"Nin­gún par­ti­do ára­be ha re­co­gi­do el es­pí­ri­tu de las ca­lles"

Su tra­ba­jo pe­rio­dís­ti­co le ha per­mi­ti­do co­no­cer la pri­ma­ve­ra ára­be des­de den­tro, co­do a co­do con los ac­ti­vis­tas. Lo cuen­ta en Yo mue­ro hoy, su úl­ti­mo li­bro.

Geo - - GEOENTREVISTA - Ma­ría Lui­sa Fuen­tes

Atra­vés de la ra­dio, la te­le­vi­sión o la pren­sa, la voz de Ol­ga Ro­drí­guez nos lle­ga des­de las re­gio­nes más con­vul­sas del pla­ne­ta, don­de in­for­ma y de­nun­cia. "Es­ta pro­fe­sión, bien he­cha, pue­de ayu­dar a te­ner un mundo me­jor, a de­fen­der los de­re­chos hu­ma­nos. Hay que to­mar par­ti­do". Ex­per­ta en Orien­te Pró­xi­mo, su úl­ti­mo li­bro so­bre las re­vuel­tas ára­bes es lec­tu­ra im­pres­cin­di­ble pa­ra en­ten­der la ac­tua­li­dad en la zo­na.

En Yo mue­ro hoy re­la­ta la re­pre­sión pos­te­rior a las re­vuel­tas. ¿Ha cam­bia­do algo la vi­da de la gen­te o si­gue igual?

–En Egip­to se cor­tó la ca­be­za de Mu­ba­rak, pe­ro bue­na par­te de las es­truc­tu­ras del ré­gi­men per­ma­ne­cen in­tac­tas. Aun así se ha lo­gra­do mu­cho; de en­tra­da, que ha­yan caí­do tres dic­ta­do­res. En Tú­nez hay más libertad de ex­pre­sión. Vuel­ve a ha­ber ma­ni­fes­ta­cio­nes y huel­gas en Ye­men y Egip­to, don­de hay más de 150 sin­di­ca­tos in­de­pen­dien­tes cuan­do ha­ce años ha­bía tres. Los tra­ba­ja­do­res de fá­bri­cas han lo­gra­do que di­mi­tan di­rec­to­res de­sig­na­dos a de­do por el ré­gi­men de Mu­ba­rak; hay ini­cia­ti­vas pe­rio­dís­ti­cas y cul­tu­ra­les muy vin­cu­la­das a las reivin­di­ca­cio­nes. A tra­vés de los sin­di­ca­tos se exi­gen suel­dos y con­di­cio­nes la­bo­ra­les dig­nas, así co­mo el fin de la ge­ren­cia de los co­rrup­tos. Hay un an­tes y un des­pués. En Egip­to, Tú­nez y Ye­men, va­mos a se­guir vien­do más pro­tes­tas. Se ha crea­do cul­tu­ra po­lí­ti­ca y se han te­ji­do re­des so­cia­les só­li­das con ca­pa­ci­dad de pre­sión. La si­tua­ción económica y po­lí­ti­ca va a em­pu­jar a se­guir pro­tes­tan­do.

De su li­bro se des­pren­de que el pe­rio­dis­mo ciu­da­dano, a tra­vés de blogs, fotos, ví­deos y re­des so­cia­les, ju­gó un pa­pel fun­da­men­tal en la mo­vi­li­za­ción po­pu­lar. ¿Ha­bría si­do po­si­ble sin es­tas he­rra­mien­tas?

–El pa­pel de in­ter­net ha si­do mi­ti­fi­ca­do. Sí, fue im­por­tan­tí­si­mo, por­que dio ve­lo­ci­dad a las re­vuel­tas, fue fo­ro de reunión y or­ga­ni­za­ción vir­tual de los ac­ti­vis­tas, rom­pió la cen­su­ra de los me­dios con­ven­cio­na­les de esos paí­ses y di­fun­dió imá­ge­nes de la re­pre­sión del ré­gi­men, pe­ro in­ter­net no fue la cla­ve. De­trás ha­bía per­so­nas que or­ga­ni­za­ron las pro­tes­tas. En Egip­to so­lo un 20% de la po­bla­ción tie­ne ac­ce­so a la red. Ade­más dos días des­pués del es­ta­lli­do, Mu­ba­rak cor­tó in­ter­net y la te­le­fo­nía mó­vil y la gen­te si­guió mo­vi­li­za­da. En las fá­bri­cas ha­bía un mo­vi­mien­to obre­ro, muy po­ten­te en Egip­to des­de 2006. Los lí­de­res de los sin­di­ca­tos clan­des­ti­nos de ca­da fá­bri­ca coor­di­na­ron las pro­tes­tas. En fin, hu­bo un tra­ba­jo pre­vio muy de hor­mi­gui­tas sin el cual na­da ha­bría ocu­rri­do.

¿Cree que hu­bo una co-

rrec­ta co­ber­tu­ra me­diá­ti­ca en los días y los me­ses pos­te­rio­res al es­ta­lli­do re­vo­lu­cio­na­rio?

