Ja­vier Rey, por Sin Fin.

El ac­tor ga­lle­go de 38 años via­ja en el tiem­po pa­ra re­cu­pe­rar a la mu­jer de su vi­da, Ma­ría León, en la ópe­ra pri­ma de los her­ma­nos Alen­da, ‘Sin fin’. Un apa­sio­na­do pa­rén­te­sis tras ‘Fa­ri­ña’ y an­tes de vol­ver al con­tra­ban­do con ‘Ha­che’, se­rie que pre­pa­ra p

Fotogramas - - SUMARIO - Por So­nia Gui­ja­rro.

El en­tu­sias­mo vi­tal del nue­vo ga­lán de nues­tro ci­ne, Ja­vier Rey, se con­ta­gia. El ac­tor no es­con­de su in­des­crip­ti­ble emo­ción por ha­ber con­se­gui­do sa­car ade­lan­te un pro­yec­to chi­qui­to (que le va­lió la Biz­na­ga de Oro al me­jor ac­tor en el Fes­ti­val de Má­la­ga) pa­ra el que he­mos es­ta­do pe­lean­do ca­si cin­co años.

Un sue­ño arries­ga­do que ur­die­ron en equi­po, en el que han creí­do siem­pre, y que aho­ra ve la luz con guión y di­rec­ción de los cor­to­me­tra­jis­tas Cé­sar y Jo­sé Es­te­ban Alen­da, que se es­tre­nan en for­ma­to lar­go. Un da­to re­ve­la­dor de su im­pli­ca­ción: Cuan­do vi la pe­lí­cu­la por pri­me­ra vez, no pu­de con­te­ner las lá­gri­mas.

Ben­di­ta Ma­ría. En es­ta cin­ta, que es pu­ra poe­sía, se dan cir­cuns­tan­cias es­pe­cia­les que ha­cen que la his­to­ria de amor va­ya más allá de los per­so­na­jes. Es amor en­tre com­pa­ñe­ros, por­que al la­do de Ma­ría León me sien­to co­mo en ca­sa. Es una ben­di­ción. Si no hu­bie­ra te­ni­do a mi la­do a al­guien tan po­ten­te y ge­ne­ro­so, na­da ha­bría si­do igual. Hay muy po­cas ac­tri­ces co­mo ella en el uni­ver­so. En Sin fin, Ja­vier y Ma­ría com­par­ten pro­ta­go­nis­mo, pues­to que am­bos via­jan ha­cia el abis­mo jun­tos, y jun­tos in­ten­tan re­cu­pe­rar la ma­gia que los unió. Pe­ro son los su­yos per­so­na­jes lle­nos de aris­tas, con una so­bre­co­ge­do­ra com­ple­ji­dad. Pa­ra ves­tir de ver­dad las ca­pas que tie­nen es ne­ce­sa­rio mu­cho músculo in­ter­pre­ta­ti­vo, pe­ro, sin du­da, lo más sor­pren­den­te es que es­ta pe­lí­cu­la te pue­de lle­var a lu­ga­res muy di­fe­ren­tes de­pen­dien­do de ca­da per­so­na. Ja­vier es más com­ple­jo por lo que ca­lla que por lo que di­ce. En el mo­men­to en que lo es­ta­ba pre­pa­ran­do, en con­ver­sa­cio­nes con­mi­go mis­mo, me lo ima­gi­na­ba co­mo un vol­cán a pun­to de ex­plo­tar pe­ro que no lo ha­cía, y esa contención, esa ex­tre­ma so­le­dad, me con­mo­vía.

Se­gun­das opor­tu­ni­da­des. Pa­ra que es­te via­je a tra­vés del tiem­po, del amor y el desamor, y las se­gun­das opor­tu­ni­da­des co­bra­ra sen­ti­do, Ja­vier vi­sua­li­zó el tiem­po co­mo al­go elás­ti­co. Es­te te­ma me fas­ci­na, soy muy fan de los her­ma­nos Alen­da, un fri­qui de los có­mics y un lo­co de las pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción co­mo Star Wars. De su tra­ba­jo se que­da con ese mo­men­to de in­ves­ti­ga­ción, a so­las con el guión y sin pre­sión. Esa aven­tu­ra in­te­rior en la que pien­so ha­cia dón­de quie­ro lle­var a mi per­so­na­je y me ha­go mi­les de pre­gun­tas. Ahí soy muy fe­liz. Des­pués, tie­nes que con­ven­cer al di­rec­tor de que tu apues­ta es co­rrec­ta, y ser permea­ble tú tam­bién, cla­ro.

Sin me­tas. El ac­tor de mo­da es cons­cien­te de su suer­te. Lo he­mos vis­to co­mo Si­to Mi­ñan­co en Fa­ri­ña; es­tre­na­rá El si­len­cio de la ciu­dad blan­ca de Da­niel Cal­par­so­ro en 2019; ha gra­ba­do nue­vos ca­pí­tu­los co­mo Ma­teo en Vel­vet, y ya ha co­men­za­do a pre­pa­rar Ha­che, se­rie pa­ra Net­flix con Adria­na Ugar­te so­bre el con­tra­ban­do de he­roí­na en la Bar­ce­lo­na de los 60. Me ofre­cen tra­ba­jos ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes en los que no me pue­do re­la­jar, y lo agra­dez­co por­que no so­por­to aco­mo­dar­me, me va la mar­cha. Y me da igual que sea ci­ne o te­le­vi­sión, yo me fi­jo en el re­to del per­so­na­je, nun­ca en el so­por­te. Lo su­yo no es vo­ca­cio­nal, que­ría ser de­por­tis­ta. Pe­ro se cru­za­ron en mi vi­da per­so­nas que me lia­ron, y aquí es­toy. Qui­zá por eso no soy am­bi­cio­so. No me me­tí en es­te tra­ba­jo per­si­guien­do una me­ta, sino de­sean­do de­jar­me sor­pren­der por lo que po­día en­con­trar­me en el ca­mino. Eso sí, le echo mu­chas ho­ras. Sin tra­ba­jo no hay na­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.