Ma­yo del 68. 50 años de una re­vo­lu­ción de ci­ne.

Se cum­ple me­dio si­glo des­de aquel fa­mo­so Ma­yo del 68, con las re­vuel­tas que pa­ra­li­za­ron Fran­cia, y que, a raíz de la in­ter­ven­ción de los lí­de­res de la Nou­ve­lle Va­gue, Jean-Luc Go­dard y Fra­nçois Truf­faut, tam­bién in­te­rrum­pie­ron, y sus­pen­die­ron, la XXI edic

Fotogramas - - SUMARIO - por Phi­lipp En­gel. Fo­tos: Ar­chi­vo FOTOGRAMAS.

En 1968, el mun­do es­ta­ba en efer­ves­cen­cia. Ha­bía más jó­ve­nes que nun­ca, los lla­ma­dos baby boo­mers, y se es­ta­ban po­li­ti­zan­do. Que­rían cam­bios. Fren­te al im­pe­ria­lis­mo ame­ri­cano, tan cri­ti­ca­do co­mo vul­ne­ra­bi­li­za­do por la Gue­rra de Viet­nam (la ofen­si­va del Tet, en fe­bre­ro 1968, evi­den­ció que el Viet­cong po­día ga­nar), y al to­ta­li­ta­ris­mo del Te­lón de Ace­ro, que aca­ba­ría re­sul­tan­do to­da­vía más evi­den­te con la en­tra­da de los tan­ques so­vié­ti­cos en Pra­ga (agos­to 1968), se im­po­nía la fan­ta­sía de una ter­ce­ra vía, ins­pi­ra­da en la bar­bas cu­ba­nas o la Chi­na de Mao, des­de don­de lle­ga­ban no­ti­cias de una cier­ta Re­vo­lu­ción Cul­tu­ral que, así, en la dis­tan­cia, so­na­ba bas­tan­te bien. Hu­bo pro­tes­tas por to­do el mun­do, pe­ro, en ma­yo de 1968, Fran­cia vi­vió el te­rre­mo­to so­cial más po­ten­te de to­do el si­glo XX: tras las mo­vi­li­za­cio­nes es­tu­dian­ti­les y pro­le­ta­rias, se de­cla­ró una huel­ga ge­ne­ral sin pre­ce­den­tes, que es­ta­lló en pleno Fes­ti­val de Cannes, y pa­ra­li­zó el país du­ran­te se­ma­nas.

El mun­do del ci­ne no po­día man­te­ner­se al mar­gen de las con­vul­sio­nes so­cia­les. Más, cuan­do, una dé­ca­da atrás, ya ha­bía vi­vi­do su pro­pia re­vo­lu­ción es­té­ti­ca, con la lle­ga­da de la Nou­ve­lle Va­gue, ca­pi­ta­nea­da por Fra­nçois Truf­faut y Jean-Luc Go­dard, ade­más de Jac­ques Ri­vet­te, Clau­de Cha­brol y Éric Roh­mer, en­tre otros. Aque­llos jó­ve­nes tur­cos, co­mo se les lla­ma­ba en­ton­ces, tam­bién se fue­ron po­li­ti­zan­do. Te­nían bue­nas ra­zo­nes pa­ra es­tar ca­brea­dos.

EN­TRE LA CEN­SU­RA Y LA CINÉMATHÈQUE

Char­les De Gau­lle lle­va­ba tan­to tiem­po ins­ta­la­do en el po­der co­mo la Nou­ve­lle Va­gue ha­cien­do pe­lí­cu­las, y ha­bía im­pues­to una fé­rrea cen­su­ra con la que aque­llos crí­ti­cos me­ti­dos a ci­neas­tas cho­ca­ban de­ma­sia­do a me­nu­do. Fue muy so­na­da, por ejem­plo, la prohi­bi­ción de La re­li­gio­sa (J. Ri­vet­te, 1965) en una re­pú­bli­ca pre­sun­ta­men­te lai­ca, o la de El sol­da­di­to (1960), se­gun­do film de Go­dard que per­ma­ne­ció tres años en los es­tan­tes de la cen­su­ra por atre­ver­se a to­car, aun de for­ma am­bi­gua, un te­ma tan es­pi­no­so co­mo la Gue­rra de Ar­ge­lia.

