Ra­mi Ma­lek, por Bohe­mian Rhap­sody.

Fotogramas - - SUMARIO - Por Faus­to Fer­nán­dez (Lon­dres).

Fred­die Mer­cury re­vi­ve con el ros­tro de Ra­mi Ma­lek, el po­pu­lar y te­le­vi­si­vo pro­ta­go­nis­ta de ‘Mr. Ro­bot’, en ‘Bohe­mian Rhap­sody’, el bio­pic que se es­tre­na es­te mes. FO­TO­GRA­MAS ahon­da en esa me­ta­mor­fo­sis de la mano del pro­pio ac­tor a lo lar­go de una en­tre­vis­ta to­da ella glam.

Via­jo mu­cho a Es­pa­ña, so­bre to­do a Ma­llor­ca, y lo ha­go en plan mo­chi­le­ro, no se crea. Ra­mi Said Ma­lek (Los Án­ge­les, 1981) se mues­tra cer­cano y sim­pá­ti­co con FO­TO­GRA­MAS en el ini­cio de la lar­ga con­ver­sa­ción que ten­dre­mos con él en un lu­jo­so ho­tel lon­di­nen­se. El fin de se­ma­na pa­sa­do es­tu­ve en Bar­ce­lo­na vien­do el con­cier­to de Queen, y es­tu­vo de fá­bu­la, pro­si­gue el ac­tor, en pri­me­rí­si­ma pro­mo­ción de Bohe­mian Rhap­sody, el bio­pic so­bre Fred­die Mer­cury (más que so­bre Queen) que le ha brin­da­do el (pre­su­mi­ble­men­te pre­mia­ble) rol prin­ci­pal. La cul­tu­ra me­di­te­rrá­nea me ti­ra mu­cho, la lle­vo en la san­gre, así que me sien­to muy yo mis­mo y có­mo­do vi­si­tan­do su país. ¿Nin­gún pro­ble­ma con la po­pu­la­ri­dad?, le pre­gun­ta­mos. No, no de­ma­sia­dos, ríe el ac­tor.

Mi ca­ra les sue­na a mu­chos, es­pe­cial­men­te por mi pa­pel en te­le­vi­sión, en Mr. Ro­bot,

pe­ro to­da­vía pue­do pa­sar inad­ver­ti­do.

ME­MO­RIAS DE ÁFRI­CA

Ma­lek no so­la­men­te se ha me­ta­mor­fo­sea­do en Fred­die Mer­cury vía el ma­qui­lla­je y el en­tre­na­mien­to co­mo ac­tor, tam­bién ha des­cu­bier­to en el can­tan­te una suer­te de es­pe­jo en el cual se ha re­co­no­ci­do, per­so­nal y pro­fe­sio­nal­men­te: Re­sul­tó fas­ci­nan­te in­ves­ti­gar a Fred­die Mer­cury, se apa­sio­na al con­tar­lo. No era una me­ra cues­tión de co­piar su ges­tua­li­dad o su por­te co­mo ar­tis­ta, sino de ha­llar a la per­so­na que es­con­día su ti­mi­dez en ese per­so­na­je ex­ce­si­vo que apa­re­cía an­te los me­dios y so­bre los es­ce­na­rios. Esa per­so­na, y eso fue sor­pren­den­te pa­ra mí, pre­sen­ta­ba in­nu­me­ra­bles pa­ra­le­lis­mos con mi vi­da. Am­bos te­ne­mos raí­ces afri­ca­nas: Fred­die na­ció en Tan­za­nia, es­tu­vo en Su­dá­fri­ca y pron­to se ins­ta­ló con su fa­mi­lia en In­gla­te­rra. Mi fa­mi­lia es na­tu­ral de Egip­to y tu­vo que emi­grar a Los Án­ge­les, sé lo que es es­tar en­tre dos cul­tu­ras, sen­tir­se un ex­tra­ño en­tre dos mun­dos. Fred­die su­po vi­vir su vi­da, re­be­lar­se con­tra to­dos esos obs­tácu­los. Fue un ni­ño y un jo­ven muy acom­ple­ja­do, bueno, me­jor se­ría de­cir que muy com­ple­jo, que hi­zo de ello la gran crea­ción del can­tan­te-es­tre­lla. Yo no tu­ve una in­fan­cia des­gra­cia­da, pe­ro sí que he lu­cha­do por sa­lir de los es­te­reo­ti­pos, sin per­der mis raí­ces. Con­ver­tir­me en ac­tor me

sir­ve pa­ra es­ta te­ra­pia.

