Los In­creí­bles 2. La fa­mi­lia fan­tás­ti­ca de Pi­xar.

Han te­ni­do que pa­sar 14 años y 13 pe­lí­cu­las, pe­ro Pi­xar, por fin, re­clu­ta de nue­vo a su fa­mi­lia más he­roi­ca pa­ra sal­var el mun­do. FO­TO­GRA­MAS ha vi­si­ta­do sus es­tu­dios pa­ra co­no­cer, de pri­me­ra mano, có­mo se ha con­fec­cio­na­do ‘Los In­creí­bles 2’.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Marc Tió (Emery­vi­lle, Ca­li­for­nia).

Los in­creí­bles 2 no pier­de el tiem­po. Arran­ca segundos des­pués de la pri­me­ra par­te, jus­to en el mo­men­to en el que los in­te­gran­tes de la fa­mi­lia Parr, He­len, Bob y sus hi­jos Vio­let, Dash y Jack-Jack, se en­fren­tan al ata­que de un nue­vo su­per­vi­llano lla­ma­do el So­ca­va­dor. Su di­rec­tor, Brad Bird, re­ve­la a FO­TO­GRA­MAS que no con­tem­pló otra op­ción. Me pa­re­cía un ro­llo te­ner que en­ve­je­cer a to­do el mun­do y per­der­me el pro­ce­so de adap­ta­ción de los hi­jos a su nue­va reali­dad co­mo su­per­hé­roes. Que­ría ex­plo­rar esas re­la­cio­nes un po­co más, y cam­biar su edad lo afec­ta­ba to­do. Bird vuel­ve a di­ri­gir a los per­so­na­jes ani­ma­dos que él creó des­pués de pa­sar los úl­ti­mos años pro­ban­do con ac­to­res de carne y hue­so en Mi­sión: Im­po­si­ble. Pro­to­co­lo fan­tas­ma (2011) y To­mo­rrow­land: el mun­do del ma­ña­na (2015). Pe­ro la car­te­le­ra ha cam­bia­do mu­cho en la úl­ti­ma dé­ca­da, y los su­per­hé­roes de Mar­vel y DC se dispu­tan aho­ra las bu­ta­cas de me­dio mun­do. El rea­li­za­dor acep­ta el re­to sin pro­ble­mas. Te sien­tes co­mo si en­tra­ras a un cam­po de fút­bol que ha vi­vi­do mu­chos par­ti­dos. El cés­ped es­tá mus­tio, no hay vi­da... pe­ro tie­nes que ju­gar de to­das for­mas. Soy cons­cien­te que com­pe­ti­mos

con mu­chas pe­lí­cu­las y se­ries, pe­ro no he per­di­do de vis­ta que el ori­gen de to­do es­to no son los su­per­po­de­res, sino la fa­mi­lia.

Si el clan es lo más im­por­tan­te, el miem­bro que ocu­pa el pri­mer pues­to del po­dio es Elas­ti­girl, que li­de­ra unas bue­nas es­ce­nas de ac­ción; en­tre otras, una tre­pi­dan­te per­se­cu­ción de un mo­no­rraíl fue­ra de con­trol. Aun­que pa­rez­ca que Bird si­ga el hi­lo ac­tual de Holly­wood, que pa­re­ce to­mar­se más en se­rio dar ma­yor re­le­van­cia a ro­les fe­me­ni­nos, es­to es al­go que tu­vo en­se­gui­da en la ca­be­za, ya an­tes de fi­na­li­zar la pri­me­ra cin­ta. Cuan­do ter­mi­na­mos, tu­ve dos ideas pa­ra la con­ti­nua­ción: la pri­me­ra fue con­ver­tir a Jac­kJack en más que la sim­ple dis­trac­ción de un per­so­na­je se­cun­da­rio y, la se­gun­da, in­ver­tir el pro­ta­go­nis­mo en­tre el pa­dre y la ma­dre, dar­le más alas a He­len.