To­do em­peo­ró con­si­de­ra­ble­men­te cuan­do, en fe­bre­ro de aquel mis­mo año, Hen­ri Lan­glo­is, fun­da­dor (en 1936) de aque­lla Cinémathèque que ha­bía si­do la es­cue­la de ci­ne de to­dos, fue apar­ta­do de sus fun­cio­nes por el mi­nis­tro An­dré Mal­raux, ba­jo el pre­tex­to de ges­tión caó­ti­ca. De nue­vo con Truf­faut y Go­dard al fren­te, el ci­ne fran­cés sa­có las pan­car­tas a la ca­lle y lle­ga­ron te­le­gra­mas de los ci­neas­tas más im­por­tan­tes del mun­do, de Josef von Stern­berg a Aki­ra Ku­ro­sa­wa, pa­san­do por Fritz Lang, Char­les Cha­plin o Jerry Le­wis, en­tre otros mu­chos. Mal­raux ce­dió a la pre­sión, y Lan­glo­is vol­vió a su pues­to en abril, pe­ro pa­ra en­ton­ces to­do el país es­ta­ba al ro­jo vi­vo, y el ci­ne tam­bién. L’af­fai­re Lan­glo­is fue un Ma­yo del 68 avant la let­tre.

EL CI­NE DE LAS BA­RRI­CA­DAS

Si el ci­ne de la Nou­ve­lle Va­gue se ca­rac­te­ri­zó, en­tre otros as­pec­tos, por aban­do­nar los es­tu­dios y ba­jar a la ca­lle con cá­ma­ras más li­ge­ras, el que sur­gió du­ran­te el Ma­yo fran­cés na­ció con la vo­lun­tad de re­gis­trar los acon­te­ci­mien­tos que no apa­re­cían en los te­le­dia­rios, y for­mar par­te de ellos, re­vo­lu­cio­nan­do, de pa­so, las for­mas del do­cu­men­tal. El film co­lec­ti­vo Loin du Viet­nam (1967) mar­có la pau­ta, y, en sin­to­nía con el es­pí­ri­tu co­lec­ti­vo del mo­men­to, Go­dard, que se ha­bía de­cla­ra­do maoís­ta con La chi­noi­se (1967), for­mó el gru­po Dzi­ga Ver­tov, des­de don­de lan­za­ba los lla­ma­dos ci­né­tracts (anó­ni­mos pas­qui­nes ani­ma­dos, a ima­gen de los car­te­les que pla­ga­ban las ca­lles). No fue el úni­co gru­po ar­ma­do con cá­ma­ras: es­ta­ban tam­bién el gru­po Arc o el gru­po Med­ved­kin, aun­que el tra­ba­jo más re­pre­sen­ta­ti­vo de to­das aque­llas imá­ge­nes to­ma­das a pie de ca­lle, en­tre ba­rri­ca­das y asam­bleas, po­dría ser el lar­go Grands soirs et pe­tits ma­tins (Wi­lliam Klein, 1978), que pue­de ver­se en YouTu­be. Es el más com­ple­to, y no por na­da el car­tel de la Quincena de Rea­li­za­do­res del Fes­ti­val de Cannes, que tam­bién cum­ple 50 años, ya que na­ció a raíz de Ma­yo del 68, es una fo­to de Klein. Pa­ra la his­to­ria del ci­ne, el acon­te­ci­mien­to más re­le­van­te de Ma­yo del 68 fue que lle­ga­ra a su apo­geo con la huel­ga ge­ne­ral del 13 de ma­yo, en pleno Fes­ti­val de Cannes, pro­vo­can­do su can­ce­la­ción.

UN ES­PA­ÑOL EN ME­DIO DE TO­DO ES­TO

“SUBIMOS TO­DOS AL ES­CE­NA­RIO Y ES­TU­VI­MOS AHÍ AGARRÁNDONOS A LAS COR­TI­NAS PA­RA IM­PE­DIR QUE SE DESCORRIERAN”. Carlos Sau­ra

Par­ti­ci­pa­mos prác­ti­ca­men­te en to­do el tin­gla­do que se or­ga­ni­zó, re­cor­da­ba, años des­pués, Carlos Sau­ra: Pre­ci­sa­men­te, to­do ex­plo­tó el día de la pro­yec­ción de

Pep­per­mint frap­pé, que la or­ga­ni­za­ción es­ta­ba em­pe­ña­da en pro­yec­tar por­que es­ta­ba pro­gra­ma­da. No­so­tros la ha­bía­mos re­ti­ra­do de for­ma un tan­to ex­tra­ña, por­que, ofi­cial­men­te, no po­día­mos re­ti­rar­la; no te­nía­mos ni voz ni vo­to. Era un pro­ble­ma ca­si es­ta­tal. Pe­ro la re­ti­ra­mos a ti­tu­lo per­so­nal, es de­cir, nos re­ti­ra­mos no­so­tros: Ge­ral­di­ne (Cha­plin, su com­pa­ñe­ra y pro­ta­go­nis­ta), Elías (Que­re­je­ta, el pro­duc­tor) y yo. Y en­ton­ces, se or­ga­ni­zó un es­pec­tácu­lo ma­ra­vi­llo­so. So­bre la pan­ta­lla, pe­ro sin des­co­rrer las cor­ti­nas, se em­pe­zó a pro­yec­tar la pe­lí­cu­la con to­do el ci­ne lleno de gen­te pro­tes­tan­do, y en­ton­ces subimos to­dos al es­ce­na­rio y es­tu­vi­mos allí agarrándonos a las cor­ti­nas pa­ra im­pe­dir que se descorrieran, jun­to a Go­dard, Truf­faut, Ma­lle, Po­lans­ki, a bo­fe­ta­da lim­pia. A Ge­ral­di­ne in­clu­so le die­ron un pu­ñe­ta­zo en un ojo.

