Ja­son Blum, por Ver­dad o re­to.

El es­treno de ‘Ver­dad o re­to’ es la ex­cu­sa pa­ra ju­gar con su pro­duc­tor, Ja­son Blum, quien nos da las cla­ves pa­ra ser el rey del te­rror del si­glo XXI con su pro­duc­to­ra Blum­hou­se.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Fausto Fer­nán­dez. ES­TRENO: 11 MA­YO

Pro­du­ci­mos pe­lí­cu­las de te­rror por­que son ba­ra­tas, por­que son una apues­ta co­mer­cial se­gu­ra y por­que en ellas te­ne­mos mu­chí­si­ma más li­ber­tad pa­ra ha­blar de lo que el mains­tream de Holly­wood no pue­de. La fran­qui­cia, y aho­ra tam­bién se­rie de TV, The Pur­ge es el me­jor ejem­plo. Es ci­ne po­lí­ti­co. Yo soy una per­so­na po­lí­ti­ca an­tes que pro­duc­tor de ci­ne. Es­toy en con­tra de esa ver­güen­za de pre­si­den­te que te­ne­mos en mi país, y ca­da film de The Pur­ge que es­tre­na­mos con­tie­ne una bo­fe­ta­da a su man­da­to, ase­gu­ra Ja­son Blum (Los Án­ge­les, 1969).

Los presupuestos ba­jos te ase­gu­ran un to­tal con­trol crea­ti­vo. Pe­ro eso no quie­re de­cir que no de­je li­ber­tad a guio­nis­tas o di­rec­to­res, que la hay, pe­ro den­tro de las di­rec­tri­ces de la pro­duc­to­ra. Si gas­tas po­co, y el ci­ne de te­rror no exi­ge gran­des presupuestos, no es­tás ob­se­sio­na­do por re­sul­tar ren­ta­ble. Pue­do va­na­glo­riar­me de que des­de el es­treno de Pa­ra­nor­mal Ac­ti­vity (Oren Pe­li, 2007), que só­lo cos­tó 15.000 dó­la­res y re­cau­dó más de 200 mi­llo­nes en to­do el mun­do, no he per­di­do ja­más di­ne­ro.

Amo a los di­rec­to­res. Yo ja­más se­ré uno, por­que odio di­ri­gir. Eso es al­go que me di­fe­ren­cia de Ro­ger Cor­man, cu­yo mo­de­lo de pro­duc­ción in­de­pen­dien­te y den­tro del ci­ne de gé­ne­ro es­tá muy cer­cano al de mi em­pre­sa. Cor­man era, ade­más, un ex­ce­len­te rea­li­za­dor. Pre­fie­ro con­tra­tar a ta­len­tos emer­gen­tes que lue­go sal­tan a las ma­jors, co­mo Scott De­rrick­son (Si­nis­ter), Ja­mes Wan (In­si­dious), Jor­dan Pee­le (Dé­ja­me sa­lir) o Ja­mes DeMo­na­co (The Pur­ge: La No­che de las Bes­tias). O res­ca­tar a per­so­nas co­mo M. Night Sh­ya­ma­lan (en La vi­si­ta, Múl­ti­ple y su se­cue­la, Glass) y Spi­ke Lee (en la in­mi­nen­te Bla­cK­kK­lans­man). Y que ta­len­tos co­mo Da- vid Koepp o Da­vid Gor­don Green (en la nue­va Ha­llo­ween) quie­ran tra­ba­jar en y co­mo lo ha­ce­mos en nues­tra pro­duc­to­ra Blum­hou­se, fun­da­da en 2000.

El acuer­do con una ma­jor co­mo Uni­ver­sal nos ayu­da a lle­gar a más mer­ca­dos, aun­que eso no quie­re de­cir que ten­ga­mos que ple­gar­nos a sus exi­gen­cias. Ellos tie­nen unos pro­duc­tos muy co­mer­cia­les, ren­ta­bles, y no­so­tros una vía de dis­tri­bu­ción po­de­ro­sa. Ade­más, gra­cias a es­te acuer­do po­de­mos to­mar li­cen­cias Uni­ver­sal, co­mo la de Tem­blo­res y ex­plo­tar­las de nue­vo. ¿Qué si so­mos la ver­sión ba­ra­ta de su Dark Uni­ver­se? Bueno, su Dark Uni­ver­se no les ha aca­ba­do de fun­cio­nar, se­gu­ra­men­te, por­que se em­pe­ñan en ha­cer su­per­pro­duc­cio­nes. Si nos de­ja­ran, Blum­hou­se ex­plo­ta­ría sus mons­truos le­gen­da­rios des­de el low cost ima­gi­na­ti­vo.

