El ci­ne co­mo la vi­da mis­ma.

El mun­do del ci­ne ha en­con­tra­do en Twit­ter un lu­gar pa­ra se­guir crean­do y, a me­nu­do, pro­tes­tan­do. De Le­ti­cia Do­le­ra a Na­cho Vi­ga­lon­do o Jes­si­ca Chas­tain, pa­san­do por el gran maes­tro Jo­sé Luis Cuer­da, se­lec­cio­na­mos dis­tin­tos ti­pos de tui­te­ros.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ser­gi Pà­mies.

Par­tien­do de la idea de que el ci­ne es tiem­po en mo­vi­mien­to, es fá­cil ima­gi­nar la frus­tra­ción que ex­pe­ri­men­tan mu­chos ci­neas­tas al com­pro­bar cuán­tos años trans­cu­rren des­de el na­ci­mien­to de una idea has­ta su pro­yec­ción en una pan­ta­lla más o me­nos dig­na de con­si­de­rar­se co­mo tal. ¿Qué ha­cer mien­tras tan­to? Pues lo mis­mo que ha­cen el res­to de gre­mios crea­ti­vos: ma­tar las ho­ras en las re­des so­cia­les y en­tre­gar­se a sus abis­ma­les ten­ta­cio­nes. Twit­ter, igual que el ci­ne, tam­bién es tiem­po en mo­vi­mien­to. Pe­ro, en lu­gar de avan­zar a ba­se de mean­dros in­son­da­bles, fun­cio­na con la adre­na­li­na de la in­me­dia­tez, esa que re­co­mien­da con­tar has­ta diez an­tes de dar cual­quier pa­so, pe­ro que te em­pu­ja a co­me­ter im­pru­den­cias te­me­ra­rias. El in­ven­to explota la ca­pa­ci­dad hu­ma­na pa­ra el es­ca­queo, ya sea en su ver­sión do­més­ti­ca (el tui­tea­dor que de­be­ría es­tar ha­cien­do otra co­sa) o la­bo­ral (el tui­tea­dor que de­be­ría es­tar tra­ba­jan­do).

FOTOGRAMAS in­clu­ye una sec­ción de tuits del sec­tor, y allí ya se adi­vi­nan cuá­les son las ten­den­cias ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de es­te dia­bó­li­co y adic­ti­vo in­ven­to: la ra­bia, el en­tu­sias­mo y el ve­neno. Tam­bién pue­de ser­vir co­mo ta­blón de anun­cios a lo bes­tia, pa­ra tras­la­dar in­for­ma­cio­nes que qui­zá de­be­rían trans­mi­tir­se con ma­yor de­li­ca­de­za. Xa­vier Do­lan rue­da una pe­lí­cu­la, con­tra­ta a la om­ni­pre­sen­te Jes­si­ca Chas­tain y, en el mon­ta­je fi­nal, se la car­ga pa­ra lue­go in­for­mar a sus se­gui­do­res tui­te­ros de es­ta ex­pe­di­ti­va eli­mi­na­ción. Chas­tain se lo to­ma con de­por­ti­vi­dad y pro­cu­ra que no se le no­te el dis­gus­to con otro tuit. O sir­ve pa­ra ma­ni­fes­tar in­dig­na­cio­nes co­mo la de Javier Am­bros­si, que pa­só a en­gro­sar el nu­tri­do ejér­ci­to de los PPQDT (per- so­na­jes pú­bli­cos que de­jan Twit­ter) pa­ra pro­tes­tar, so­li­da­ri­zar­se o pro­tes­tar so­li­da­ri­zán­do­se. Le­ti­cia Do­le­ra, en cam­bio, bus­ca el equi­li­brio en­tre hi­per­ac­ti­vi­dad y efi­ca­cia. Pro­cu­ra no ser de­vo­ra­da por la vi­si­bi­li­dad me­diá­ti­ca de­ri­va­da de sus po­si­cio­nes fe­mi­nis­tas y de su de­nun­cia de pea­jes ba­bo­sa­men­te ma­chis­tas, y, al mis­mo tiem­po, apro­ve­cha el ti­rón pa­ra ma­ni­fes­tar sus opi­nio­nes con un cri­te­rio que, en oca­sio­nes, apli­ca la fí­si­ca de la as­per­sión. Es­tan­do co­mo es­tá el pa­tio, apro­ve­cha los pa­ro­nes a los que obli­ga el ci­ne pa­ra desa­rro­llar un cor­pus feminista que co­nec­ta con una con­cien­cia­ción trans­ver­sal y tran­se­xual, y pi­de a sus se­gui­do­res que le ayu­den a de­tec­tar poe­mas ma­chis­tas.

CON HU­MOR Y AFORISMOS

A Rus­sell Cro­we se le atri­bu­ye una ac­ti­vi­dad tui­te­ra su­pe­rior a la del mis­mí­si­mo pre­si­den­te Do­nald Trump y Na­cho Vi­ga­lon­do, pio­ne­ro a la ho­ra de par­ti­ci­par en al­guno de los fo­llo­nes de lo que el pe­rio­dis­ta San­tia­go Se­gu­ro­la de­no­mi­na bar de bo­rra­chos. Vi­ga­lon­do no ha aban­do­na­do sus ra­ma­la­zos de hu­mor y, más o me­nos re­cien­te­men­te (en Twit­ter to­do en­ve­je­ce pre­ma­tu­ra­men­te y na­da es re­cien­te), de­cía: Es­ta­mos a un mi­nu­to, A UN MI­NU­TO, de que el pue­blo de Le­pe di­ga BAS­TA. Se­ría un buen ar­gu­men­to pa­ra una pe­li vi­ga­lon­dia­na: los pue­blos con­de­na­dos por los tó­pi­cos na­cio­na­les del hu­mor se re­be­lan, se or­ga­ni­zan en ejér­ci­to ven­ga­dor, ani­qui­lan los fo­cos de in­to­xi­ca­ción e im­po­nen una nue­va dic­ta­du­ra geo­po­lí­ti­ca de la bur­la. Pe­ro uno de los tui­te­ros que ma­yor res­pe­to ge­ne­ra es Jo­sé Luis Cuer­da. No se de­di­ca ni a in­for­mar ni a dia­lo­gar, sino a ad­mi­nis­trar, en mo­do go­teo, aforismos que, al­ter­nan­do re­so­nan­cias de Ra­món Gó­mez de la Ser­na, pa­ro­dias de fi­lo­so­fía orien­tal-man­che­ga, sin­ce­ras con­do­len­cias y bro­tes de lu­ci­dez dig­nos del me­jor Jor­ge Wa­gens­berg, te ha­cen el te­dio más lle­va­de­ro. Bre­ve se­lec­ción: Se ha­bla po­co de la al­fal­fa o Yo creo que yo ya. Y mi pre­fe­ri­do: Cuan­do na­ces en Al­ba­ce­te, co­mo yo, na­ces pa­ra to­da la vi­da.

“Twit­ter, al igual que el ci­ne, tam­bién es tiem­po en mo­vi­mien­to, pe­ro se re­co­mien­da con­tar has­ta diez an­tes de co­me­ter im­pru­den­cias te­me­ra­rias”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.