Ci­nea­be­ce­da­rio. Las dro­gas en el ci­ne.

Yon­quis, fu­me­tas, co­cai­nó­ma­nos, je­rin­gui­llas, ex­pe­ri­men­tos, pas­ti­lle­ros... to­do ca­be en es­te re­pa­so a la his­to­ria de la dro­ga en el ci­ne coin­ci­dien­do con el es­treno, en las salas, de ‘Barry Seal: El tra­fi­can­te’, y, en la te­le, de la nue­va tem­po­ra­da de ‘Na

Fotogramas - - SUMARIO - por Pe­re Vall.

A de al­muer­zo

‘El Al­muer­zo Des­nu­do’ (David Cro­nen­berg, 1991) Es­cri­ta Bu­rroughs por en Wi­lliam 1959, S. no fue has­ta 1991 que la no­ve­la no en­con­tró un adap­ta­dor co­mo Cro­nen­berg que sa­ca­ra to­do el ju­go a la his­to­ria de Wi­lliam Lee (Pe­ter We­ller), en cu­ya vi­da se cru­zan dro­gas, in­sec­tos, ase­si­na­tos...

Bde bro­mas

‘Ven­de­mos cho­co­la­te’ (T. Chong, 1981) La po­dría­mos­fo­to es de ha­ber Ven­de­mos es­co­gi­do cho­co­la­te,tí­tu­los co­mo pe­ro Co­mo hu­mo se va (1978) o Có­mo flo­tas tío (1989) pa­ra ilus­trar el ci­ne de la pa­re­ja có­mi­ca Tommy Chong y Cheech Ma­rin, apo­lo­ge­tas de la ma­ría. Ji, ji, ji...

C de co­caí­na

‘El pre­cio del po­der’ (Brian De Palma, 1983) Re­ma­ke de Scar­fa­ce, el te­rror del ham­pa (Ho­ward Hawks, 1932), pe­ro lleno de pol­vo blan­co, quilos y quilos de él, que eran el ne­go­cio de Tony Mon­ta­na (Al Pa­cino), un emi­gran­te cu­bano que lle­ga a Mia­mi dis­pues­to a que­dar­se con el blan­co mer­ca­do de la co­ca.

D de Den­nis Hop­per

‘Easy Ri­der’ (Den­nis Hop­per, 1969) Inmortal sím­bo­lo de li­ber­tad, la ópe­ra pri­ma de Den­nis Hop­per nos con­ta­ba la odi­sea, de Los Án­ge­les a Nue­va Or­leans, de dos moteros (Hop­per y Pe­ter Fon­da), en­tre la ven­ta de co­ca, la mú­si­ca y la cár­cel. Y mu­cha ca­rre­te­ra.

E de éx­ta­sis

‘Las re­glas del juego’ (R. Avary, 2002) EI éx­ta­sis cam­pa por sus an­chas en la tras­la­ción a la pan­ta­lla de la no­ve­la de Bret Eas­ton Ellis Las re­glas de la atracción. Es­tá am­bien­ta­da en una es­cue­la de Ar­te de Nue­va Inglaterra que al­ber­ga lo me­jor­ci­to de ca­da ca­sa: in­clu­so a Sean Ba­te­man, el her­mano del pro­ta­go­nis­ta de Ame­ri­can Psy­cho.

F de fa­ve­la

‘Ciu­dad de Dios’ (F. Mei­re­lles y K. Lund, 2002) In­mer­sión en las fa­ve­las de Río de Ja­nei­ro, ba­sa­da en una his­to­ria real, des­cri­be el cri­men or­ga­ni­za­do en­tre los años 60 y 80.

G de glo­bo

‘Fear an Loat­hing in Las Ve­gas’ (Terry Gi­lliam, 1998) Pa­ra glo­bos, lo que pi­lla­ban Johnny Depp y Be­ni­cio Del To­ro, en Las Ve­gas y con un ma­le­te­ro ati­bo­rra­do de sus­tan­cias tó­xi­cas. La li­sér­gi­ca ba­se li­te­ra­ria (de cul­to) es de Hun­ter S. Thom­pson.