Abrir­nos al ta­len­to ex­tran­je­ro es una prio­ri­dad in­me­dia­ta. No sé si sa­be la gen­te que es­tu­vi­mos en con­ver­sa­cio­nes con un di­rec­tor es­pa­ñol de pe­lí­cu­las de te­rror, Jau­me Ba­la­gue­ró, y que en te­le­vi­sión (The Ri­ver,

en 2012) tra­ba­jé con otro: Jau­me Co­llet-Se­rra. Si­go a la ma­yo­ría de los au­to­res de gé­ne­ro de Es­pa­ña, y de Eu­ro­pa, así que, más pron­to que tar­de, es­ta­rán con no­so­tros.

No ne­ce­si­tas ser úni­ca­men­te una mar­ca co­no­ci­da. Tam­bién de­bes es­tar siem­pre pre­sen­te en el mer­ca­do, y de ahí nues­tra hi­per­ac­ti­vi­dad. Ya no es­ta­mos en los tiem­pos de pe­lí­cu­las que per­ma­ne­cían me­ses o años en las car­te­le­ras. Y es que el espectador ca­da vez exi­ge más, quie­re in­puts nue­vos, y no­so­tros se los da­mos. Ha­cer se­cue­las o ex­plo­tar una fran­qui­cia no es si­nó­ni­mo de fal­ta de ori­gi­na­li­dad. ¡Al con­tra­rio!: te obli­gan a dar y ha­cer al­go nue­vo. En Blum­hou­se, te­ne­mos la nor­ma de que una se­cue­la de­be ser un 50 por cien­to fiel al ori­gi- nal, re­pe­tir lo que la ha he­cho triun­far, y otro 50 por cien­to que ofrez­ca al­go di­fe­ren­te, que lle­ve más allá los con­cep­tos bá­si­cos.

Ha­cer al­go nue­vo de al­go vie­jo es otro de los se­cre­tos en Blum­hou­se. Al fi­nal, to­dos nos asus­ta­mos de lo mis­mo: de lo des­co­no­ci­do. Pe­ro ese al­go des­co­no­ci­do de­be asen­tar­se en al­go que no lo sea, de ahí que fun­cio­ne tan bien la pre­mi­sa de Ver­dad o re­to. Par­te de un jue­go ado­les­cen­te que to­dos co­no­cen y lo lle­va al lí­mi­te de los mie­dos de esos mis­mos jó­ve­nes. Jeff (Wad­low, el di­rec­tor del film, y fir­man­te de, por ejem­plo, Kick-Ass 2) lo sa­be bien: ya uti­li­zó an­tes la fá­bu­la del ni­ño que gri­ta­ba ¡que vie­ne el lo­bo! en Cry Wolf (2005).

“Si gas­tas po­co, y el ci­ne de te­rror no exi­ge gran­des presupuestos, no es­tás ob­se­sio­na­do en re­sul­tar ren­ta­ble. Des­de ‘Pa­ra­nor­mal Ac­ti­vity’ no he per­di­do ja­más di­ne­ro”.

Ty­ler Po­sey y Vio­lett Bea­ne en ‘Ver­dad o re­to’, de Jeff Wad­low: el te­rror de un psi­có­pa­ta ju­gue­tón con­tra unos jó­ve­nes de fies­ta.

1. En 2007, apa­re­ció la sa­ga ‘Pa­ra­nor­mal Ac­ti­vity’, de Oren Pe­li. 2. ‘In­si­dious’ ate­rri­zó en 2010, con Ja­mes Wan de­trás de las cá­ma­ras. 3. Pa­ra el pri­mer ‘Si­nis­ter’ (2012) se con­fió en Scott De­rrick­son. 4. ‘The Pur­ge: La No­che de las Bes­tias’, arran­có...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.