Mar Coll, por Ma­tar al pa­dre.

Las siem­pre com­ple­jas re­la­cio­nes pa­ter­no­fi­lia­les ver­te­bran ‘Ma­tar al pa­dre’, la tra­gi­co­me­dia que Mar Coll es­tre­na en Mo­vis­tar. Un re­tra­to tru­fa­do de hu­mor que ha­bla de mie­dos vi­ta­les, y del pe­so de la he­ren­cia.

Fotogramas - - SUMARIO - por Àlex Mon­to­ya.

Co­sas que im­por­tan. En 2009, su fres­cu­ra irrum­pió en el ci­ne es­pa­ñol con Tres días con la fa­mi­lia. Cua­tro años des­pués, con To­dos quie­ren lo me­jor pa­ra ella, si­guió ex­plo­ran­do los siem­pre com­ple­jos re­co­ve­cos que se es­con­den en las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res. Con su ter­ce­ra cria­tu­ra, Ma­tar al pa­dre, Mar Coll (Bar­ce­lo­na, 1981) da el sal­to a la te­le­vi­sión pa­ra reflexionar so­bre los mie­dos (al fra­ca­so, a la so­bre­pro­tec­ción, a per­der el con­trol, al pe­so de la he­ren­cia) de un per­so­na­je al que la pa­ter­ni­dad, a ve­ces, le que­da gran­de.

Ja­co­bo Vidal, el pro­ta­go­nis­ta de es­ta mi­ni­se­rie de cua­tro epi­so­dios, es un hom­bre, cuen­ta Coll, rí­gi­do, dis­fun­cio­nal, ob­se­si­vo, con­tra­dic­to­rio, im­pul­si­vo y emo­cio­nal pe­se a creer­se ce­re­bral, mar­ca­do por el mie­do, y que no tie­ne las he­rra­mien­tas pa­ra amar de la me­jor ma­ne­ra. Un com­pen­dio de virtudes, sí, y un ti­po ex­tra­or­di­na­ria­men­te hu­mano. Me gus­ta­ría que la gen­te que ha vi­vi­do con al­guien co­mo él fue­ra ca­paz de me­ter­se en su piel y em­pa­ti­zar con su an­gus­tia, afir­ma la ci­neas­ta, sal­van­do a al­guien en el que, pro­ba­ble­men­te, el espectador ve­rá re­fle­ja­dos a ami­gos, co­no­ci­dos, qui­zás a sus pro­pios pa­dres, in­clu­so, por qué no, a sí mis­mos.

Un hom­bre, cua­tro mo­men­tos. Ma­tar al pa­dre es un re­tra­to de per­so­na­je, y de una de­ri­va anun­cia­da, en cua­tro mo­men­tos con­cre­tos de su vi­da. El pri­mer epi­so­dio nos si­túa en 1996: ca­sa­do con una te­ra­peu­ta mu­cho me­nos con­tro­la­do­ra que él, Ja­co­bo in­ten­ta que sus hi­jos ado­les­cen­tes si­gan el ca­mino que cree me­jor, mien­tras in­ten­ta su­pe­rar la re­la­ción con su pro­pio, y mez­quino, pa­dre, pos­tra­do en la ca­ma en es­ta­do ter­mi­nal. Ocho años, y un ca­pí­tu­lo, des­pués, mu­chas co­sas han cam­bia­do, y se­gui­rán ha­cién­do­lo en un ter­ce­ro que nos lle­va a 2008, y al es­ta­lli­do de la cri­sis eco­nó­mi­ca, y en un cuar­to, en 2012, en el que nues­tro hom­bre se en­fren­ta a su pro­pio fra­ca­so. Qui­zás más que a un fra­ca­so, a una pro­fun­da de­cep­ción, ma­ti­za Mar Coll: Cuan­do se en­cuen­tra a las puer­tas de la ter­ce­ra edad, em­pie­za a vis­lum­brar esa vul­ne­ra­bi­li­dad que le ate­na­za, y a no en­ten­der un mun­do que ha cam­bia­do y que no fun­cio­na co­mo él cree que de­be­ría...

El al­ma de Ja­co­bo. Pa­ra plas­mar su di­bu­jo, Coll ha contado con un cómplice que fun­cio­na con ab­so­lu­ta pre­ci­sión: Gon­za­lo de Cas­tro se ha­ce su­yo al pro­ta­go­nis­ta (fue muy muy fá­cil, lo en­ten­dió rá­pi­da­men­te, di­ce la di­rec­to­ra), y, con él, la chi­le­na Pau­li­na Gar­cía, o sus su­fri­dos hi­jos en la fic­ción, Gre­ta Fer­nán­dez y un Mar­cel Bo­rràs que, en la piel de To­más, es la an­tí­te­sis de nues­tro hom­bre.

Es un chi­co ab­sor­bi­do y aplas­ta­do por la fi­gu­ra pa­ter­na, ex­pli­ca la ci­neas­ta, que su­fre du­ran­te años pa­ra cons­tuir su pro­pia iden­ti­dad y ga­nar en au­to­es­ti­ma. Esa lu­cha generacional sir­ve, en Ma­tar al pa­dre, pa­ra en­ca­rar otro de los gran­des te­mas de la se­rie: la he­ren­cia emo­cio­nal, la per­pe­tua­ción, y re­pe­ti­ción, de los erro­res.

Asun­tos gra­ves con­ta­dos, eso sí, de un mo­do li­ge­ro: Es­cri­bo con mis ami­gos (Va­len­ti­na Vi­so y Die­go Ve­ga) y su­pon­go que por eso ter­mi­na­mos rién­do­nos de to­do, ase­gu­ras Coll: Creo que es una for­ma muy sa­na de ha­blar de te­mas muy se­rios y dra­má­ti­cos. La apro­xi­ma­ción des­de el hu­mor ne­gro me pa­re­ce más efi­caz y más in­tere­san­te. La se­rie co­mien­za con un tono que pue­de des­co­lo­car al espectador, pe­ro, a me­di­da que vas co­nec­tan­do con los per­so­na­jes, tam­bién au­men­ta ese hu­mor. ESTR.: 25 MA­YO EN MO­VIS­TAR (COM­PLE­TA)

2 1

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.