EL PA­SO DEL TIEM­PO

FO­TO­GRA­MAS se pre­sen­ta en los es­tu­dios Pi­xar, en la cos­ta oes­te de los Es­ta­dos Uni­dos, tan so­lo unos me­ses an­tes del es­treno nor­te­ame­ri­cano, y las pri­sas se res­pi­ran por sus pa­si­llos. Sus ani­ma­do­res tra­ba­jan si­mul­tá­nea­men­te en tres films: los úl­ti­mos re­to­ques de Los In­creí­bles 2, Toy Story 4 y un pro­yec­to aún se­cre­to. Ini­cial­men­te, la cuar­ta par­te de la his­to­ria de los ju­gue­tes iba pri­me­ro, pe­ro al fi­nal se op­tó por in­ver­tir el or­den y avan­zar un año la fe­cha de es­treno de los su­per­hé­roes, pa­ra sus­to mo­nu­men­tal del equipo crea­ti­vo. Llevo tres años tra­ba­jan­do en ella, y es el pe­río­do más cor­to de mi ca­rre­ra en cual­quier tí­tu­lo, con­fie­sa Ralph Eg­gles­ton, res­pon­sa­ble del di­se­ño de pro­duc­ción. El di­rec­tor le qui­ta im­por­tan­cia, por­que (y ya es ma­la suer­te) le ha pa­sa­do otras ve­ces:

Cu­rio­sa­men­te, ade­lan­ta­mos tam­bién la pri­me­ra par­te, pe­ro creo que la pre­sión ayu­da a tra­ba­jar du­ro y a dar lo me­jor de ti.

Al­guien po­dría pen­sar que, al tra­tar­se de una se­cue­la, el pro­ce­so es más sen­ci­llo por­que se pue­de re­cu­rrir al re­ci­cla­je. Pe­ro Eg­gles­ton nos sa­ca de es­te clá­si­co error. No po­de­mos apro­ve­char ca­si na­da, por­que to­do si­gue un nue­vo con­cep­to, y la tec­no­lo­gía cam­bia muy rá­pi­da­men­te. Sí he­mos res­pe­ta­do al­gu­nos pun­tos de re­fe­ren­cia, co­mo edi­fi­cios o ca­lles de la ciu­dad, pa­ra man­te­ner la con­ti­nui­dad, pe­ro el res­to se ha he­cho des­de ce­ro. Tam­bién pa­re­ce­ría que la me­to­do­lo­gía a la ho­ra de ha­cer una cin­ta con ac­to­res hu­ma­nos y de­co­ra­dos de car­tón pie­dra es ra­di­cal­men­te di­fe­ren­te res­pec­to a una de di­bu­jos pe­ro, en reali­dad, es ca­si idén­ti­ca. Lo úni­co que cam­bia es que hay que di­se­ñar­lo to­do y, lue­go, ani­mar­lo.

Los In­creí­bles 2 trans­cu­rre a fi­na­les de los años 50, pe­ro con un to­que mo­derno, y eso lle­vó al equipo a re­pa­sar las crea­cio­nes de ar­qui­tec­tos de la ta­lla de Frank Lloyd Wright y Mies van der Rohe. Pa­ra Bird, era cla­ve no mo­ver­se de es­ta épo­ca. He­mos si­do muy fie­les a la his­to­ria. Es ver­dad que apa­re­cen apa­ra­tos fu­tu­ris­tas pe­ro, por ejem­plo, los mó­vi­les no exis­ten. He­mos he­cho co­mo con las pe­lí­cu­las de Ja­mes Bond, en las que apa­re­cen gad­gets mo­der­nos, pe­ro sin des­en­to­nar con su épo­ca. Una vez es­bo­za­dos ob­je­tos y pie­zas de mo­bi­lia­rio, un ba­ta­llón de ani­ma­do­res les da la tex­tu­ra ne­ce­sa­ria y los lle­na de im­pu­re­zas pa­ra dar­le el má­xi­mo rea­lis­mo. En es­tos 14 años en­tre los dos