MER­CURY RI­SING

El ac­tor, que tras su pa­so por te­le­vi­sión se dio a co­no­cer co­mo el fa­raón Ahk­men­rah de la tri­lo­gía No­che en el mu­seo, rol que des­pa­cha con un es­cue­to me dio tra­ba­jo y me dio pa­ra pa­gar al­gu­nas deu­das, es el pri­me­ro en afir­mar que, por mu­cha ca­rac­te­ri­za­ción y es­fuer­zo (bri­llan­te en su ca­so) ja­más pa­sa­ré de ser un ac­tor que re­crea a Mer­cury. Nun­ca po­see­ré ese mag­ne­tis­mo ani­mal, esa ca­pa­ci­dad de se­duc­ción de la cual ha­cía ga­la en es­ce­na o en los vi­deo­clips. Aun así, no se­ría­mos unos pe­rio­dis­tas co­mo se ha de ser si no in­qui­rié­ra­mos a Ra­mi Ma­lek so­bre ese pro­ce­so que le lle­vó a con­ver­tir­se en Fred­die Mer­cury.

Una vez que acep­té el desafío –No­ta: des­pués de que Sa­cha Ba­ron Cohen aban­do­na­ra el pro­yec­to, des­con­ten­to por un guión que dul­ci­fi­ca­ba la vi­da de ex­ce­sos del fa­lle­ci­do can­tan­te– so­lo tu­ve que apli­car la ho­nes­ti­dad que siem­pre uti­li­zo cuan­do afron­to un tra­ba­jo. Re­vi­sar los con­cier­tos de Fred­die, ver sus vi­deo­clips, esa fue la par­te sen­ci­lla, y pla­cen­te­ra, de la pre­pa­ra­ción. El ver­da­de­ro es­fuer­zo es­tu­vo en des­apren­der sus mo­vi­mien­tos en ca­da mo­men­to con­cre­to de su ca­rre­ra. No me mi­re con esa ca­ra. Se lo ex­pli­co: les co­men­té a los co­reó­gra­fos que se­ría un error cal­car lo que él ha­cía, por­que eran co­sas úni­cas que pa­sa­ban en esos mo­men­tos con­cre­tos. Eran co­sas es­pon­tá­neas, era al­go má­gi­co. Así que des­apren­dí las co­reo­gra­fías y me en­tre­né con el mis­mo ex­per­to en ges­tua­li­dad hu­ma­na que ayu­dó a Ed­die Red­may­ne a ser Step­hen Haw­king en La teo­ría del

to­do (Ja­mes Marsh, 2014, con li­bre­to del co­guio­nis­ta de Bohe­mian Rhap­sody, Ant­hony McCar­ten). Co­nec­té con esa fi­si­ci­dad y esa ra­pi­dez ex­pre­si­va que Fred­die sa­ca­ba a la luz de for­ma ca­si in­cons­cien­te, con ma­ra­vi­llo­sa sin­ce­ri­dad. No co­piar. Bus­car eso co­mo ac­tor en ca­da es­ce­na.

FRED­DIE, EL HOM­BRE

¿Un Os­car? Bueno, a Ed­die Red­may­ne no le fue tan mal. Ra­mi Ma­lek vuel­ve a reír con ga­nas, aca­so ga­nas de que sea ver­dad y se cum­pla lo que le he­mos co­men­ta­do so­bre el pre­mio que Red­may­ne ob­tu­vo por ser Haw­king, un film muy li­ga­do a es­te bio­pic de Fred­die Mer­cury. No ten­go voz en esos te­mas, nos gui­ña el ojo el ac­tor. La voz. ¿Es la su­ya la que es­cu­cha­mos en las can­cio­nes del film? No exac­ta­men­te, pun­tua­li­za Ma­lek. Se tra­ta de una mez­cla en­tre la mía can­tan­do (y le pro­me­to que di lo má­xi­mo en ca­da te­ma; oja­lá edi­ten un CD con ellos… aun­que so­lo lo com­pre mi ma­dre) y la ori­gi­nal de Mer­cury. Hay tras ello una la­bor téc­ni­ca muy com­pli­ca­da. Imi­tar esa voz inimi­ta­ble es eso, inimi­ta­ble.