H de heroína

‘Trains­pot­ting’(Danny Boy­le, 1996) La pe­lí­cu­la aca­ba de te­ner una se­cue­la, situada 20 años des­pués, pe­ro que no ha he­cho ni me­dia som­bra a es­ta bri­llan­te pues­ta en imá­ge­nes del li­bro de Ir­vi­ne Welsh. En el cen­tro del re­la­to co­ral es­tá Ren­ton (Ewan McG­re­gor), que ase­gu­ra que su ín­ti­ma re­la­ción con la heroína fue al­go... bus­ca­do.

I de ins­ti­tu­to

‘Half Nel­son’

(R. Fleck, 2006) Ryan Gosling fue no­mi­na­do al Os­car por pri­me­ra vez por en­car­nar al pro­fe­sor de His­to­ria de un ins­ti­tu­to de Brooklyn cu­ya adic­ción a la heroína es des­cu­bier­ta por una de sus alum­nas. Se es­ta­ble­ce­rá un con­tac­to muy es­pe­cial.

J de je­rin­gui­lla

‘El pi­co’ (Eloy de la Igle­sia, 1983) Mi adic­ción a la dro­ga es po­ca co­sa com­pa­ra­da con mi adic­ción al ci­ne, di­jo

Eloy de la Igle­sia en 1996, diez años años de mo­rir. An­tes, nos mos­tró su­je­tos co­mo Pa­co (Jo­sé Luis Man­zano) y Ur­ko (Ja­vier Gar­cía), hi­jos de un guar­dia ci­vil y un po­lí­ti­co aber­tza­le, en­gan­cha­dos a la heroína y la de­lin­cuen­cia. El film, muy exi­to­so, tu­vo una se­cue­la.

K de Kai Her­mann

‘Yo,(UliLa fue pe­rio­dis­ta­la Edel, Cris­ti­na­coau­to­ra 1981)Kai (conF.’ Her­man­nHorst Hieck) per­so­na­je­de un real, li­bro Ch­ris­tia­ne­so­bre un Ve­ra Fels­che­ri­now, más co­no­ci­da co­mo Ch­ris­tia­ne F. Hi­ja de una fa­mi­lia deses­truc­tu­ra­da, se ini­ció en las dro­gas a los 12 años, en Ber­lín. Uli Edel en­con­tró en Nat­ja Brunck­horst a una pro­ta­go­nis­ta per­fec­ta. ¡Aten­ción a la apa­ri­ción de David Bo­wie!

L de LSD

‘The Trip’ (Ro­ger Cor­man, 1967) Es­ta­ja­no­vis­ta, Ro­ger Cor­man ca­si no de­jó te­ma sin to­car, por lo que tam­bién in­vir­tió un pu­ña­do de dó­la­res en es­te film, es­cri­to por Jack Ni­chol­son, so­bre un rea­li­za­dor pu­bli­ci­ta­rio (Pe­ter Fon­da) que bus­ca en el LSD ol­vi­dar su re­cien­te se­pa­ra­ción.

M de mu­la

‘Ma­ría, lle­na eres de gra­cia’ (Jos­hua Mars­ton, 2004) Ca­ta­li­na San­dino Mo­reno da vi­da a una mu­la, nom­bre que se le da a quien trans­por­ta dro­ga en el in­te­rior de su cuer­po. Es­ta co­lom­bia­na de­be­rá lle­var 62 pa­que­tes de heroína en el es­tó­ma­go.

N de Nancy

‘Sid & Nancy’ (Alex Cox, 1986) Com­pa­ñe­ra de via­je, y de viajes, de Sid Vi­cious (el lí­der de los Sex Pis­tols, en­car­na­do por Gary Old­man), Nancy Spun­gen fue en­con­tra­da muer­ta, apu­ña­la­da, en un ho­tel de Nue­va York. Ch­loe Webb se me­tió en la pá­li­da piel de Nancy.

