El Im­pe­rio má­gi­co con­tra­ata­ca

Fotogramas - - SUMARIO - Por F. Fer­nán­dez (Lon­dres).

Es el tru­co que J.K. Row­ling se sa­ca de la man­ga pa­ra Ani­ma­les fan­tás­ti­cos: Los crí­me­nes de Gin­del­wald: Ju­de Law en­car­nan­do al jo­ven Al­dus Dum­ble­do­re. Ed­die Red­may­ne nos guía por un reportaje má­gi­co, cla­ro, y ha­bla­mos, en ex­clu­si­va, con Law.

Un he­chi­zo nos lle­va jun­to a los pro­ta­go­nis­tas de ‘Ani­ma­les fan­tás­ti­cos: Los crí­me­nes de Grin­del­wald’, es­pe­ra­da con­ti­nua­ción de las aven­tu­ras de Newt Sca­man­der en Nue­va York, ya to­ca­das por un te­ne­bro­so cli­ma pre­bé­li­co y por la apa­ri­ción de vie­jos co­no­ci­dos del uni­ver­so Harry Pot­ter.

De­fi­ni­ti­va­men­te, es­ta se­gun­da en­tre­ga es mu­cho más os­cu­ra que su pre­ce­den­te, Ani­ma­les fan­tás­ti­cos y dón­de en­con­trar­los. Cuan­do nos reuni­mos pa­ra la pri­me­ra lec­tu­ra del guión to­dos lle­ga­mos a la con­clu­sión de que de­be de ha­ber una es­pe­cie de sín­dro­me El Im­pe­rio Con­tra­ata­ca que afec­ta des­de ha­ce dé­ca­das a las con­ti­nua­cio­nes in­me­dia­tas de las su­per­pro­duc­cio­nes pa­ra to­dos los pú­bli­cos. Pe­ro no lo co­men­té en voz al­ta, por­que igual es­to no sien­ta bien a Da­vid Ya­tes, el di­rec­tor, o a la mis­mí­si­ma J. K. Row­ling. El di­ver­ti­do apun­te, na­da exen­to de ra­zón, nos lo ha­ce Ed­die Red­may­ne, el ma­gi­zoó­lo­go Newt Sca­man­der, per­so­na­je cen­tral de es­ta nue­va fran­qui­cia del uni­ver­so Harry Pot­ter (con el que va a ir en­la­zan­do ca­da vez más, co­men­zan­do por es­te ca­pí­tu­lo que nos lle­ga aho­ra), que ya ha anun­cia­do que se­rá una pen­ta­lo­gía. No obs­tan­te, esa os­cu­ri­dad re­sul­ta obli­ga­da pues­to que la pe­lí­cu­la nos si­túa en la an­te­sa­la de esa cruen­ta gue­rra má­gi­ca de la que los fans de los tex­tos de la ma­dre li­te­ra­ria de Harry Pot­ter ya ha­bían oí­do ha­blar. El mun­do de la ma­gia se ha di­vi­di­do, ana­li­za Red­may­ne. To­do se ha ido ha­cia ex­tre­mis­mos: Grin­del­wald y los su­yos, ob­se­sio­na­dos con aca­bar con los no pu­ra­san­gres, y el ban­do que tra­ta de for­mar Dum­ble­do­re en­tre los ma­gos par­ti­da­rios de la con­vi­ven­cia. Si es­to lo ubi­cas en un pe­rio­do his­tó­ri­co co­mo el de nues­tras pe­lí­cu­las, fi­na­les de los años 20 y prin­ci­pios de los 30, la ana­lo­gía con el au­ge del na­zis­mo es evi­den­te.

