IN­TÉR­PRE­TES CON PLUMA

Dos no­ve­da­des edi­to­ria­les, ‘Quié­re­me siem­pre’ y ‘Ti­pos sin­gu­la­res’. Dos fir­mas po­pu­la­res, Nu­ria Ga­go y Tom Hanks. Dos mo­ti­vos pa­ra re­cor­dar a otros ac­to­res y ac­tri­ces que se lan­za­ron a la fic­ción es­cri­ta.

Fotogramas - - CINEFILIA - Por Àlex Mon­to­ya.

Cuen­ta Tom Hanks (1) que si dis­fru­ta con una afi­ción es acu­mu­lar má­qui­nas de es­cri­bir. Tie­ne más de 150 mo­de­los de to­das par­tes del mun­do, y, de al­gún mo­do, esa pa­sión se re­fle­ja en Ti­pos sin­gu­la­res, com­pi­la­ción de 17 re­la­tos (uno de ellos fic­cio­na, pre­ci­sa­men­te, el ini­cio de su co­lec­ción) que Ro­ca Edi­to­rial pu­bli­ca en nues­tro país el 10 de ma­yo. Hay al­go re­con­for­tan­te en ese apa­ra­to, es­pe­cí­fi­ca­men­te des­ti­na­do a tra­du­cir los pen­sa­mien­tos de tu ca­be­za en una ho­ja de pa­pel. El or­de­na­dor sir­ve pa­ra tra­ba­jar, la má­qui­na de es­cri­bir... pa­ra me­di­tar. El pro­ta­go­nis­ta de clá­si­cos co­mo Fo­rrest Gump (R. Ze­mec­kis, 1994) o Sal­var al soldado Ryan (S. Spiel­berg, 1998) coin­ci­de en las li­bre­rías con otro lan­za­mien­to re­cien­te, el de Quié­re­me siem­pre (Pla­ne­ta), con el que la ac­triz bar­ce­lo­ne­sa Nu­ria Ga­go (2), tras de­bu­tar en 2015 con Cuan­do vol­va­mos a ca­sa, ha ga­na­do el Pre­mio Azo­rín de no­ve­la. Es un can­to de amor a la ve­jez que ha­bla de la amis­tad de dos mu­je­res de di­fe­ren­tes eda­des, que ne­ce­si­tan ayu­da y amor, di­ce. Ac­tuar, es­cri­bir. Hanks y Ga­go si­guen una lar­ga tra­di­ción de in­tér­pre­tes que han si­do ca­pa­ces de ven­cer el sín­dro­me de la pá­gi­na en blan­co y de vol­car sus reflexiones y su crea­ti­vi­dad en la li­te­ra­tu­ra. Y, más aún, en la fic­ción. Más allá de en­sa­yos y bio­gra­fías, de­ce­nas de no­ve­las, li­bros de re­la­tos o, in­clu­so, poe­sía han ve­ni­do fir­ma­das por ac­to­res y ac­tri­ces. Es­tos son al­gu­nos de ellos. Aque­llos ma­ra­vi­llo­sos años. Clá­si­cos de aquí y de allá, ac­to­res de épo­cas do­ra­das, pro­ba­ron suer­te con la fic­ción es­cri­ta. Fer­nan­do Fer­nán-Gó­mez, por ejem­plo, pu­bli­có tí­tu­los co­mo El buen amor (fi­na­lis­ta del Pre­mio Pla­ne­ta), El tiem­po de los tre­nes, La cruz y el li­rio do­ra­do o Ca­pa y es­pa­da (edi­ta­dos por Es­pa­sa Cal­pe). En Holly­wood, Ster­ling Hay­den, inol­vi­da­ble Johnny Gui­tar (N. Ray, 1954) y an­ti­es­tre­lla por an­to­no­ma­sia, ex­te­rio­ri­zó su amor por el mar en la no­ve­la de aven­tu­ras his­tó­ri­ca Vo­ya­ge: A No­vel of 1896. El mis­mo gé­ne­ro eli­gió Mar­lon Bran­do que, jun­to al guio­nis­ta y di­rec­tor Do­nald Cam­mell, fir­mó Fan Tan (Ed. Su­ma de Le­tras), re­la­to de pi­ra­tas en el Mar de Chi­na.

To­do un clá­si­co fue Da­vid Ni­ven, que es­cri­bió dos tron­chan­tes au­to­bio­gra­fías, y las no­ve­las Round the Rug­ged Rocks y Ve­te des­pa­cio, vuel­ve de­pri­sa (Ed. Ar­gos Ver­ga­ra). Kirk Dou­glas tam­bién sal­tó a la fic­ción (las ma­las len­guas afir­man que hay mu­cha en sus li­bros au­to­bio­grá­fi­cos), con Bai­le con el Dia­blo

(Ed. B) y Last Tan­go in Brooklyn.