La XXI edi­ción del Fes­ti­val de Cannes ha­bía em­pe­za­do el 10 de ma­yo con su ha­bi­tual des­plie­gue de es­tre­llas, pe­ro no tar­dó en to­par­se con la reali­dad. Tal y co­mo re­la­ta­ba nues­tro en­via­do es­pe­cial Jor­ge Fiestas en su en­tra­da del sá­ba­do 11 pa­ra su Dia­rio Frí­vo­lo de un Fes­ti­val: En Pa­rís se anun­cia una huel­ga ge­ne­ral pa­ra el día 13 y se ha pe­di­do que el fes­ti­val sus­pen­da to­das sus ac­ti­vi­da­des. Al ca­bo de una se­ma­na, con to­da Fran­cia en si­len­cio, lle­gó la ac­ci­den­ta­da pro­yec­ción de Pep­per­mint frap­pé,

tras la cual Mo­ni­ca Vit­ti, Ro­man Po­lans­ki y Louis Ma­lle, que for­ma­ban par­te del Ju­ra­do, di­mi­tie­ron. Al día si­guien­te, por pri­me­ra y úl­ti­ma vez en su his­to­ria, el cer­ta­men que­dó sus­pen­di­do. No hu­bo Pal­ma de Oro aquel año, pe­ro Sau­ra se re­sar­ció con el Oso de Pla­ta al Me­jor Di­rec­tor de la Ber­li­na­le, don­de, fi­nal­men­te, se pro­yec­tó Pep­per­mint frap­pé.

EL FIN DE LA NOU­VE­LLE VA­GUE

Sí, exis­tió al­gu­na vez la Nou­ve­lle Va­gue, con­fia­ba Truf­faut a FOTOGRAMAS, en 1969, con mo­ti­vo del es­treno de La Si­re­na del Mis­sis­sip­pi. Ac­tual­men­te, exis­ten unos rea­li­za­do­res de gran va­lor co­mo son mis que­ri­dos ami­gos Go­dard, Cha­brol, Res­nais, Ma­lle y com­pa­ñía. En reali­dad, la amis­tad en­tre Go­dard y Truf­faut es­ta­ba ba­jo mí­ni­mos. Go­dard se ha­bía ra­di­ca­li­za­do, pe­ro Truf­faut, que tam­bién ha­bía par­ti­ci­pa­do

en las ma­ni­fes­ta­cio­nes, fre­cuen­ta­do lo­ca­les ocu­pa­dos co­mo el Tea­tro Odeon, y en­ca­be­za­do las pro­tes­tas a fa­vor de Lan­glo­is y por la sus­pen­sión de Cannes, re­cha­za­ba la po­li­ti­za­ción de su ci­ne: Una pe­lí­cu­la no es un panfleto o un ma­ni­fies­to po­lí­ti­co. Una pe­lí­cu­la es una obra de ar­te. Go­dard pen­sa­ba dis­tin­to, y acu­sa­ba a su vie­jo ami­go de ha­ber aca­ba­do ha­cien­do el mis­mo ci­ne con­tra el que ha­bía car­ga­do cuan­do Truf­faut se dio a co­no­cer co­mo el más vi­ru­len­to crí­ti­co de Cahiers du Ci­né­ma. Los dos ami­gos ha­bían to­ma­do ca­mi­nos opues­tos. Truf­faut, que tu­vo una in­fan­cia mar­gi­nal co­mo la de Los cua­tro­cien­tos gol­pes (1959), se ha­bía abur­gue­sa­do, mien­tras que Go­dard, que pro­ve­nía de una aco­mo­da­da fa­mi­lia sui­za, abra­zó una ra­di­ca­li­dad que se tra­du­jo en una perpetua ex­pe­ri­men­ta­ción. Y en eso si­gue. La san­gre no lle­gó al río has­ta tres años des­pués, cuan­do Go­dard le es­cri­bió pa­ra pe­dir­le di­ne­ro (sic) y re­cri­mi­nar­le la pre­sun­ta im­pos­tu­ra de La no­che ame­ri­ca­na (1973), gran ejem­plo de ci­ne den­tro del ci­ne. La res­pues­ta de Truf­faut fue rau­da y cau­da­lo­sa: 20 fo­lios de pu­ra ra­bia en don­de de­fi­nía a Go­dard co­mo com­por­ta­mien­to de mier­da en­ci­ma de un zó­ca­lo.