“CON ES­TA SE­GUN­DA EN­TRE­GA DESEA­BA EX­PLO­RAR LAS RE­LA­CIO­NES FA­MI­LIA­RES UN PO­CO MÁS. CAM­BIAR SUS EDA­DES HU­BIE­RA AFEC­TA­DO A TO­DO”. Brad Brid, di­rec­tor.

films, la tec­no­lo­gía ha cam­bia­do de ma­ne­ra ra­di­cal, y eso per­mi­te su­per­fi­cies y mo­vi­mien­tos ex­tre­ma­da­men­te rea­lis­tas que no es­ta­ban dis­po­ni­bles en­ton­ces. De he­cho, pa­ra evi­tar un con­tras­te brus­co en­tre ellos, la se­gun­da par­te no ad­quie­re to­do su po­ten­cial has­ta pa­sa­das al­gu­nas es­ce­nas.

SU­PER­HÉ­ROES A GOGÓ

La fa­mi­lia Parr no for­ma el úni­co equipo de su­per­hé­roes de la pe­lí­cu­la. Hay to­da una co­lec­ción de per­so­na­jes nue­vos con po­de­res inusua­les. Uno de ellos es Va­cío, fan in­con­di­cio­nal de Elas­ti­girl, y que tie­ne la ha­bi­li­dad de mo­ver ob­je­tos abrien­do agu­je­ros es­pa­cia­les. Tam­bién es­tá el abue­lo Re­flu­jo, cu­yo po­der es fá­cil de adi­vi­nar: vo­mi­ta la­va abra­sa­do­ra. Fi­nal­men­te, en­con­tra­re­mos a He­lec­trix, que pue­de lan­zar des­car­gas eléc­tri­cas a tra­vés de las pun­tas de sus de­dos. Es­te úl­ti­mo su­per­hé­roe ha si­do crea­do por el ar­tis­ta Alon­so Mar­tí­nez, que em­pe­zó a tra­ba­jar en la em­pre­sa ha­ce 10 años, con Up (Pe­te Doc­ter, 2009), y ha pa­sa­do por to­dos los pro­yec­tos de Pi­xar has­ta Co­co (Lee Un­krich, 2017). Mar­tí­nez creó una es­cul­tu­ra del per­so­na­je y se ase­gu­ró de que los ani­ma­do­res ge­ne­ra­ran mo­vi­mien­to rea­lis­tas, co­mo nos ex­pli­ca: El guion, del mis­mo Brad Bird, era com­ple­tí­si­mo, pe­ro tu­ve la li­ber­tad de plas­mar mi vi­sión y dar­le vi­da. El di­rec­tor con­fía en que, gra­cias al ta­len­to in­vo­lu­cra­do, el pú­bli­co sin­to­ni­za­rá de nue­vo con los per­so­na­jes, a pe­sar de los años trans­cu­rri­dos. Nun­ca per­si­go con­ten­tar al pú­bli­co por­que sí. No hay un so­lo ti­po de es­pec­ta­dor, y que­rer gus­tar a to­do el mun­do es la for­ma más fá­cil de no ha­cer­lo. Nos he­mos to­ma­do el tiem­po ne­ce­sa­rio pa­ra ofre­cer al­go dis­tin­to. Mu­chas se­cue­las se ha­cen co­mo chu­rros, pa­ra sa­car di­ne­ro. Yo quie­ro que el pú­bli­co si­ga dis­fru­tan­do de lo que ha­ce­mos por mu­chos años.

1. Fro­zono pro­te­ge a Vio­let y Das­hiell Parr de un pe­li­gro. 2. Elas­ti­girl reúne a un nue­vo gru­po de su­per­hé­roes, en­tre los que es­tán Va­cío. Kru­ji­do, He­lec­trix y Re­flu­jo. 3. Bob Parr se que­da en ca­sa co­mo su­per­pa­pá mien­tras Elas­ti­girl sal­va el...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.