EL OCA­SO DE LOS CACHAS, O NA­DIE ES PER­FEC­TO

No sa­lir del gim­na­sio no te ga­ran­ti­za la fe­li­ci­dad y los sú­per po­de­res. ¿Ver­dad, Dway­ne John­son? No­so­tros, los es­cu­chi­mi­za­dos, con­so­la­dos.

Fotogramas - - CINEFILIA - Por Sid­ney Fal­co.

Ni Chan­ning Ta­tum y su di­vor­cio de Jen­na De­wan, des­pués de ocho años de ma­tri­mo­nio y una hi­ja de 4 años, ni Ca­me­ron Diaz, con su pro­lon­ga­do ale­ja­mien­to del ci­ne, me han da­do tan­tos sus­tos co­mo es­tos cua­tro hom­bre­to­nes de an­chas es­pal­das y ca­rre­ra bas­tan­te im­pe­ca­ble. Va­mos ca­so por ca­so. 1. Ar­nold Sch­war­ze­neg­ger (70 años) fue ope­ra­do del co­ra­zón con ur­gen­cia y, por suer­te se re­cu­pe­ró muy rá­pi­da­men­te pa­ra re­in­cor­po­rar­se, más que al sép­ti­mo ar­te, a su ca­rre­ra po­lí­ti­ca o de lí­der so­cial, por­que quie­re la­var la ima­gen de car­cas de los re­pu­bli­ca­nos a ba­se dis­cur­sos con­tra el cam­bio cli­má­ti­co, en­tre otras reivin­di­ca­cio­nes pro­gres. 2. Dway­ne John­son (45), que pa­re­ce co­mo si de pe­que­ño se hu­bie­ra caí­do en una mar­mi­ta de es­te­roi­des, ha con­fe­sa­do que, jus­ta­men­te en su ado­les­cen­cia, pre­sen­ció el in­ten­to de sui­ci­dio de su ma­dre. El ac­tor an­tes co­no­ci­do co­mo La Ro­ca ha di­cho que su ma­má sa­lió de su co­che en la ca­rre­te­ra in­ter­es­ta­tal 65 de Nash­vi­lle, y co­men­zó a ca­mi­nar ha­cia los co­ches que cir­cu­la­ban por ella. Vehícu­los de to­do ti­po tu­vie­ron que dar vo­lan­ta­zos pa­ra no atro­pe­llar­la, y yo tu­ve que ir tras ella, em­pu­jar­la y po­ner­la a sal­vo en el ar­cén. 3. No tan mus­cu­la­do co­mo los dos an­te­rio­res, pe­ro, en cam­bio, mu­cho más apues­to y me­jor ac­tor, Ryan Rey­nolds (41) qui­so aca­bar con los ru­mo­res so­bre su se­pa­ra­ción de Bla­ke Li­vely, y, pa­ra ello, usó un clá­si­co de es­tos días: Twit­ter. El ca­chon­do pro­ta­go­nis­ta de la sa­ga Dead­pool es­cri­bió: Oja­lá. Po­dría ve­nir­me bien un po­co más de tiem­po pa­ra mí. Los hay que, co­mo Sca­ra­mou­che, na­cen con los do­nes de la ele­gan­cia y del hu­mor, y el ex de Scar­lett Johans­son es uno de ellos. 4. Y re­ma­ta­mos es­te pa­seo por los bo­dies de Holly­wood más tra­ba­ja­dos en la sa­la de pe­sas con Ben Affleck (45), que, ade­más, se ha he­cho un gran­dio­so ta­tua­je en la es­pal­da que en las re­des es mo­ti­vo de mo­fa día sí y día tam­bién. El úni­co que lo en­cuen­tra bo­ni­to es su ín­ti­mo Matt Damon. Pa­ra eso son los ami­gos. Es­te pro­ble­ma es­té­ti­co se ha jun­ta­do con otro ca­chon­deo: ade­más de lla­mar­lo ma­ca­rra ta­tua­do, ¡lo lla­man gor­do! Ben, pon­te el tra­je de Bat­man y re­par­te mam­po­rros. Ay, no, ¡es ver­dad que tam­po­co les gus­tas co­mo su­per­hé­roe mur­cié­la­go!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.