Lau­rent Can­tet, por El ta­ller de es­cri­tu­ra. Ven­ga­do­res: In­fi­nity War. El re­torno de la gran alian­za de su­per­hé­roes rom­pe­ta­qui­llas.

‘El ta­ller de es­cri­tu­ra’. Lau­rent Can­tet (‘La cla­se’, Pal­ma de Oro en 2008) nos ha­bla de es­te nue­vo film co­ral que presta es­pe­cial aten­ción al de­ve­nir de un jo­ven va­cío que se de­ja ten­tar por la ex­tre­ma de­re­cha.

Fotogramas - - SUMARIO - DE QUÉ VA: por Phi­lipp En­gel.

Una no­ve­lis­ta (Ma­ri­na Foïs) con­du­ce un ta­ller li­te­ra­rio pa­ra jó­ve­nes mar­gi­na­les en La Cio­tat. Só­lo An­toi­ne (Matt­hieu Luc­ci) se mues­tra pro­ble­má­ti­co, y no quie­re in­te­grar­se.

¿Ha he­cho es­ta pe­lí­cu­la pa­ra in­ten­tar com­pren­der có­mo un jo­ven de hoy se de­ja cau­ti­var por la ex­tre­ma de­re­cha?

Sí, fue uno de los mo­ti­vos. Aun­que no es­ta­ba tan in­tere­sa­do en es­te fe­nó­meno en con­cre­to co­mo en los me­ca­nis­mos que creo que son si­mi­la­res en to­dos los ex­tre­mis­mos, ya sea el yiha­dis­mo o la ex­tre­ma iz­quier­da. An­toi­ne quie­re que ocu­rra al­go, que al­go cam­bie su vi­da ano­di­na, y, cuan­do lle­ga al­guien que le otor­ga un rol de ac­ti­vis­ta, es fá­cil que se de­je ten­tar.

In­ter­net ha­ce que sea más fá­cil co­nec­tar con es­tas ideo­lo­gías.

El film mues­tra el mun­do de es­tos jó­ve­nes, y por eso em­pie­za con un vi­deo­jue­go. No quie­ro juz­gar­los, pe­ro, al mis­mo tiem­po, creo que esa vio­len­cia va­cía de­fi­ne bas­tan­te bien An­toi­ne.

Tan­to en su tra­ba­jo co­mo en el de su guio­nis­ta Ro­bin Cam­pi­llo (di­rec­tor de 120 pul­sa­cio­nes por mi­nu­to) la di­ná­mi­ca de gru­po es un se­llo per­so­nal.

Con La cla­se, crea­mos un sis­te­ma de ro­da­je que he ido pu­lien­do de pe­lí­cu­la a pe­lí­cu­la. En es­ta oca­sión, a raíz de los aten­ta­dos de Pa­rís, se ha­bló mu­cho de una suer­te de es­pí­ri­tu co­lec­ti­vo, que no pa­só del es­lo­gan Vi­vir jun­tos.

Que­ría mos­trar la ex­pe­rien­cia de una mu­jer que cree en ello y que lo ha­ce to­do pa­ra que se pro­duz­ca.

¿Qué bus­ca al con­fron­tar a una ac­triz con­sa­gra­da co­mo Ma­ri­na Foïs con ac­to­res no pro­fe­sio­na­les?

Creo que es una ten­sión be­ne­fi­cio­sa pa­ra am­bos.

Los pro­fe­sio­na­les se ven obli­ga­dos a tra­ba­jar de otra ma­ne­ra, ex­po­nién­do­se a lo que pue­da pa­sar, por­que to­do es un po­co más im­pro­vi­sa­do y ac­ci­den­tal. Y a los otros la pre­sen­cia de un pro­fe­sio­nal les obli­ga a dar lo me­jor de sí mis­mos.

La pe­lí­cu­la tam­bién tie­ne un as­pec­to nos­tál­gi­co. Ci­ta tiem­pos en la que la lu­cha por los idea­les te­nía sen­ti­do. Sí, hay una frac­tu­ra di­fí­cil de su­pe­rar hoy en día. Es­tán los que pien­san la His­to­ria co­mo un re­fe­ren­te, mien­tras que los jó­ve­nes vi­ven más en el ins­tan­te, con preo­cu­pa­cio­nes muy del mo­men­to. Ha­blé con más de un cen­te­nar en el cas­ting, y la ma­yo­ría no te­nían más que tra­ba­jos tem­po­ra­les, sin pers­pec­ti­vas, co­sa que, evi­den­te­men­te, les con­di­cio­na mu­cho. El tiem­po en el que la cla­se obre­ra to­da­vía exis­tía, y uno po­día sen­tir­se or­gu­llo­so de ello, ha que­da­do atrás. To­do eso no tie­ne nin­gún sen­ti­do pa­ra ellos.

Aun­que tra­ta te­mas gra­ves, la pe­lí­cu­la es­tá ba­ña­da en luz me­di­te­rrá­nea. ¿Se con­si­de­ra op­ti­mis­ta?

Lo que me in­te­re­sa es in­ten­tar com­pren­der. En es­te ca­so, el fi­nal de la pe­lí­cu­la me pa­re­ce bas­tan­te op­ti­mis­ta. Al fi­nal, An­toi­ne to­ma una de­ci­sión, y eso ya es al­go. Creo que ne­ce­si­ta­ba ser op­ti­mis­ta, por­que, co­mo le de­cía, es­cri­bí la pe­lí­cu­la en ese con­tex­to de gran de­pre­sión so­cial que si­guió a los aten­ta­dos de Char­lie Heb­do, y ne­ce­si­ta­ba res­pon­der con al­go que tu­vie­ra un po­co de luz. ES­TRENO: 18 MA­YO

Ma­ri­na Foïs, en el cen­tro, y Matt­hieu Luc­ci, al fon­do. El res­to: Mé­lis­sa Guil­bert, War­da Ram­mach, Ma­ma­dou Doum­bia, Ju­lien Sou­ve, Flo­rian Beau­jean e Is­sam Tal­bi.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.