TIEM­PO DE AMAR Y MO­RIR

Kat­he­ri­ne Wa­ters­ton aña­de a es­te mo­de­lo de dra­ma bé­li­co al­go que mu­chos otros films de es­te

gé­ne­ro te­nían: una his­to­ria de amor. La ac­triz que in­ter­pre­ta a Por­pen­ti­na Golds­tein (fu­tu­ra Por­pen­ti­na Sca­man­der, pe­ro no di­re­mos si el ape­lli­do se lo da­rá el bo­na­chón de Newt, co­mo desea el pú­bli­co, o el her­mano de es­te, The­seus, un am­bi­cio­so car­go del mi­nis­te­rio de la ma­gia a quien da vi­da el ac­tor Ca­llum Tur­ner) reivin­di­ca el aroma a pe­lí­cu­las co­mo Ca­sa­blan­ca o El puen­te de Wa­ter­loo, un ti­po de ci­ne don­de los per­so­na­jes vi­vían cons­cien­tes del cli­ma de gue­rra, y por ello sus pa­sio­nes eran más gran­des. Ti­na se ve­rá atra­pa­da por esas pa­sio­nes, por su co­ra­zón, pe­ro tam­bién por el de­ber. Ele­gir un ban­do (Grin­del­wald o Dum­ble­do­re) se con­vier­te así en el quid de la cues­tión. Vi­vi­re­mos rup­tu­ras, her­ma­nos que se en­fren­tan a her­ma­nos, ami­gos que de­jan de ser ami­gos… Hay mu­cha in­ten­si­dad dra­má­ti­ca en la his­to­ria. Hay una lu­cha ideo­ló­gi­ca que afec­ta­rá a los pro­ta­go­nis­tas, re­ma­ta la ac­triz.

SIEM­PRE QUE­DA­RÁ PA­RÍS

Una de las no­ve­da­des de es­ta nue­va fran­qui­cia má­gi­ca era su es­ce­na­rio: Nue­va York. La ca­pi­tal es­ta­dou­ni­den­se se­gui­rá sien­do fun­da­men­tal en la ac­ción de es­ta se­cue­la, pe­ro con un via­je en el tiem­po a la In­gla­te­rra de Hog­warts, la mítica es­cue­la pa­ra ma­gos, y con otro a Fran­cia, a un Pa­rís que, pa­ra dis­gus­to del re­par­to, se cons­tru­yó en de­co­ra­dos en los es­tu­dios de Lea­ves­den a las afue­ras de Lon­dres. Dan Fo­gler (el hu­mano Ja­cob Ko­wals­ki) y Ali­son Su­dol (Quee­nie Golds­tein, la vamp her­ma­na de Ti­na) re­ca­la­rán en la Ciu­dad de la Luz pa­ra re­vi­vir una his­to­ria de amor que un en­can­ta­mien­to am­né­si­co de­jó en off. So­mos la par­te ro­mán­ti­ca de la pe­lí­cu­la, sa­ca pe­cho Fo­gler. Y, con per­mi­so de las nue­vas cria­tu­ras, tam­bién la hu­mo­rís­ti­ca. Nues­tro pa­seo por

Pa­rís aca­ba en un si­tio lla­ma­do la Ba­guet­te Má­gi­ca así que… Pa­ra Su­dol, can­tan­te y ac­triz a la que tam­bién he­mos vis­to en se­ries de TV co­mo Trans­pa­rent y Dig, la re­la­ción en­tre Ja­cob y Quee­nie es co­mo la bue­na re­pos­te­ría. Com­par­ti­mos dul­ces y al­gu­nas de las se­cuen­cias más tier­nas del film.