Fred­die Mer­cury tam­bién fue un ser inimi­ta­ble, y la pe­lí­cu­la ex­plo­ra, pa­ra­le­la­men­te a la gé­ne­sis y es­tre­lla­to de Queen, la com­pli­ca­da y ve­loz vi­da de la per­so­na de­trás del ar­tis­ta. Más allá de lo vi­sio­na­rio y úni­co que fue en tér­mi­nos mu­si­ca­les, se­ña­la el in­tér­pre­te, lo ver­da­de­ra­men­te im­por­tan­te es có­mo rom­pió con los con­ven­cio­na­lis­mos so­cia­les y su­po vi­vir su vi­da sin ver­güen­za. De ahí la ne­ce­si­dad de ha­cer­le es­te tri­bu­to en mo­do de pe­lí­cu­la. Va­mos a dis­fru­tar con su le­ga­do mu­si­cal y el de Queen, pe­ro va­mos a asis­tir a la sa­li­da a es­ce­na de un ser hu­mano, de la per­so­na. Es­to se cir­cuns­cri­be en Bohe­mian Rhap­sody a la his­to­ria de amor que vi­vió con Mary Aus­tin, su he­re­de­ra y re­cep­to­ra de las ce­ni­zas del can­tan­te, rol en­car­na­do por Lucy Boyn­ton (Ase­si­na­to en el Orient Ex­press), y un po­co me­nos a sus re­la­cio­nes ho­mo­se­xua­les y a su fa­lle­ci­mien­to, víc­ti­ma del si­da. ¿Sua­vi­za es­tos as­pec­tos el film? Ra­mi Ma­lek es ca­te­gó­ri­co: No se es­con­de na­da de la vi­da de Fred­die, de sus lu­ces y sus cla­ros­cu­ros. Pe­ro es­ta es una pe­lí­cu­la pa­ra to­da la fa­mi­lia, así que si al­guien es­pe­ra ver or­gías gays o al­go pa­re­ci­do y es­ca­bro­so, de­fi­ni­ti­va­men­te se equi­vo­ca de film.

LA CAN­CIÓN DE BR­YAN

No, no nos re­fe­ri­mos a Brian May, par­te cla­ve de Queen y uno de los im­pul­so­res (las ma­las len­guas le dan más el pa­pel de cen­sor) de Bohe­mian Rhap­sody, sino a Br­yan Sin­ger. Sin­ger apa­re­ce fi­nal­men­te acre­di­ta­do co­mo

“CO­MO FRED­DIE, SÉ LO QUE ES ES­TAR EN­TRE DOS CUL­TU­RAS, SEN­TIR­SE UN EX­TRA­ÑO EN­TRE DOS MUN­DOS. FRED­DIE SU­PO RE­BE­LAR­SE”

di­rec­tor de la pe­lí­cu­la. Tras reunio­nes con abo­ga­dos, las nor­mas del sin­di­ca­to de di­rec­to­res obli­gan a que fir­me un film aquel que ha­ya com­ple­ta­do un ter­cio del mis­mo. De es­ta ma­ne­ra, pe­se a aban­do­nar el ro­da­je (o a ser des­pe­di­do ful­mi­nan­te­men­te, por sus con­ti­nuos cho­ques con Ra­mi Ma­lek, se­gún otras fuen­tes), Br­yan Sin­ger es el úni­co nom­bre en los cré­di­tos. Y lo es por­que su sus­ti­tu­to, Dex­ter Flet­cher (Ed­die el Águi­la) no ha que­ri­do ser men­cio­na­do, al­go que irri­ta es­pe­cial­men­te a Ra­mi Ma­lek: Lo que ha he­cho Dex­ter es do­tar de al­ma a la pe­lí­cu­la, crear un buen am­bien­te por­que ha en­ten­di­do la his­to­ria, sus ni­ve­les de es­pec­tácu­lo mu­si­cal y de emo­ti­vo dra­ma hu­mano. El otro di­rec­tor (Ma­lek no pro­nun­cia el nom­bre de Sin­ger) te­nía una ma­ne­ra de en­fo­car el film que al fi­nal se re­ve­ló in­su­fi­cien­te. Creo que Dex­ter Flet­cher de­be­ría te­ner un re­co­no­ci­mien­to, aun­que se­gu­ra­men­te lo lo­gre aho­ra que es­tá ro­dan­do el bio­pic de El­ton John, Roc­ket­man.

