An­ya Tay­lor-Joy, por El se­cre­to de Marrowbone.

Los éxi­tos de ‘La bru­ja’ y de ‘Múl­ti­ple’ la han con­ver­ti­do en la úl­ti­ma musa del ci­ne de género. Estrena ‘El se­cre­to de Marrowbone’, an­tes de de­bu­tar en el Uni­ver­so Mar­vel con ‘Los Nue­vos Mu­tan­tes’. An­ya Tay­lor-Joy nos ha­bla de te­rror, de su­per­hé­roes y de

Fotogramas - - SUMARIO - Twit­ter/IG: @an­ya­tay­lor­joy

“Nun­ca he ac­tua­do pa­ra ser famosa. La po­pu­la­ri­dad te li­mi­ta. La in­ter­pre­ta­ción me ha­ce fe­liz, y yo no quie­ro re­nun­ciar a mi li­ber­tad”.

Tie­ne el fu­tu­ro en sus ma­nos, aun­que no se dé por en­te­ra­da. En las dis­tan­cias cor­tas, pe­se a que una pu­bli­cis­ta y su asis­ten­te no le qui­ten ojo de en­ci­ma, no tie­ne aires de di­va. Incluso es de las que be­sa al pe­rio­dis­ta en lu­gar de dar­le la mano, rom­pien­do las ha­bi­tua­les dis­tan­cias en­tre la ple­be y las dei­da­des holly­woo­dien­ses. Tras La bru­ja (Ro­bert En­ders, 2015) y Múl­ti­ple (M. Night Sh­ya­ma­lan, 2016), y des­pués de in­ter­pre­tar a una in­te­gran­te de Los Nue­vos Mu­tan­tes (Josh Boo­ne, 2018), su co­ti­za­ción en la bol­sa ci­ne­ma­to­grá­fi­ca ha subido como la es­pu­ma, aun­que ella no pier­de la pers­pec­ti­va, o eso di­ce. No ten­go ni idea de có­mo va a cam­biar mi vi­da en los pró­xi­mos dos años, pre­fie­ro ir pa­so a pa­so, día a día, ex­pli­ca An­ya Tay­lor-Joy (Mia­mi, 1996): Es al­go que me po­ne ner­vio­sa, me asus­ta, me abru­ma... pe­ro pre­fie­ro no pen­sar­lo, por­que me en­can­ta mi tra­ba­jo. No sé, nun­ca he ac­tua­do pa­ra ser famosa, pe­ro es­tá cla­ro que no se pue­de de­cir que no a pro­yec­tos como es­tos. La po­pu­la­ri­dad, en cier­ta for­ma, te li­mi­ta, y yo no quie­ro re­nun­ciar a mi li­ber­tad ni me ape­te­ce to­do lo que acom­pa­ña la fa­ma. Ado­ro in­ter­pre­tar. Es al­go que me emo­cio­na y me ha­ce fe­liz ca­da día.

FO­TO­GRA­MAS se sien­ta con la ac­triz, ago­ta­da tras vo­lar des­de Fi­la­del­fia, don­de rue­da Glass, la película con la que M. Night Sh­ya­ma­lan une los universos de El Pro­te­gi­do (2000) y de Múl­ti­ple. Sim­pa­ti­quí­si­ma y par­lan­chi­na, de dis­cur­so ve­loz y atro­pe­lla­do, ma­du­ro pa­ra los 21 años que mar­can su car­net de iden­ti­dad, la ac­triz es­qui­va ca­si to­da ten­ta­ción a la ho­ra de ha­blar de es­ta se­cue­la y del spin-off mu­tan­te: co­sas de los con­tra­tos leo­ni­nos en los que la con­fi­den­cia­li­dad ocu­pa ca­si to­das las cláu­su­las. Aun­que cuan­do uno le plan­tea la ¿ca­sual? co­lec­ción de twists ar­gu­men­ta­les en las pe­lí­cu­las de su aún in­ci­pien­te ca­rre­ra, se le es­ca­pa: Pues con Night... A buen en­ten­de­dor po­cas acla­ra­cio­nes (sobre sor­pren­den­tes gi­ros na­rra­ti­vos) bas­tan.

