Pa­trick Sch­war­ze­neg­ger, por Amor a me­dia­no­che.

Es el hi­jo de Ar­nold y la so­bri­na del pre­si­den­te Ken­nedy. Pa­trick Sch­war­ze­neg­ger bus­ca su si­tio en el ci­ne con ‘Amor a me­dia­no­che’, un dra­ma ro­mán­ti­co que pro­ta­go­ni­za jun­to a la te­le­vi­si­va y ex chi­ca Dis­ney Be­lla Thor­ne (‘Sha­ke It Up’) y que le sir­ve, en

Fotogramas - - SUMARIO - por R.S. AMOR A ME­DIA­NO­CHE SE ES­TRE­NA EL 4 DE MA­YO

Su pa­dre, Ar­nold, fue sie­te ve­ces Mr. Olym­pia, una de las es­tre­llas del ci­ne de los 80 y 90, y ex go­ber­na­dor de Ca­li­for­nia. Su ma­dre, Ma­ria Sh­ri­ver, per­te­ne­ce a la fa­mi­lia real de la po­lí­ti­ca USA, los Ken­nedy, y es una pe­rio­dis­ta que tie­ne en su ha­ber un Emmy y un Pre­mio Pea­body. A Pa­trick Sch­war­ze­neg­ger

(Los Án­ge­les, 1993) le co­no­cía­mos por sus li­gues (Mi­ley Cy­rus) y sus co­le­gas (Jus­tin Bie­ber). Es­to pue­de cam­biar con Amor de me­dia­no­che, un dra­ma ro­mán­ti­co de Scott Speer

(Step Up Re­vo­lu­tion),

re­ma­ke de una cin­ta ni­po­na de No­rihi­ro Koi­zu­mi de 2006, que li­de­ra con Be­lla Thor­ne. ¿La his­to­ria? Un chi­co y una chi­ca, que no pue­de sa­lir a la ca­lle de día por una en­fer­me­dad, se enamo­ran...

1. Mi amor por el ci­ne.

"Vie­ne de mi pa­dre, que me lle­va­ba a los sets cuan­do era un ni­ño. Fui al ro­da­je de Bat­man & Ro­bin (1997) con 4 años. Des­de en­ton­ces, quie­ro ser ac­tor".

2. El pe­so de sus ape­lli­dos.

"Yo no me sien­to pre­sio­na­do por la fa­ma de mis pa­dres. Quie­ro labrarme mi ca­mino. Lo que yo no quie­ro es que me vean co­mo el nue­vo chi­co Ken­nedy o co­mo el hi­jo de Ar­nold".

3. En­gan­cha­do al dra­ma. "Me en­can­ta llo­rar vien­do una pe­lí­cu­la. A mi no­via (la mo­de­lo Abby Cham­pion) tam­bién le gus­tan, así que no nos per­de­mos ni un dra­ma. Soy muy fan de El Dia­rio de Noa (Nick Cas­sa­ve­tes, 2004) o Ba­jo la mis­ma es­tre­lla

(Josh Boo­ne, 2014)".

4. In­ten­tar­lo siem­pre. "Ser ac­tor es en­fren­tar­se a gen­te que te di­ce NO ca­si ca­da día. La cla­ve, di­ce mi pa­dre, es no creer­los. Él lle­gó a Amé­ri­ca con 20 dó­la­res en el bol­si­llo, y triun­fó".

5. Co­ra­zón ro­to. "He te­ni­do al­gu­nas re­la­cio­nes que no han fun­cio­na­do, pe­ro tie­nes que mi­rar ha­cia ade­lan­te.

Las rup­tu­ras cur­ten. Tie­nes que sa­car lo po­si­ti­vo de tu tris­te­za pa­ra con­ver­tir­te en una per­so­na me­jor".

“QUIE­RO LABRARME MI CA­MINO. NO QUIE­RO QUE ME VEAN CO­MO EL NUE­VO CHI­CO KEN­NEDY O EL HI­JO DE AR­NOLD”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.