Cur­sos de agua co­mo aba­ni­cos

Geo - - GEONOTICIAS -

Un del­ta flu­vial es la for­ma más her­mo­sa que pue­de adop­tar un río cuan­do vier­te sus aguas al mar: una ra­mi­fi­ca­ción trian­gu­lar que di­bu­jan los bra­zos o “ca­ños“de mu­chos de los gran­des ríos de la Tie­rra en su desem­bo­ca­du­ra. El grá­fi­co su­pe­rior reúne sie­te de ellos en una com­po­si­ción pic­tó­ri­ca, co­mo si se tra­ta­ra de los pé­ta­los de una flor. En­tre ellos fi­gu­ra el Ni­lo, el “del­ta ori­gi­nal“, cu­ya for­ma de­bió de ins­pi­rar al his­to­ria­dor de la An­ti­güe­dad clá­si­ca, He­ro­do­to, que de­no­mi­nó “del­ta” a es­te ti­po de desem­bo­ca­du­ra por su se­me­jan­za con la le­tra grie­ga ho­mó­ni­ma. Es­te sis­te­ma ra­mi­fi­ca­do de te­rre­nos de alu­vión y múl­ti­ples bra­zos de agua se ori­gi­na cuan­do la co­rrien­te de un río aca­rrea gran can­ti­dad de se­di­men­tos, que va de­po­si­tan­do po­co an­tes de lle­gar al océano. Es­ta afluen­cia de ma­te­ria­les fre­na los cur­sos de agua, los cua­les, al avan­zar más len­ta­men­te, de­po­si­tan en los cau­ces are­na, gra­va y lo­do en gran­des can­ti­da­des. Allí don­de las ma­reas no con­si­guen arras­trar el ba­rro, se cons­ti­tu­ye un nú­me­ro cre­cien­te de ban­cos de are­na o is­lo­tes que los bra­zos del río ten­drán que sor­tear pa­ra fluir ha­cia el mar. Jun­to a la for­ma clá­si­ca trian­gu­lar o de aba­ni­co, se ori­gi­nan tam­bién otros di­se­ños ca­pri­cho­sos, co­mo el “del­ta pa­ta de pá­ja­ro” del río Ural. Los del­tas de los gran­des ríos es­tán en­tre las re­gio­nes con ma­yor den­si­dad de po­bla­ción del pla­ne­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.