Eric Khoo, por Una re­ce­ta fa­mi­liar.

‘Una re­ce­ta fa­mi­liar’. El sin­ga­pu­ren­se Eric Khoo co­ci­na un de­li­cio­so film que une pa­sa­do y pre­sen­te, co­mi­da y sen­ti­mien­tos, en un emo­ti­vo dra­ma que se vio en Ber­lín y San Se­bas­tián. Ha­bla­mos con él.

Fotogramas - - SUMARIO - DE QUÉ VA: Por Ro­ger Sal­vans. ES­TRENO: 31 OC­TU­BRE

Ma­sa­to, un jo­ven chef de ra­men, de­ja Ja­pón tras la muer­te de su pa­dre pa­ra em­bar­car­se en un via­je cu­li­na­rio ha­cia Sin­ga­pur y en­con­trar la ver­dad so­bre su pa­sa­do y su fa­mi­lia.

Ha di­cho que es­te es su film más per­so­nal, pe­ro, al mis­mo tiem­po, que lo ha he­cho pen­san­do en el gran pú­bli­co. ¿Có­mo ex­pli­ca es­te con­tras­te?

To­do lo que te­ne­mos son nues­tros re­cuer­dos. Son un te­so­ro y una guía. Pen­sé que re­la­cio­nar re­cuer­dos con co­mi­da era una gran ma­ne­ra de co­mu­ni­car la emo­ción que sien­ten los per­so­na­jes. Por­que así es co­mo lo vi­vo yo: el film es un ho­me­na­je a mi ma­dre y mi abue­la, y mi re­la­ción de ni­ño con ellas se vehi­cu­la­ba a tra­vés de la co­mi­da. A ve­ces me doy cuen­ta de que las echo de me­nos cuan­do el sa­bor de un pla­to me re­cuer­da al de los que ellas pre­pa­ra­ban. Una adap­ta­ción de la mag­da­ne­la prous­tia­na a la co­ci­na asiá­ti­ca.

Sí. Es una pe­lí­cu­la que, a tra­vés del re­cuer­do y el per­dón, pro­po­ne una ce­le­bra­ción de la vi­da, con la co­mi­da co­mo vehícu­lo de unión en­tre pre­sen­te y pa­sa­do. Es al­go que he que­ri­do ha­cer to­da la vi­da.

La co­mi­da en el film ar­ti­cu­la la vi­da y las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res. Es mo­ti­vo de en­cuen­tro, per­dón y se­duc­ción.

Sí, y pla­ni­fi­ca­mos a con­cien­cia las es­ce­nas de pre­pa­ra­ción de los in­gre­dien­tes y las de las co­mi­das. Eran co­mo un miem­bro más del re­par­to.

¿Có­mo sur­gió el pro­yec­to?

To­do em­pe­zó con la pro­pues­ta de un pro­duc­tor ja­po­nés pa­ra ro­dar una pe­lí­cu­la que unie­ra las cul­tu­ras de Sin­ga­pur y Ja­pón. Lo pri­me­ro que se me vino a la ca­be­za fue ha­cer al­go re­la­cio­na­do con la co­mi­da. Pen­sé en unir un pla­to tí­pi­co ja­po­nés co­mo el ra­men con el bak kut teh, una so­pa de cos­ti­llas de cer­do con té que de ni­ño so­lía co­mer ca­da do­min­go con mi fa­mi­lia… Aun­que, en reali­dad, el té no se usa en el pla­to, sino en la so­bre­me­sa. Lo pri­me­ro que hi­ci­mos fue com­pro­bar que se po­dían unir los dos me­nús y no re­sul­ta­ba un me­jun­je. Cuan­do vi­mos que sí, em­pe­za­mos a es­cri­bir el guión.

Ma­sa­to, el pro­ta­go­nis­ta, es de pa­dre ja­po­nés y ma­dre sin­ga­pu­ren­se.

Co­mo el pla­to re­sul­tan­te. Y a tra­vés de él y sus emo­cio­nes se ex­pli­ca la tra­ma. Ro­da­mos du­ran­te 18 días, cin­co en Ja­pón, con un re­par­to mix­to.

¿Pue­de ha­blar­nos de la di­men­sión po­lí­ti­ca del film?

Era im­por­tan­te pa­ra ex­pli­car los mo­ti­vos de los per­so­na­jes, por qué mu­chos sin­ga­pu­ren­ses aún hoy sien­ten re­ce­lo de los ja­po­ne­ses. To­do se de­be a la ocu­pa­ción del ejér­ci­to ja­po­nés du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial. Se co­me­tie­ron mu­chas atro­ci­da­des que Ja­pón si­gue es­con­dien­do o, me­jor, sin ha­cer na­da pa­ra que se co­noz­can. Ta­ku­mi Sai­tô, el ac­tor que en­car­na a Ma­sa­to, an­tes de ro­dar la es­ce­na en el mu­seo que re­cuer­da ese pe­río­do, me pi­dió per­dón llo­ran­do por­que no sa­bía na­da. Esos re­cuer­dos tam­bién son im­por­tan­tes.

Ma­sa­to (Ta­ku­mi Sai­tô) com­par­te co­mi­da y con­fi­den­cias con Mi­ki (la es­tre­lla pop ja­po­ne­sa Sei­ko Mat­su­da).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.