La Fir­ma In­vi­ta­da.

Cua­tro miem­bros de la ONG Áfri­ca Di­rec­to nos cuen­tan la ex­pe­rien­cia de lle­var el ci­ne has­ta Bidi Bidi, un cam­po de re­fu­gia­dos de Ugan­da. Un re­la­to lleno emo­ción, una fe­liz ini­cia­ti­va di­ri­gi­da a los más des­pro­te­gi­dos: los niños.

Fotogramas - - SUMARIO -

“Hay una ne­ce­si­dad fun­da­men­tal que mu­chas ve­ces se ol­vi­da: el de­re­cho de los niños a di­ver­tir­se.

Y les hi­ci­mos un ci­ne”.

Cuán­to ha in­flui­do el ci­ne en nues­tra in­fan­cia? ¿Se­ría­mos unas per­so­nas dis­tin­tas si no hu­bié­ra­mos vis­to to­das esas pe­lí­cu­las que nos cau­ti­va­ron cuan­do éra­mos pe­que­ños? Esas fue­ron las pre­gun­tas que nos hi­ci­mos ha­ce unos me­ses en el nor­te de Ugan­da y que­re­mos ex­pli­ca­ros el por­qué. El nor­te de Ugan­da no es co­no­ci­do pre­ci­sa­men­te por te­ner una gran in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca, pe­ro sí por te­ner un gran cam­po de re­fu­gia­dos, con­cre­ta­men­te el ma­yor del mun­do. El cam­po de Bidi Bidi al­ber­ga a unas 300.000 per­so­nas pro­ce­den­tes en su ma­yo­ría de la gue­rra si­len­cia­da de Su­dán del Sur. Allí es don­de tra­ba­ja­mos como vo­lun­ta­rios de una de las mu­chas ONGs que es­tán pre­sen­tes en el cam­po. Nues­tro tra­ba­jo dia­rio se cen­tra en cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de la po­bla­ción. Pe­ro hay una ne­ce­si­dad fun­da­men­tal que mu­chas ve­ces se ol­vi­da: el de­re­cho de los niños a di­ver­tir­se.

En Bidi Bidi, más de la mi­tad de los re­fu­gia­dos son niños. Niños que han pa­sa­do por ex­pe­rien­cias muy du­ras a su cor­ta edad, y que ne­ce­si­tan co­mi­da y me­di­ca­men­tos, pe­ro tam­bién es­tí­mu­los crea­ti­vos que les ayu­den a di­ver­tir­se, a ilu­sio­nar­se y a lle­nar su men­te de ideas que les per­mi­tan apren­der y as­pi­rar a un fu­tu­ro di­fe­ren­te. Nos plan­tea­mos ha­cer al­go al res­pec­to. Al­gu­na ac­ti­vi­dad que les ayu­da­ra en es­te sen­ti­do. Ne­ce­si­tá­ba­mos un pro­yec­to via­ble, con po­cos re­cur­sos, pe­ro que lle­ga­ra al ma­yor número po­si­ble de gen­te a la vez. Y nos plan­tea­mos ha­cer un ci­ne.

¿LOS GOO­NIES PA­RA CAM­BIAR UNAS VI­DAS?

No sa­bía­mos si ver Los Goo­nies (Ri­chard Don­ner, 1985) o La Gue­rra de las Ga­la­xias (Geor­ge Lu­cas, 1977) po­dría cam­biar­le la vi­da a al­guno de esos niños, pe­ro, ¿por qué no? Al fin y al ca­bo cam­bió nues­tra in­fan­cia.

Así que, con mu­cha ilu­sión, nos de­ci­di­mos a crear el pri­mer ci­ne del cam­po de re­fu­gia­dos de Bidi Bidi.

