Aman­te por un día

★★★★★

Fotogramas - - CRÍTICAS - Phi­lipp En­gel

L’amant d’un jour (Fran­cia, 2017, 76 min.). Dir.: Phi­lip­pe Ga­rrel. Int.: Éric Ca­ra­va­ca, Est­her Ga­rrel, Loui­se Che­vi­llot­te, Paul Tou­cang, Fé­lix Kysyl, Mi­chel Cha­rrel. DRA­MA.

Des­de su pri­mer lar­go, Ma­rie pour mé­moi­re (1967), en don­de ya apa­re­cían su her­mano (el pro­duc­tor Thierry Ga­rrel) y su pa­dre (el ca­ris­má­ti­co se­cun­da­rio Mau­ri­ce Ga­rrel), el ci­ne de Phi­lip­pe Ga­rrel siem­pre ha si­do fa­mi­liar, una geo­gra­fía ín­ti­ma y per­so­nal, con su hi­jo, Louis Ga­rrel, co­mo he­roi­co do­ble de su pe­núl­ti­ma eta­pa. En es­te sen­ti­do, Aman­te por un día co­bra es­pe­cial re­le­van­cia al ser el pri­mer film en el que su hi­ja, Est­her Ga­rrel, ocu­pa el cen­tro de la es­ce­na. Pe­lí­cu­la a la me­di­da de la pe­que­ña de la fa­mi­lia, Aman­te por un día es un tierno y afec­tuo­so re­tra­to de las re­la­cio­nes pa­ter­no­fi­lia­les, con Éric Ca­ra­va­ca, co­mo úl­ti­mo ál­ter ego del ci­neas­ta, trans­mu­ta­do en pro­fe­sor uni­ver­si­ta­rio, y enamo­ra­do, co­mo en la vi­da real, de una mu­jer mu­cho más jo­ven que él (Ca­ro­li­ne De­ruas, co­guio­nis­ta del film). Al mar­gen de es­tos apun­tes bio­grá­fi­cos, inevi­ta­bles cuan­do se ha­bla de un cam­peón de la au­to­fic­ción, el film, ro­da­do co­mo es ha­bi­tual en ele­gan­te blan­co y ne­gro, pro­lon­ga la prin­ci­pal ob­se­sión del fran­cés: la fi­na lí­nea que se­pa­ra el amor de la lo­cu­ra.

El ro­man­ti­cis­mo exa­cer­ba­do tí­pi­co de Ga­rrel se man­tie­ne tan fiel a sí mis­mo que pue­de pa­re­cer dé­mo­dé pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, aquí per­so­ni­fi­ca­das por una Est­her, que no ha­ce más que se­guir la sen­da pa­ter­na (só­lo su mó­vil re­mi­te a la ac­tua­li­dad), arri­mán­do­se a una ven­ta­na trá­gi­ca, por la que su her­mano ya sal­tó en no me­nos de tres oca­sio­nes. Un gui­ño, es­te úl­ti­mo, que no se sa­be ya si es au­to­rre­fe­ren­cial o au­to­pa­ró­di­co, con­fi­rien­do al film una li­ge­re­za que con­tras­ta con la ma­yor gra­ve­dad de los dos films (La ja­lou­sie, 2013, y L’om­bre des fem­mes, 2015), que com­po­nen una tri­lo­gía so­bre los ce­los in­he­ren­tes a to­do amour fou.

A sus 70 años, Phi­lip­pe Ga­rrel si­gue sien­do ese eterno ado­les­cen­te ob­se­so de la pu­re­za, na­da preo­cu­pa­do por el pú­bli­co o las mo­das, que En­ri­que Vi­la-Ma­tas pre­sen­tó en es­tas mis­mas pá­gi­nas, allá por 1968, co­mo el pre­cur­sor de una men­ta­li­dad ci­ne­ma­to­grá­fi­ca nue­va: la pro­vo­ca­ción por el ca­mino de la me­lan­co­lía y el de­ses­pe­ro. Aun­que lo nue­vo de en­ton­ces aho­ra que­da re­tro, la pro­fe­cía se ha cum­pli­do de so­bras. Ga­rrel, pro­fun­da­men­te ig­no­ra­do por es­tos la­res, es uno de los gran­des. ES­TRENO: 4 MA­YO

PA­RA GA­RRE­LIA­NOS CON­VEN­CI­DOS Y GA­RRE­LIA­NOS POR CON­VEN­CER. Lo me­jor: Est­her, en un film a su me­di­da.

Lo peor: que só­lo sea el se­gun­do de sus 25 lar­gos que se es­tre­na en Es­pa­ña.

Est­her Ga­rrel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.