

que nun­ca re­cuer­do có­mo se ti­tu­la, aña­de, bur­lón, so­bre Las Dos To­rres (P. Jack­son, 2002). Vaughn des­con­fia­ba de la

se­cue­li­tis de Holly­wood y del an­sia del pú­bli­co por una se­gun­da par­te... Has­ta que se des­per­tó un día con LA HISTO

RIA. Una que no pien­sa con­tar, cla­ro. A Vaughn no le lle­vó más de dos bo­rra­do­res, es­cri­tos jun­to a Ja­ne Gold­man –su pa­re­ja de he­cho de guion des­de Star­dust

(2007), por­que su pa­re­ja real si­gue sien­do Clau­dia Schif­fer– pa­ra ven­cer ese

“DE CHA­VAL, ES­TA­BA OB­SE­SIO­NA­DO CON JA­MES COBURN, STE­VE McQUEEN Y BURT REY­NOLDS. HE RE­IMA­GI­NA­DO UN FILM DE BOND, PE­RO CON YAN­QUIS DU­ROS DE LOS DE AN­TA­ÑO”.

Matt­hew Vaughn, di­rec­tor

‘Kingsman: El Círcu­lo de Oro’

Ta­ron Eger­ton, Co­lin Firth y Pe­dro Pas­cal: dos Kingsman y un Sta­tes­man, uni­dos, ja­más se­rán ven­ci­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.