En unos po­cos me­ses con­se­gui­mos te­ner to­do el equi­po que ne­ce­si­tá­ba­mos gra­cias a mi­cro­do­na­cio­nes en In­ter­net y pre­pa­ra­mos la pri­me­ra pro­yec­ción. Ca­sual­men­te, el día fue el 6 de enero, una fe­cha con po­co sig­ni­fi­ca­do pa­ra ellos, pe­ro mu­cho pa­ra no­so­tros, que nos creí­mos una suer­te de Re­yes Ma­gos con una vie­ja pick-up en vez de ca­me­llos.

Nos pa­re­ció una bue­na idea em­pe­zar con ci­ne mu­do, pa­ra que la com­pren­sión de la película fue­ra ma­yor. Así que, an­te una gran expectación, Cha­plin co­men­zó a com­pro­bar de pri­me­ra mano los pro­ble­mas de la in­dus­tria­li­za­ción en­tre las ri­sas de unos pe­que­ños es­pec­ta­do­res que no apar­ta­ban su mi­ra­da de la pan­ta­lla.

La pri­me­ra se­sión les de­jó a ellos con ga­nas de más y a no­so­tros con una re­fle­xión: reír­te con los mis­mos gags que unos niños del cen­tro de Áfri­ca es la me­jor de­fi­ni­ción po­si­ble de la uni­ver­sa­li­dad del ci­ne.

Des­de en­ton­ces, he­mos pro­yec­ta­do mu­chas y va­ria­das pe­lí­cu­las, y he­mos ido co­no­cien­do sus gus­tos po­co a po­co. Los do­cu­men­ta­les sue­len triun­far. En con­cre­to, los de na­tu­ra­le­za sub­ma­ri­na, que siem­pre cau­san de­ba­te e im­pre­sión a par­tes igua­les. Cha­plin ya es un clá­si­co tam­bién pa­ra ellos, y son fans acé­rri­mos de In­dia­na Jones, tan­to que siem­pre nos re­ci­ben re­pro­du­cien­do el so­ni­do de su fa­mo­so lá­ti­go.

LA UNI­VER­SA­LI­DAD DE LA PO­BRE­ZA

Re­cor­da­mos es­pe­cial­men­te el día que pro­yec­ta­mos Ba­ra­ka (Ron Fric­ke, 1992). Un chi­co de ape­nas 12 años se acer­có pa­ra pre­gun­tar­nos si en Eu­ro­pa y en otras par­tes del mun­do tam­bién ha­bía po­bres como en Áfri­ca. Des­pués de ha­blar con él sobre el te­ma, com­pren­di­mos que al­go se es­ta­ba mo­vien­do en su ca­be­za, y to­do el es­fuer­zo co­bró sen­ti­do.

Lo más com­pli­ca­do ha si­do li­diar con la ma­si­fi­ca­ción, que nos ha obli­ga­do a ha­cer va­rias se­sio­nes al día, pe­ro me­re­ce la pena, por­que las tar­des en Bidi Bidi si­guen sien­do du­ras y ca­lu­ro­sas, pe­ro aho­ra tam­bién son un po­co más di­ver­ti­das, y da gus­to ver­les co­rrien­do ha­cia la es­cue­la cuan­do nos ven lle­gar.

Nos ale­gra es­tar com­par­tien­do una par­te tan im­por­tan­te de nues­tras vi­das con to­dos ellos, y que­ría­mos com­par­tir­lo tam­bién con vo­so­tros. Cree­mos que el ci­ne ha te­ni­do una in­fluen­cia muy es­pe­cial en nues­tra in­fan­cia y que tam­bién pue­de te­ner­la en las su­yas, por­que di­ver­tir­se de­be­ría ser un de­re­cho pri­mor­dial y no só­lo es­ta­mos con­si­guien­do eso: tam­bién man­te­ner más vi­va su ilu­sión.

* Anai Me­lén­dez, Pa­blo de Ve­ga, Al­mu­de­na de las Heras y Da­niel Al­ba­la­de­jo son miem­bros de la ONG Áfri­ca Di­rec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.