EN EL LA­DO OS­CU­RO

Ade­más de Ge­llert Grin­del­wald, la sor­pre­sa fi­nal en for­ma de Johnny Depp en la pe­lí­cu­la an­te­rior, el vi­llano que ame­na­za con un ge­no­ci­dio y una gue­rra (y lo ha­ce con la va­ri­ta que, años des­pués, blan­di­rá ni más ni me­nos que Lord Vol­de­mort), en el ban­do de los seducidos por el Mal vuel­ve a es­tar, pe­se a lo que aven­tu­ra­ban los acon­te­ci­mien­tos pa­sa­dos, Cre­den­ce Ba­re­bo­ne, el en­lu­ta­do y tor­tu­ra­do per­so­na­je al cual in­ter­pre­ta Ez­ra Mi­ller. El Flash de la DC ci­ne­ma­to­grá­fi­ca nos avan­za que en­tra­re­mos en un te­ne­bro­so mun­do fan­tas­mal don­de Cre­den­ce se ha­rá con una com­pa­ñe­ra muy es­pe­cial y le­tal: Ma­le­dic­tus. En reali­dad, y co­mo los fans ya sa­brán, Ma­le­dic­tus aca­ba­rá sien­do Na­gi­ni, la ser­pien­te de Vol­de­mort, amén de uno de sus ho­rro­cru­xes. An­tes (y des­pués: cor­te­sía de la mo­tion cap­tu­re) de su trans­for­ma­ción, ten­drá el ros­tro de la ac­triz sur­co­rea­na Kim Soo-hyun, Clau­dia Kim en Holly­wood y vis­ta fu­gaz­men­te en Ven­ga­do­res: La era de Ul­trón (J. Whe­don, 2015). Por su par­te, Zoë Kra­vitz (la sa­ga Di­ver­gen­te) es Le­ta Les­tran­ge, pu­ra­san­gre atra­pa­da en­tre los can­tos de si­re­na de Grin­del­wald y su atrac­ción ha­cia Newt Sca­man­der.

PER­SO­NAS FAN­TÁS­TI­CAS

Newt era al­guien ce­rra­do al ser hu­mano, so­lo preo­cu­pa­do por las cria­tu­ras que re­co­gía y cla­si­fi­ca­ba, nos ex­pli­ca Ed­die Red­may­ne. Co­no­cer a Ti­na ha­rá que se abra a las per­so­nas.

Los seres hu­ma­nos son las cria­tu­ras ver­da­de­ra­men­te fan­tás­ti­cas del film. Por eso se po­si­cio­na­rá pa­ra de­fen­der ese mun­do de ma­gos y no ma­gos. Se con­ver­ti­rá en una brú­ju­la mo­ral, en es­pe­cial pa­ra Dum­ble­do­re, pe­ro eso es al­go que los flash­backs en Hog­warts ya ex­pli­ca­rán. En ellos, y en otros de­ta­lles, va­mos a des­cu­brir se­cre­tos que se su­su­rra­ban en las pe­lí­cu­las de Harry Pot­ter. Pe­ro an­tes ten­dre­mos que pre­pa­rar­nos pa­ra una ba­ta­lla más épi­ca que la de Los ven­ga­do­res con­tra Tha­nos. Y la men­ción a la épi­ca úl­ti­ma en­tre­ga del equi­po he­roi­co Mar­vel no es gra­tui­ta, avan­za mis­te­rio­so Red­may­ne.

Fan­tas­tic Beasts: The Cri­mes of Grin­del­wald (EE. UU., Gran Bre­ta­ña, 2018, 133 min.). Dir.: Da­vid Ya­tes. FAN­TÁS­TI­CA.

“LOS SERES HU­MA­NOS SON LAS CRIA­TU­RAS VER­DA­DE­RA­MEN­TE FAN­TÁS­TI­CAS DEL FILM. POR ESO NEWT LOS QUE­RRÁ DE­FEN­DER” Ed­die Red­may­ne, ac­tor

1. El mal­va­doGe­llert Grin­del­wald ( Johnny Depp) y Vin­da Ro­sier (Poppy Corb­yTuech).2. Ti­na (Kat­he­ri­ne Wa­ters­ton) se su­ma a la cau­sa de Newt (Ed­die Red­may­ne).3. Ju­de Law es el jo­ven Al­bus Dum­ble­do­re.4. Los Kel­pie, unos ani­ma­les fan­tás­ti­cos 4 ma­ri­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.