DON’T STOP ME NOW

Bohe­mian Rhap­sody su­pon­drá un pun­to y apar­te en la ca­rre­ra de Ma­lek, in­mer­so en una nue­va (tal vez úl­ti­ma) tem­po­ra­da de la se­rie de te­le­vi­sión que lo ha lan­za­do a la fa­ma: Mr. Ro­bot. Más allá de ese ator­men­ta­do hac­ker in­for­má­ti­co, peón en una ‘cons­pi­ra­noi­ca’ tra­ma, el en­car­nar a Fred­die Mer­cury po­dría si­tuar al ac­tor en otra li­ga ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Oja­lá, mi­ra al cie­lo (o sea, al te­cho de la sui­te don­de es­ta­mos en­tre­vis­tán­do­lo). Es­to no de­pen­de de uno mis­mo. Es ver­dad que la te­le­vi­sión me ha da­do pro­yec­tos con ma­yor sus­tan­cia que el ci­ne, pe­ro tam­po­co pue­do que­jar­me (bueno, por la ex­ten­sión de mis ro­les sí). Si tu­vie­ra que ele­gir dos de ellos se­rían The Mas­ter (Paul Tho­mas An­der­son, 2012) y, so­bre to­do, Las vi­das de Gra­ce (Des­tin Da­niel Cret­ton, 2013). Y Pa­pi­llon (Mi­chael Noer, 2017), cla­ro. En es­te re­ma­ke del clá­si­co se­ten­te­ro de Fran­klin J. Schaff­ner, Ma­lek he­re­da el per­so­na­je que hi­cie­ra Dus­tin Hoff­man, otra res­pon­sa­bi­li­dad, sí, pe­ro me pa­re­ce que al fi­nal, ser ac­tor es eso: vi­vir pa­san­do de re­to a re­to, y no pa­rar­se ja­más.

“JA­MÁS PA­SA­RÉ DE SER UN AC­TOR QUE RE­CREA A MER­CURY. NUN­CA PO­SEE­RÉ ESE MAG­NE­TIS­MO ANI­MAL NI ESA CA­PA­CI­DAD DE SE­DUC­CIÓN”

PARTICULARÍSIMO 1. Ra­mi Ma­lek con su ma­dre, Nelly, en la ga­la de los Glo­bos de Oro de 2016 jun­to al ído­lo de ella, Jon Hamm. 2. Con Ch­ris­tian Sla­ter, co­pro­ta­go­nis­ta de la se­rie ‘Mr. Ro­bot’, y el Emmy a Me­jor Ac­tor ga­na­do en 2016. 3. En la se­rie ‘The Pa­ci­fic’ (2010). 4. En la sa­ga ‘No­che en el mu­seo’ (2006-14) es el fa­raón Ahk­men­rah. 5. En 2004 en su de­but te­le­vi­si­vo en ‘Las chi­cas Gil­mo­re’. 6. Con la ac­triz Lucy Boyn­ton, Mary Aus­tin en ‘Bohe­mian Rhap­sody’, su ac­tual pa­re­ja. 7. Con Sa­mi, su her­mano ge­me­lo, que es maes­tro. Tie­ne una her­ma­na ma­yor, Yas­mi­ne, mé­di­co. 8. En ‘The Mas­ter’ (P. T. An­der­son, 2012), uno de sus ro­les fa­vo­ri­tos.

Ra­mi Ma­lek, co­mo Fred­die Mer­cury, y Gwilym Lee, co­mo Brian May, en una de las ac­tua­cio­nes del film.

Mer­cury (Ma­lek) con la que fue la mu­jer de su vi­da, Mary Aus­tin (Lucy Boyn­ton).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.