Kol­do Al­man­doz, por Oreina.

‘Oreina’. El se­gun­do lar­go­me­tra­je de Kol­do Al­man­doz se de­tie­ne en mo­men­tos que pa­san inad­ver­ti­dos, en ins­tan­tes de trán­si­to con per­so­na­jes del ex­tra­rra­dio que lu­chan por in­te­grar­se.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Ma­ri­ló Gar­cía.

DE QUÉ VA: Kha­lil, un jo­ven afri­cano (Lau­lad Ah­med Sa­leh), pes­ca de for­ma fur­ti­va con un hom­bre que no se ha­bla con su her­mano a pe­sar de com­par­tir la mis­ma ca­sa.

Uno de los nues­tros. Co­mo el río que re­co­rre la ma­ris­ma, en Oreina (cier­vo) el di­rec­tor Kol­do Al­man­doz se de­jó lle­var so­bre la mar­cha, dan­do re­le­van­cia en su film al que iba a ser só­lo un per­so­na­je se­cun­da­rio. La his­to­ria ori­gi­nal era la de dos her­ma­nos que no se ha­bla­ban. Sin em­bar­go, el de­ve­nir del cha­val afri­cano me ter­mi­nó in­tere­san­do más. Sien­do el más im­per­fec­to, era el más na­tu­ral. Ade­más los her­ma­nos es­tán en el oca­so de su vi­da y el cha­val re­pre­sen­ta la es­pe­ran­za del fu­tu­ro. Un jo­ven des­arrai­ga­do –el es­plén­di­do (y de­bu­tan­te) Lau­lad Ah­med Sa­leh–, que se in­ten­ta adap­tar. Filmamos en eus­ke­ra por­que me ser­vía pa­ra mar­car al per­so­na­je. Aun­que se ha cria­do aquí, el ga­so­li­ne­ro, que ha­bla con su hi­ja en eus- ke­ra, ve sus ras­gos y cam­bia al cas­te­llano. To­da­vía cree­mos que es­ta gen­te no son de los nues­tros, cuan­do es­ta gen­te so­mos no­so­tros ya.

Reali­da­des pe­ri­fé­ri­cas. Su desafío fue mos­trar esas his­to­rias mí­ni­mas que no se pro­di­gan en el ci­ne. Con vi­das na­da ex­tra­or­di­na­rias son, sin em­bar­go, pe­que­ños su­per­hé­roes. En es­te eco­sis­te­ma es in­tere­san­te que Kha­lil se quie­ra in­te­grar y que gen­te de aquí, co­mo la hi­ja del ga­so­li­ne­ro, se quie­ra mar­char. Los per­so­na­jes vi­ven en un con­ti­nuo trán­si­to, mo­vién­do­se en mo­to, en lan­cha, en tren… Son mo­men­tos que pa­san inad­ver­ti­dos pe­ro en los que ocu­rren co­sas. Cuan­do vi­vía en Ma­drid me ti­ra­ba una ho­ra en el co­che pa­ra ir al cu­rro. Y una ami­ga apro­ve­cha­ba esa ho­ra pa­ra lla­mar a ca­sa. El mon­ta­dor me di­jo que en vez de Oreina se ten­dría que ha­ber lla­ma­do ori­na por­que to­dos los per­so­na­jes mean. Pe­ro no son pla­nos con­tem­pla­ti­vos, es­ti­lo Kia­ros­ta­mi, tie­nen equi­li­brio y ló­gi­ca.

Huir de los cli­chés. Con una vi­sión me­nos ex­pe­ri­men­tal que en an­te­rio­res tra­ba­jos, el di­rec­tor re­cal­ca su in­ten­ción de atraer a un pú­bli­co al que le gus­te ver la vi­da re­fle­ja­da en el ci­ne. Es una pe­lí­cu­la pe­que­ñi­ta, se­gu­ra­men­te im­per­fec­ta, pe­ro ten­go la es­pe­ran­za de que de­je po­so. Pa­ra ello, se ha ale­ja­do de ese ci­ne vas­co que mues­tra un ti­po de reali­dad ba­sa­da en tó­pi­cos, dán­do­le im­por­tan­cia al en­torno: El po­lí­gono in­dus­trial que sa­le es en el que yo he tra­ba­ja­do; el ca­mino lo he re­co­rri­do a me­nu­do. Con al­ma de do­cu­men­tal, Oreina no ha per­di­do la vi­va­ci­dad y la ilu­sión del ro­da­je de un cor­to, des­ta­ca. Y re­cuer­da una ima­gen ins­pi­ra­do­ra: Hay pe­lí­cu­las que me abu­rrie­ron de crío co­mo Fitz­ca­rral­do (1982), pe­ro que no me han aban­do­na­do. Nun­ca me pu­de qui­tar de la ca­be­za a Klaus Kins­ki en aquel bar­co. ES­TRENO: 28 SEP­TIEM­BRE

OREINA (Es­pa­ña, 2018, 85 min.). DRA­MA.

Una de las his­to­rias co­ti­dia­nas del film.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.