Cla­se de mí­mi­ca

La me­jor for­ma de apren­der len­guas ex­tran­je­ras es con el mo­vi­mien­to cor­po­ral.

Geo - - GEONOTICIAS -

La in­ves­ti­ga­ción cien­tí­fi­ca no ha­bía pres­ta­do aten­ción al pa­pel que pue­de desem­pe­ñar el pro­pio cuer­po en el pro­ce­so de apren­di­za­je de los adul­tos. Aho­ra, la neu­ro­lin­güis­ta Ma­nue­la Ma­ce­do­nia y su co­le­ga Tho­mas Knös­che, del Ins­ti­tu­to Max Planck de Cog­ni­ción y Neu­ro­cien­cias, han in­ves­ti­ga­do la cues­tión con una nue­va téc­ni­ca de en­se­ñan­za.

Pa­ra ello, los in­ves­ti­ga­do­res pro­pu­sie­ron es­tu­diar du­ran­te seis días la len­gua ar­ti­fi­cial “Vim­mi“a las 20 per­so­nas que se pres­ta­ron a par­ti­ci­par en el ex­pe­ri­men­to cien­tí­fi­co. En ca­da ca­so, la mi­tad de los me­dios di­dác­ti­cos que se pu­sie­ron a dis­po­si­ción de los alum­nos con­sis­tió en el clá­si­co ma­te­rial im­pre­so en pa­pel y cin­tas de au­dio. El otro 50% de los re­cur­sos pe­da­gó­gi­cos se cen­tra­ba en acom­pa­ñar ca­da nue­va pa­la­bra que se que­ría apren­der con mo­vi­mien­tos que se po­dían con­tem­plar en cin­tas de vídeo. El alumno te­nía que imi­tar los ges­tos que veía mien­tras tra­ta­ba de me­mo­ri­zar el nue­vo vo­ca­blo. Los test mos­tra­ron que el po­der de re­ten­ción de nue­vos vo­ca­blos era no­ta­ble­men­te su­pe­rior cuan­do uti­li­za­ba el mo­vi­mien­to du­ran­te el pro­ce­so de apren­di­za­je. De lo que se de­du­ce que la asi­mi­la­ción ges­tual de co­no­ci­mien­tos am­plía de for­ma con­si­de­ra­ble la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­nar in­for­ma­ción y, ade­más, po­ten­cia la me­mo­ria.

Pa­ra con­cep­tos con­cre­tos que se pue­den re­pre­sen­tar “ma­nual­men­te“con ges­tos, co­mo por ejem­plo “pan“o “cor­tar“, la idea que se su­gie­re es evi­den­te, cons­ta­tan los in­ves­ti­ga­do­res. Pe­ro pa­ra su sor­pre­sa, el tru­co tam­bién fun­cio­na con con­cep­tos abs­trac­tos co- mo “por tan­to“o “bien con­si­de­ra­do“, am­bos vo­ca­blos que no se pue­den sim­bo­li­zar con mí­mi­ca. “In­clu­so mo­vi­mien­tos que pue­den in­ven­tar­se en cual­quier mo­men­to pue­den ayu­dar a es­ti­mu­lar la me­mo­ri­za­ción de cual­quier pa­la­bra so­lo por la fuer­za pe­da­gó­gi­ca del ges­to; es­to nun­ca lo ha­bría­mos ima­gi­na­do“, afir­ma la in­ves­ti­ga­do­ra en len­guas, la doc­to­ra Ma­nue­la Ma­ce­do­nia

Las pri­me­ras prue­bas prác­ti­cas in­di­can que el apren­di­za­je apo­ya­do en la mí­mi­ca cor­po­ral tam­bién es útil en el es­tu­dio de idio­mas. Por tan­to, cuan­do le en­se­ñen el sa­lu­do en ja­po­nés, al pro­nun­ciar el vo­ca­blo kon­ni­chi­wa, acom­pá­ñe­lo de una re­ve­ren­cia.

“El con­duc­tor ig­no­ra to­da­vía la se­ñal de ad­ver­ten­cia“. Es­ta fra­se se tra­ta de en­se­ñar en cla­se a los es­tu­dian­tes de un idio­ma ex­tran­je­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.