Ñ de niÑa­tas

‘Thir­teen’ (C. Hard­wic­ke, 2003) Ju­ven­tud, di­vino te­so­ro, y adua­na abier­ta a las nue­vas ex­pe­rien­cias. Lo que le pa­sa a Tracy (Evan Ra­chel Wood) cuan­do Evie (Nik­ki Reed), su re­cién des­cu­bier­ta me­jor ami­ga, la in­tro­du­ce en un mun­do don­de al des­ma­dre le si­gue... otro des­ma­dre.

O de ora­ción

‘En­tre ti­nie­blas’ (Pe­dro Al­mo­dó­var, 1983) ¿Se pue­de ser una mon­ja res­pon­sa­ble y una dro­go­ta de to­mo y lo­mo? Ju­lie­ta Se­rrano, en uno de sus gran­des per­so­na­jes pa­ra la Fac­to­ría Al­mo­dó­var, fue es­ta ma­dre su­pe­rio­ra de un convento sui gé­ne­ris. www. fotogramas. es

P de Pre­min­ger

‘El hom­bre del bra­zo de oro’ (Ot­to Pre­min­ger, 1955) Apar­te de ser un gran di­rec­tor, Ot­to Pre­min­ger tam­bién te­nía un ol­fa­to es­pe­cial pa­ra los te­mas po­lé­mi­cos y con­tro­ver­ti­dos. Aquí tam­po­co le fa­lló el ins­tin­to, al con­tar­nos los te­rri­bles es­fuer­zos de Frank Ma­chi­ne (un va­lien­te Frank Sinatra, ha­cien­do tri­zas su ima­gen ama­ble y po­si­ti­va) por de­jar la heroína tras de­jar la pri­sión.

Q de quí­mi­ca

‘El Lo­bo de Wall Street’ (Mar­tin Scor­se­se, 2013) Scor­se­se, cu­yo an­ti­guo ro­man­ce con la co­ca es vox po­pu­li, na­rró el au­ge y caí­da de Jor­dan Bel­fort (Leo­nar­do DiCa­prio), es­pa­bi­la­do bró­ker y diplomado en mez­clas quí­mi­cas va­rias.

R de re­in­ci­den­te

‘Te­nien­te co­rrup­to’ (Abel Fe­rra­ra, 1992) Una R de re­in­ci­den­te que se re­fie­re tan­to al pro­ta­go­nis­ta de Te­nien­te co­rrup­to (Har­vey Kei­tel, un po­li es­cla­vo de las dro­gas, el se­xo y el juego) co­mo a la pro­pia per­so­na­li­dad de Abel Fe­rra­ra, cu­ya ob­se­sión con las os­cu­ras criaturas, ata­das de pies y ma­nos a los vi­cios y sus­tan­cias tó­xi­cas va­rias, es más que sa­bi­da.

S de So­der­bergh

‘Traf­fic’ (Ste­ven So­der­bergh, 2000) Ste­ven So­der­bergh tie­ne un so­lo Os­car en to­da su ca­rre­ra, por la di­rec­ción de una pe­lí­cu­la en la que un im­por­tan­te juez (Mi­chael Douglas), que tie­ne que lu­char con­tra el trá­fi­co de dro­gas, des­cu­bre que su pro­pia hi­ja (Eri­ka Ch­ris­ten­sen) es una con­su­mi­do­ra con­tu­maz.

T de tra­fi­can­te

‘Nar­cos’ 2015-2017)Es­tre­na­da en (TV, Net­flix, y fans, con la mi­llo­nes pri­me­ra de tem­po­ra­da de la se­rie nos lle­vó has­ta la Co­lom­bia de los años 80, y có­mo se creó el Cár­tel de Me­de­llín, gra­cias a Car­los Es­co­bar (Wag­ner Mou­ra).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.