Ci­ne­fi­lia.

El ac­tor y di­rec­tor fran­cés Dany Boon re­pi­te la fór­mu­la de ‘Bien­ve­ni­dos al nor­te’ con la mu­cho más au­to­bio­grá­fi­ca ‘ Mi fa­mi­lia del nor­te’. El éxi­to le ha vuel­to a son­reír. In­ten­ta­mos que nos ex­pli­que el por­qué. por Fausto Fer­nán­dez.

Fotogramas - - SUMARIO -

No voy al psi­coa­na­lis­ta: hago co­me­dia.

Una de­cla­ra­ción/con­fe­sión así bien la po­dría ha­ber he­cho Woody Allen, pe­ro per­te­ne­ce a Da­niel Ha­mi­dou, más co­no­ci­do, en sa­las de fies­ta, tea­tros y el mun­do del ci­ne, co­mo Dany Boon (di­cen que por su ob­se­sión in­fan­til res­pec­to a la se­rie te­le­vi­si­va don­de Fess Par­ker en­car­na­ba a Da­niel Boo­ne). Con Allen no so­la­men­te com­par­te el gus­to por la ri­sa con tras­fon­do (de­trás de una si­tua­ción di­ver­ti­da de­be ha­ber siem­pre al­go se­rio, afir­ma), sino el ju­daís­mo. Aun­que, en el ca­so del di­rec­tor y pro­ta­go­nis­ta de Mi fa­mi­lia del nor­te, se tra­ta de una con­ver­sión per­so­nal tardía, y no fru­to de su ter­cer ma­tri­mo­nio (con Yaël Ha­rris): Mi pa­dre era mu­sul­mán (un ar­ge­lino emi­gra­do a ese nor­te fran­cés tan in­se­pa­ra­ble de la fil­mo­gra­fía de Boon) ateo, y mi ma­dre es una ca­tó­li­ca más que prac­ti­can­te. De­be ser que amo el con­tras­te o que, en el fon­do, to­das las re­li­gio­nes son una, co­mo to­dos los pa­pe­les que ha­ces co­mo có­mi­co en reali­dad son siem­pre el mis­mo. Mi ma­dre, a la que nun­ca he he­cho reír, me hi­zo en gan­chi­llo mi ki­pá cuan­do me ca­sé. Eso sí es un ac­to de amor.

Vi­va la di­fe­ren­cia. Des­de que des­pun­ta­ra co­mo mo­no­lo­guis­ta, a prin­ci­pios de los años 90, Dany Boon (Ar­men­tiè­res, 1966) ha ex­plo­ta­do de al­guien cria­do en el nor­te de Fran­cia, con un dia­lec­to ce­rra­do y ca­si in­des­ci­fra­ble (que era el que ha­bla­ba has­ta ca­si mi ado­les­cen­cia,

re­cuer­da so­bre su iden­ti­dad ch’ti), pa­ra ha­cer un hu­mor cos­tum­bris­ta, pe­ro no exen­to de crí­ti­ca so­cial, que cul­mi­na­ría con el éxi­to de

Bien­ve­ni­dos al nor­te, que él mis­mo es­cri­bió, pro­ta­go­ni­zó y reali­zó en 2008. Mi fa­mi­lia del nor­te ven­dría a ser una es­pe­cie de se­cue­la o de­ri­va­ción de aque­lla, nos ex­pli­ca el ac­tor:

Sig­ni­fi­ca vol­ver a los orí­ge­nes, lo que pa­ra al­guien co­mo yo, que hoy vi­ve a ca­ba­llo en­tre Los Án­ge­les y Pa­rís, es esen­cial. Es re­cu­pe­rar la cor­du­ra. Tal vez por ello, en su ci­ne vea­mos ecos del tea­tro clá­si­co de Mo­liè­re (su Su­per­con­dria­que, de 2014, o Ma­nual de un ta­ca­ño, en 2016, de Fred Ca­va­yé), del tea­tro de bu­le­var de Fran­cis Ve­ber (que le di­ri­gió en El jue­go de los idio­tas, en 2006, pa­ra lle­var­lo des­pués, con gran éxi­to, al tea­tro en un re­es­treno de La ce­na de los idio­tas) y las comedias de ge­nios co­mo Louis de Fu­nès o ese Pierre Ri­chard que, pre­ci­sa­men­te, en­car­na a su pa­dre en Mi fa­mi­lia del nor­te.

El boom de Boon. Dany Boon ha sa­bi­do co­nec­tar con el sen­ti­do del hu­mor de su Fran­cia na­tal o de los paí­ses don­de sus films fun­cio­nan o, ya di­rec­ta­men­te, se re­ma­kean:

Bien­ve­ni­dos al sur (Lu­ca Mi­nie­ro, 2010), don­de te­nía un cameo. Y no ol­vi­de­mos que, ade­más de fir­mar sus pro­pias pe­lí­cu­las, ha si­do di­ri­gi­do por Ch­ris­tian Ca­rion (Fe­liz Na­vi­dad, en 2005), Jean-Pierre Jeu­net (Mic­macs, en 2006), Pas­cal Chau­meil (Llé­va­me a la Lu­na, en 2012) o Ju­lie Delpy (Lo­lo, el hi­jo de la no­via, en 2015). No sa­bría de­cir cuál es el se­cre­to de mi éxi­to co­mo di­rec­tor, ana­li­za:

Creo que na­die lo sa­be. Sí que sé lo que me gus­ta ha­cer, y eso es ser sin­ce­ro, es­tar cer­ca de las per­so­nas, re­tra­tar­las con ca­ri­ño e iro­nía. Vol­ver a ser un ni­ño. Mis comedias, en reali­dad, son el re­gre­so a la in­fan­cia de sus per­so­na­jes. Comedias que le han con­ver­ti­do en mul­ti­mi­llo­na­rio, aun­que, co­mo él mis­mo di­ce (ci­tan­do al có­mi­co Co­lu­che), no soy un nue­vo ri­co, soy un vie­jo pobre. Nue­va­men­te, el pe­so de ese pa­sa­do de pe­nu­rias eco­nó­mi­cas.

“No sé cuál es el se­cre­to de mi éxi­to. Sí sé que mis comedias son, en reali­dad, el re­gre­so a la in­fan­cia de sus per­so­na­jes”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.