–No. Nos de­ja­mos lle­var por el rui­do ini­cial, el es­pec­tácu­lo. La se­gun­da fa­se de las re­vuel­tas, me­nos me­diá­ti­ca, fue más im­por­tan­te. En Egip­to, una vez que cae Mu­ba­rak, se van los pe­rio­dis­tas y nos que­da­mos allí cua­tro ga­tos. La ac­tua­li­dad de Li­bia re­que­ría ir allí; mien­tras, en Egip­to, em­pe­zó la im­pu­ni­dad del ejér­ci­to, que ma­tó a ma­ni­fes­tan­tes, tor­tu­ró y abu­só se­xual­men­te de mu­je­res. Las re­vuel­tas pa­sa­ron a otra fa­se tras­cen­den­te.

¿Ha ha­bi­do en las elec­cio­nes en Egip­to y Tú­nez al­gún par­ti­do que ca­na­li­za­ra el es­pí­ri­tu re­vo­lu­cio­na­rio y lai­co?

–Esa es la cla­ve de to­do. Des­de mi pun­to de vis­ta no. Ha ha­bi­do par­ti­dos muy mi­no­ri­ta­rios, for­ma­dos por jó­ve­nes ac­ti­vis­tas que ha­bían acam­pa­do en la cai­ro­ta pla­za Tah­rir o en la cas­ba de Tú­nez, que de­ci­die­ron or­ga­ni­zar­se des­de la na­da, sin apo­yo fi­nan­cie­ro. Pe­ro es di­fí­cil mon­tar una cam­pa­ña elec­to­ral sin apo­yo re­gio­nal ni in­ter­na­cio­nal. Cier­tas or­ga­ni­za­cio­nes is­lá­mi­cas, re­con­ver­ti­das en par­ti­dos, co­mo los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes en Egip­to o El Nah­da en Tú­nez, re­ci­ben apo­yo eco­nó­mi­co de los paí­ses del Gol­fo, que quie­ren au­men­tar su in­fluen­cia en la zo­na y son alia­dos de Oc­ci­den­te. Los gran­des par­ti­dos de pri­me­ra lí­nea no re­pre­sen­tan las de­man­das de la ciu­da­da­nía. Por un la­do está el po­der de la ca­lle y por otro, el que ma­na de las ur­nas. Es el gra­ve pro­ble­ma.

"De­fien­do la lec­tu­ra po­si­ti­va de es­tas re­vuel­tas. He co­no­ci­do a cien­tos de per­so­nas que han de­ja­do su vi­da an­te­rior pa­ra lu­char por el cam­bio"

En Egip­to es pa­ra­dó­ji­co que los is­la­mis­tas, que no apo­ya­ron las re­vuel­tas, y el can­di­da­to del ré­gi­men ha­yan te­ni­do bue­nos re­sul­ta­dos elec­to­ra­les.

–Los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes de Egip­to son una or­ga­ni­za­ción con mu­cho arrai­go so­cial. En los años no­ven­ta, las me­di­das im­pues­tas por el FMI su­pu­sie­ron el re­cor­te drás­ti­co de ser­vi­cios pú­bli­cos, y la sa­ni­dad men­guó de for­ma dra­ma­ti­ca. Los Her­ma­nos Mu­sul­ma­nes, con sus clí­ni­cas pri­va­das fi­nan­cia­das por los paí­ses del Gol­fo, sus­ti­tu­ye­ron el va­cío del Es­ta­do. Por su par­te, el ejér­ci­to re­ci­be al año 1.300 mi­llo­nes de dó­la­res de Es­ta­dos Uni­dos. Cuan­do se ce­le­bran las elec­cio­nes le­gis­la­ti­vas, am­bas op­cio­nes son lo úni­co que la gen­te co­no­ce.

En Orien­te Pró­xi­mo si­guen ri­va­li­zan­do las gran­des po­ten­cias. En eso la si­tua­ción no ha cam­bia­do. Y Siria es el ejem­plo más dra­má­ti­co.

–Sí, la re­pre­sión es te­rri­ble, pe­ro los con­se­jos lo­ca­les de la opo­si­ción son con­tra­rios a la in­ter­ven­ción mi­li­tar ex­tran­je­ra. Sí, Orien­te Pró­xi­mo es una de las zo­nas más in­ter­ve­ni­das, por ac­to­res re­gio­na­les (Ara­bia Sau­dí, Ca­tar, Irán, Tur­quía e Is­rael) e in­ter­na­cio­na­les (Fran­cia, Gran Bre­ta­ña, Es­ta­dos Uni­dos y Ru­sia), que se jue­gan mu­cho. Es un ta­ble­ro com­pli­ca­do, pe­ro yo de­fien­do la lec­tu­ra po­si­ti­va de las re­vuel­tas. He co­no­ci­do a cien­tos de per­so­nas que han de­ja­do to­da su vi­da an­te­rior pa­ra lu­char por un cam­bio real.

OL­GA RO­DRÍ­GUEZ

(León, 1975), pe­rio­dis­ta, ha tra­ba­ja­do en la ca­de­na

SER, Cua­tro, Ca­nal + y Pú­bli­co, co­mo en­via­da es­pe­cial a Egip­to, Ye­men, Af­ga­nis­tán, Irak, Irán, Is­rael, Jor­da­nia, Ko­so­vo, Mé­xi­co y los Te­rri­to­rios Pa­les­ti­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.