EL DESENCANTO RE­VO­LU­CIO­NA­RIO

La re­vo­lu­ción fra­ca­só, al me­nos po­lí­ti­ca­men­te, por­que, aun­que De Gau­lle aca­bó re­ti­rán­do­se, la de­re­cha arra­só en las elec­cio­nes de ju­nio y se man­tu­vo en el po­der has­ta la lle­ga­da de Mit­té­rrand en ma­yo de 1981. Tras los sucesos del 68, to­do que­dó más o me­nos ro­to, di­jo Go­dard: Tu­ve que to­mar­me un res­pi­ro y me fui de Pa­rís. Es­tu­ve en Cu­ba, en Ca­na­dá, en Es­ta­dos Uni­dos, tra­tan­do de ha­cer ci­ne. Sa­bía que las pe­lí­cu­las no ha­bían te­ni­do éxi­to, pe­ro eso sir­vió pa­ra rom­per la ru­ti­na. El 68 sir­vió pa­ra eso, par rom­per la ru­ti­na.

Ma­yo del 68, que tra­jo con­si­go no po­cas me­jo­ras so­cia­les y cul­tu­ra­les, mar­có el ci­ne, y el ci­ne que si­guió lo ha re­cor­da­do de vez en cuan­do. Louis Ma­lle, uno de los pro­ta­go­nis­tas de aquel Fes­ti­val de Cannes, lo re­cor­dó en cla­ve cam­pes­tre con Mi­lou en ma­yo, mien­tras que Oli­vier As­sa­yas evo­có su pro­pia ju­ven­tud en Des­pués de ma­yo. Aun­que lo más lla­ma­ti­vo de las pe­lí­cu­las so­bre el ma­yo fran­cés es que las más co­no­ci­das lu­cen el atrac­ti­vo ros­tro de Louis Ga­rrel, pro­ta­go­nis­ta de So­ña­do­res, de Bernardo Ber­to­luc­ci, o la fan­ta­sía de al­guien que no es­tu­vo ahí, y Mal ge­nio, de Mi­chel Ha­za­na­vi­cius, que es un bio­pic de Go­dard he­cho por al­guien que no ha en­ten­di­do el ob­je­to de su es­tu­dio. En­tre am­bas, Louis Ga­rrel pro­ta­go­ni­zó a las ór­de­nes de su pa­dre, Phi­lip­pe Ga­rrel, Les amants ré­gu­liers, la me­jor pe­lí­cu­la so­bre aquel con­vul­so pe­río­do. Un film car­ga­do de au­to­bio­grá­fi­ca ver­dad, don­de Louis es el ál­ter ego de su pa­dre, uno de los ci­neas­tas más des­ta­ca­dos, jun­to a Mau­ri­ce Pia­lat y Jean Eus­ta­che, de la ge­ne­ra­ción post Nou­ve­lle Va­gue, que en ma­yo del 68 per­te­ne­cía a otro gru­po, lla­ma­do Zan­zi­bar y más in­fluen­cia­do por la Fac­tory de Andy War­hol. Ga­rrel tam­bién co­rría por las ca­lles con su cá­ma­ra. Ro­dó Ac­tua 1, un pe­que­ño do­cu­men­to que no tu­vo la con­ti­nui­dad es­pe­ra­da, que se per­dió en el ja­leo y cu­yos pla­nos re­cons­tru­yó de me­mo­ria pa­ra Les amants ré­gu­liers. Reen­con­tra­do en 2014, Ac­tua 1, que tam­bién pue­de ver­se en YouTu­be, de­mues­tra has­ta qué pun­to la me­mo­ria de Ga­rrel, ese gran ad­mi­ra­dor de Go­dard, es ver­da­de­ra. La au­tén­ti­ca me­mo­ria de Ma­yo del 68.

‘LA BA­TA­LLA DE CANNES’ Es­te era el ti­tu­lar con el que se abría nues­tra cró­ni­ca in­te­rrum­pi­da del Fes­ti­val de Cannes de 1968, que co­rría a car­go de Jor­ge Fiestas.

AL­GU­NAS PE­LÍ­CU­LAS EN TORNO A MA­YO DEL 68: 1. ‘Mi­lou en ma­yo’ (Louis Ma­lle, 1990). 2. ‘So­ña­do­res’ (2003), de Bernardo Ber­to­luc­ci 3. ‘Mal ge­nio’ (Mi­chel Ha­za­na­vi­cius, 2017). 4. ‘Des­pués de ma­yo’ (Oli­vier As­sa­yas, 2012). 5. ‘Les amants ré­gu­liers’...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.