El ár­bol de la san­gre

Fotogramas - - CRÍTICAS - Bea­triz Mar­tí­nez

El ár­bol de la san­gre (Es­pa­ña, Fran­cia, 2018,

134 min.). Dir.: Ju­lio Me­dem. Int.: Úr­su­la Cor­be­ró, Ál­va­ro Cer­van­tes, Da­niel Grao, Naj­wa Nim­ri, Án­ge­la Mo­li­na. DRA­MA.

Po­dría­mos con­si­de­rar El ár­bol de la san­gre co­mo un ‘gran­des éxi­tos’ de

Ju­lio Me­dem. Ca­si to­dos los ele­men­tos que han po­bla­do su ci­ne y su ima­gi­na­rio des­de su mítica ópe­ra pri­ma Va­cas, se en­cuen­tran pre­sen­tes en su úl­ti­ma obra: las re­la­cio­nes cru­za­das en­tre los per­so­na­jes, las pa­ra­do­jas y fu­gas es­pa­cio- tem­po­ra­les, los víncu­los con la na­tu­ra­le­za y los ani­ma­les, las pe­que­ñas his­to­rias in­clui­das en otras más gran­des que ter­mi­nan por en­ca­jar y ad­qui­rir un sen­ti­do fi­nal y, por su­pues­to, su es­pe­cial ca­pa­ci­dad pa­ra con­ver­tir la reali­dad en un te­rri­to­rio a me­dio ca­mino en­tre la fan­ta­sía y la poe­sía vi­sual. So­lo Me­dem po­dría co­piar a Me­dem y lo ha­ce asu­mien­do to­das las con­se­cuen­cias, en un sal­to sin red que nos lle­va al ex­tre­mo de su uni­ver­so fa­bu­la­dor. En El ár­bol de la san­gre en­con­tra­mos miem­bros de la ma­fia ru­sa, can­tan­tes punks es­qui­zo­fré­ni­cas, gi­go­lós, tra­fi­can­tes de ór­ga­nos y es­cri­to­ras ator­men­ta­das.

Una fau­na tan va­rio­pin­ta co­mo los la­zos re­tor­ci­dos que se es­ta­ble­cen en­tre los per­so­na­jes y que nos con­du­cen por las raí­ces en­ve­ne­na­das de una ge­nea­lo­gía mar­ca­da por la lo­cu­ra, la pul­sión de muer­te y la pa­sión te­lú­ri­ca, las tres fuer­zas mo­to­ras que mue­ven una na­rra­ción que se si­túa en los lí­mi­tes de la más pu­ra ex­tra­va­gan­cia.

Al igual que los pro­ta­go­nis­tas del film, Me­dem pa­re­ce que­rer in­da­gar en sus pro­pias raí­ces, ir al ori­gen de to­do y reivin­di­car su iden­ti­dad co­mo ci­neas­ta. Pue­de que al­go se ha­ya per­di­do por el ca- mino, que ha­ya for­za­do de­ma­sia­do pa­ra al­can­zar su ob­je­ti­vo fi­nal, pe­ro en su film en­con­tra­mos una li­ber­tad ca­si ka­mi­ka­ze a la ho­ra de na­rrar, de de­jar bro­tar la ima­gi­na­ción en un to­rren­te inago­ta­ble de ener­gía crea­do­ra. Así, El ár­bol de la san­gre es tan ex­ce­si­va co­mo cau­da­lo­sa en su ne­ce­si­dad por al­can­zar una sin­gu­la­ri­dad que, en es­tos tiem­pos de ho­mo­ge­nei­dad, ca­si es un sín­to­ma de re­sis­ten­cia. Fren­te a los pro­duc­tos pre­fa­bri­ca­dos he­chos con es­cua­dra y car­ta­bón, el di­rec­tor nos ofre­ce una obra en la que la in­ven­ti­va for­ma par­te de su pro­pia ra­zón de ser. Me­dem se re­afir­ma en ser Me­dem, pa­ra bien y pa­ra mal, co­mo siem­pre. Ha­brá quien se de­je ab­sor­ber por su mun­do y quien con­si­de­re sus des­va­ríos co­mo sín­to­mas de de­li­rium tre­mens.

Úr­su­la Cor­be­ró y Ál­va­ro Cer­van­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.