Ti­pos du­ros. El bri­tá­ni­co Ro­bert Shaw

(Ti­bu­rón) man­tu­vo una ca­rre­ra pa­ra­le­la co­mo no­ve­lis­ta con El es­con­dri­jo (Pla­za & Ja­nés) o The Sun Doc­tor. Y uno de los ca­sos más pa­ra­dig­má­ti­cos del sal­to a las le­tras de un ac­tor lo pro­ta­go­ni­zó Ge­ne Hack­man, que se re­ti­ró del ci­ne sin ha­cer rui­do (me can­sé y no lo echo de me­nos, ase­gu­ró) y, des­de 2004, se ha de­di­ca­do a la es­cri­tu­ra. Su pri­me­ra obra,

Wa­ke of the Per­di­do Star, fir­ma­da jun­to a Da­niel Le­nihan, dio pa­so a tí­tu­los co­mo Es­ca­pe from An­der­son­vi­lle, Pur­suit o Pay­back at Mor­ning Peak.

Otros du­ros con sen­si­bi­li­dad pa­ra las le­tras son Vig­go Mor­ten­sen, que, con su pe­que­ña edi­to­rial Per­ce­val Press, se ha sol­ta­do co­mo poe­ta (con Can­cio­nes de in­vierno), y Carlos Bar­dem, cu­yo

Ala­crán enamo­ra­do (Pla­za & Ja­nés) lle­gó al ci­ne con guion pro­pio. El ac­tor ha fir­ma­do tam­bién Muer­tes ejem­pla­res o Bu­zia­na o el pe­so del al­ma (am­bas, en Des­tino).

Ellas dan el gol­pe. In­só­li­ta fue la li­te­ra­tu­ra de In­grid Pitt. Mu­sa de la Ham­mer

(The Vam­pi­re Lo­vers), pu­bli­có va­rias fic­cio­nes re­la­cio­na­das con el ho­rror, co­mo Mur­der, Tor­tu­re and De­pra­vity.

En las an­tí­po­das es­tá Em­ma Thom­pson, que pu­bli­có Otra in­creí­ble his­to­ria de Pe­ri­co el Co­ne­jo (Ed. Beas­coa), ins­pi­ra­da en los cuen­tos de Bea­trix Pot­ter que le con­ta­ba su pa­dre.

Ex mu­jer y mu­sa de Go­dard, nie­ta del No­bel de Li­te­ra­tu­ra Fra­nçois Mau­riac, An­ne Wia­zemsky (La chi­noi­se)

he­re­dó su gus­to por las le­tras con La jo­ven (El Aleph) o Un año aje­trea­do (Ana­gra­ma). Y es­cri­to­ra de pos­tín fue la llo­ra­da Ca­rrie Fis­her, cu­ya Pos­ta­les des­de el filo (ins­pi­ra­da en su pro­pia vi­da) lle­gó al ci­ne. Es­cri­to­res por sor­pre­sa. La otra ca­ra de có­mi­cos co­mo Ste­ve Mar­tin, Hugh Lau­rie o Ge­ne Wil­der lle­gó gra­cias a la li­te­ra­tu­ra. El pri­me­ro fir­mó Shop­girl y

El pla­cer de mi com­pa­ñía (am­bas de Cir­ce), o Un ob­je­to de be­lle­za (Ran­dom Hou­se). Lau­rie, Una no­che de pe­rros

(Ed. Pla­ne­ta). Y Wil­der, My French Who­re o The Wo­man Who Wouldn't.

En los úl­ti­mos tiem­pos, es­tre­llas co­mo Ja­mes Fran­co (Pa­lo Al­to), Da­vid Du­chovny (Holy Cow), Et­han Haw­ke (Es­ta­do de ex­ci­ta­ción, Re­glas pa­ra un ca­ba­lle­ro), Mi­chael Ce­ra (Piña),

Jesse Ei­sen­berg (El be­su­go me da hi­po y otras his­to­rias), Ca­ra De­le­vin­gne (Mi­rror Mi­rror) o Sean Penn (Bob Ho­ney Just Do Stuff) se han lan­za­do a la fic­ción, de­mos­tran­do que dar la ca­ra va, a me­nu­do, acom­pa­ña­do de un ri­co mun­do in­te­rior y mu­cho que con­tar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.