Tres ca­ras

Fotogramas - - CRÍTICAS - Ser­gi Sán­chez

★★★★ ★

3 rokh (Irán, 2018, 100 min.). Dir.: Ja­far Pa­nahi. Int.: Beh­naz Ja­fa­ri, Ja­far Pa­nahi, Mar­zi­yeh Re­zaei. DRA­MA.

Ja­fa­rPa­nahi, el más me­ta­lin­güís­ti­co de los ci­neas­tas ira­níes des­pués del maes­tro Kia­ros­ta­mi, ex­plo­ra las mil fa­ce­tas del pa­triar­ca­do y sus efec­tos so­bre la mal­tra­ta­da con­di­ción fe­me­ni­na en su país en una pe­lí­cu­la que, co­mo de cos­tum­bre en su ci­ne, po­ne en cues­tión los que­bra­di­zos lí­mi­tes en­tre do­cu­men­tal y fic­ción. No obs­tan­te, lo más ad­mi­ra­ble de Tres ca­ras no es el so­fis­ti­ca­do jue­go de es­pe­jos que pro­po­ne a par­tir de lo per­for­ma­ti­vo

–con esas tres mu­je­res que, sien­do as­pi­ran­tes a ac­triz o ac­tri­ces con­su­ma­das, en la clan­des­ti­ni­dad o sa­bo­rean­do las mie­les de la ce­le­bri­dad, son aplas­ta­das por la he­ge­mo­nía de lo mas­cu­lino– sino lo que su­po­ne co­mo ges­to de so­li­da­ri- dad del di­rec­tor de Off­si­de, otra fe­roz reivin­di­ca­ción fe­mi­nis­ta. Si sus tres pe­lí­cu­las an­te­rio­res, rea­li­za­das ya du­ran­te su arres­to do­mi­ci­lia­rio, ha­bla­ban pre­ci­sa­men­te del com­pro­mi­so del ar­tis­ta con el mun­do que lo ro­dea, aun­que es­té con­de­na­do a re­pro­du­cir­lo en una per­pe­tua si­néc­do­que, en la que la par­te en­cie­rra la com­ple­ji­dad sig­ni­fi­can­te del to­do, en Tres ca­ras sal­ta la ba­rre­ra fí­si­ca de un inevi­ta­ble en­si­mis­ma­mien­to for­mal pa­ra en­con­trar en la opre­sión a la mu­jer ira­ní una in­jus­ti­cia que le se­pa­ra de su pro­pio dra­ma.

Tan epi­só­di­ca co­mo Ta­xi Tehe­rán, tan di­gre­si­va co­mo Es­to no es una pe­lí­cu­la, de­fi­ni­ti­va­men­te me­nos au­to­com­pla­cien­te que Clo­sed Cur­tain, tal vez la más opa­ca de sus obras de con­fi­na­mien­to, Tres ca­ras es tam­bién un via­je a las pro­fun­di­da­des del Irán ru­ral a tra­vés de una se­rie de en­cuen­tros en los que Pa­nahi –acom­pa­ña­do de Beh­naz Ja­fa­ri, ac­triz que se in­ter­pre­ta a sí mis­ma y es el au­tén­ti­co mo­tor na­rra­ti­vo del film– de­mues­tra otra vez su ca­pa­ci­dad de ob­ser­va­ción, su con­trol so­bre una pues­ta en es­ce­na que pa­re­ce im­pro­vi­sa­da en pre­sen­te de in­di­ca­ti­vo, y un sen­ti­do del hu­mor no exen­to de me­lan­co­lía. No es po­co pa­ra una pe­lí­cu­la que em­pie­za con un sui­ci­dio que pue­de ser o no au­tén­ti­co, gra­ba­do en las po­co fia­bles imá­ge­nes de un te­lé­fono di­gi­tal, que con­ti­núa co­mo un re­la­to de­tec­ti­ves­co en for­ma de road mo­vie que es tam­bién la cró­ni­ca de una ex­pia­ción, y que cris­ta­li­za en un fal­so do­cu­men­tal et­no­grá­fi­co con men­sa­je fe­mi­nis­ta al fon­do. ES­TRENO: 23 NO­VIEM­BRE

Mar­zi­yeh Re­zaei.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.