Y sigue ha­blan­do del ci­neas­ta de ori­gen in­dio: Sh­ya­ma­lan ha cam­bia­do mi for­ma de ac­tuar, y le es­ta­ré siem­pre agra­de­ci­da. Me abrió los ojos a una nue­va for­ma de ex­pe­ri­men­tar las co­sas. Y tra­ba­jar con Ja­mes McA­voy, al­guien con tan­to ta­len­to y tan ge­ne­ro­so... só­lo ver­le ac­tuar ya era tre­men­da­men­te alec­cio­na­dor. Am­bos se es­for­za­ron mu­cho en po­nér­me­lo fá­cil, en que qui­sie­ra ser me­jor y me­jor ca­da día.

EL TE­RROR SÍ TIE­NE NOM­BRE

En­tu­sias­mo con­ta­gio­so, el de es­ta nie­ta de es­pa­ño­la (mi abue­la era de Za­ra­go­za, afirma), que ha­bla un cas­te­llano per­fec­to con acen­to (hi­ja de ar­gen­ti­noes­co­cés y de bri­tá­ni­co-ar­gen­ti­na, vi­vió en la ciu­dad bo­nae­ren­se de San Fer- nan­do, has­ta que, a los 6 años, se ins­ta­ló en Lon­dres con su fa­mi­lia). Pa­ra la en­tre­vis­ta, ella pre­fie­re ex­pre­sar­se en in­glés, por aque­llo del can­san­cio, y sigue con su me­tra­lle­ta ver­bal, ad­mi­tien­do que el ci­ne de te­rror es un vehícu­lo per­fec­to pa­ra dar rien­da suel­ta a sus in­quie­tu­des. Nun­ca he bus­ca­do in­ter­pre­tar films de género, pe­ro es ver­dad que soy muy emo­cio­nal, y que es­te ti­po de ci­ne es es­tu­pen­do pa­ra sa­car­lo to­do de den­tro. Gri­tas, llo­ras, sien­tes pá­ni­co... Es un ejer­ci­cio in­ter­pre­ta­ti­vo muy in­tere­san­te, ca­si psi­co­ló­gi­co: te trans­for­ma y te si­túa en un es­ta­do de al­te­ra­ción. Me evi­ta ha­cer te­ra­pia, di­ce, en­tre ri­sas.

Pro­ba­ble­men­te ese ejer­ci­cio po­ten­cie tam­bién el buen hu­mor que no pier­de ni cuan­do, sen­ta­da en una te­rra­za, un Sol de jus­ti­cia se em­pe­ña en dis­pa­rar a su ros­tro. Tra­to de evi­tar­lo, soy tan blan­ca, di­ce (aho­ra sí, en cas­te­llano) ca­si sin al­zar la voz, ni per­der la son­ri­sa, usan­do su mano de­re­cha como vi­se­ra. Y Tay­lor-Joy nos cuen­ta las bon­da­des de su ex­pe­rien­cia en El se­cre­to de Marrowbone y de su re­la­ción con Ser­gio G. Sán­chez: Co­no­cía su tra­ba­jo con Jo­ta Ba­yo­na, y las gran­des in­ter­pre­ta­cio­nes que lo­gra­ban de sus ac­to­res. Cuan­do leí el guion, me enamo­ré de lo evo­ca­dor que era y de mi per­so­na­je, tan lu­mi­no­so. Des­pués, ya en el ro­da­je, Ser­gio se con­vir­tió en fa­mi­lia.

Y no só­lo el ci­neas­ta: con el ac­tor Char­lie Hea­ton re­pi­te en Los Nue­vos Mu­tan­tes. Di­ce la ac­triz: Ro­dan­do Marrowbone en As­tu­rias, no te­nía­mos ni idea de có­mo nos iba a cam­biar la vi­da. Él aún no ha­bía es­tre­na­do la se­rie Stran­ger Things, ni yo Múl­ti­ple. Y en só­lo un año ha cam­bia­do to­do. Es di­ver­ti­do re­co­rrer es­te ca­mino jun­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.