Char­lot­te Ram­pling, por Han­nah.

‘Han­nah’. Char­lot­te Ram­pling lo­gró la Co­pa Vol­pi de Ve­ne­cia por su pa­pel de mu­jer ator­men­ta­da por los pe­ca­dos de su ma­ri­do. Con­ver­sa­mos con la ac­triz so­bre el film de An­drea Pa­llao­ro.

Fotogramas - - SUMARIO - por Ma­nu Yá­ñez (Fes­ti­val de Ve­ne­cia).

DE QUÉ VA: Em­pu­ja­da a en­fren­tar las con­se­cuen­cias del en­car­ce­la­mien­to de su ma­ri­do, Han­nah (Char­lot­te Ram­pling) se des­cu­bre atra­pa­da en­tre la ne­ga­ción y una reali­dad gris.

El per­so­na­je de Han­nah es­tá ba­ña­do en un pro­fun­do mis­te­rio.

An­drea Pa­llao­ro es­cri­bió el per­so­na­je pen­san­do en mí. Cuan­do me en­vió el guion, me pa­re­ció muy su­ge­ren­te. Ha­bía vis­to su an­te­rior film, Me­deas

(2013), que me pa­re­ció sen­sa­cio­nal. Así que de­ci­dí con­fiar ple­na­men­te en su vi­sión de mi per­so­na­je y de la pe­lí­cu­la en su con­jun­to, con sus co­lo­res apa­ga­dos, su ca­den­cia pau­sa­da, su aus­te­ri­dad for­mal. Le po­dría ha­ber pe­di­do a An­drea con­tar más so­bre el per­so­na­je, pe­ro de­ci­dí de­jar­me atra­par por la com­ple­ji­dad de Han­nah. El per­so­na­je tie­ne al­go de la Jean­ne Diel­man de la di­rec­to­ra bel­ga Chan­tal Aker­man.

Sí, Jean­ne Diel­man, 23 quai du Com­mer­ce, 1080 Bru­xe­lles (1975) era un re­fe­ren­te im­por­tan­te pa­ra

An­drea. Cuan­do me lo co- men­tó, pen­sé que po­día ser un desafío apa­sio­nan­te ex­plo­rar una co­ti­dia­ni­dad si­len­te y mar­ca­da por las re­pe­ti­cio­nes. Me in­te­re­sa el ci­ne que po­ne en jue­go al­gún ti­po de ex­pe­ri­men­ta­ción, el ci­ne que se ex­pre­sa a tra­vés de la for­ma y no só­lo a tra­vés de la his­to­ria que se cuen­ta. Ade­más, con el tiem­po, me he ido es­pe­cia­li­zan­do en en­car­nar per­so­na­jes que trans­mi­ten más con los ges­tos y las mi­ra­das que con las pa­la­bras, y Han­nah se ajus­ta a ese per­fil.

Una vez es­tu­dia­do el guion, ¿con­tó con es­pa­cio pa­ra la im­pro­vi­sa­ción?

Sí, en los pla­nos se­cuen­cia del film, yo po­día mo­ver­me con re­la­ti­va li­ber­tad. De es­ta ma­ne­ra, An­drea me em­pu­jó a ha­bi­tar el per­so­na­je, a sen­tir su tor­men­to y de­jar­me lle­var por su os­cu­ri­dad in­te­rior. Han­nah ha si­do una ex­pe­rien­cia in­ten­sa. To­da la pe­lí­cu­la gi­ra en torno a la ob­ser­va­ción de mi per­so­na­je, que ca­si siem­pre es­tá en so­le­dad. Me sen­tí to­tal­men­te ex­pues­ta co­mo ac­triz y co­mo ser hu­mano. Cuan­do pien­sa en su tra­yec­to­ria, ¿hay al­gu­na pe­lí­cu­la que le pa­rez­ca par­ti­cu­lar­men­te re­le­van­te?

Al prin­ci­pio de mi ca­rre­ra, me sen­tía un po­co dis­per­sa, no aca­ba­ba de en­con­trar mi lu­gar en el ci­ne. Pe­ro, en­ton­ces, cuan­do ya ha­bía cum­pli­do 50 años, tu­ve la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con Fra­nçois Ozon en Ba­jo la are­na

(2000), y des­cu­brí que ese era el ti­po de pe­lí­cu­la que siem­pre ha­bía que­ri­do ha­cer: una obra ca­paz de ex­pre­sar­se ca­si sin pa­la­bras. En aquel ca­so, pa­ra ha­blar acer­ca del pe­so de la au­sen­cia. Es un ejem­plo pa­re­ci­do al de Han­nah. No es muy ha­bi­tual en­con­trar una pe­lí­cu­la cen­tra­da com­ple­ta­men­te en el per­so­na­je de una mu­jer ma­du­ra.

En un mun­do en el que ca­da vez hay más gen­te ma­yor, en el que ca­da vez en­ve­je­ce­mos me­jor, me pa­re­ce nor­mal que se ha­gan pe­lí­cu­las so­bre no­so­tros (Ram­pling tie­ne 72 años). No tie­ne sen­ti­do que to­do el ci­ne se cen­tre en la be­lle­za ju­ve­nil.

ES­TRENO: 18 MA­YO

Char­lot­te Ram­pling (72 años) con el di­rec­tor ita­liano An­drea Pa­llao­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.