Una ver­du­ra muy cos­to­sa

Un equi­po de in­ves­ti­ga­do­res cul­ti­va pe­re­jil, es­pi­na­cas y men­ta, que cues­tan has­ta 50.000 eu­ros el ki­lo­gra­mo. Eso sí, so­lo son pa­ra con­su­mo pro­pio.

Geo - - GEONOTICIAS -

Lo que en­ca­re­ce enor­me­men­te es­ta ver­du­ra es su “re­lleno“. Y es que en lu­gar de car­bono nor­mal (C-12), las plan­tas con­tie­nen un isó­to­po más ra­ro (C-13) que, aun­que no es ra­diac­ti­vo, pue­de de­tec­tar­se en el cuer­po con cier­tos apa­ra­tos de me­di­ción.

Los cien­tí­fi­cos ale­ma­nes quie­ren ras­trear con es­te pro­ce­di­mien­to en qué lu­ga­res del or­ga­nis­mo se acu­mu­lan sus­tan­cias pro­du­ci­das por es­tas hier­bas co­mes­ti­bles. Pa­ra ello han de­ci­di­do con­su­mir ve­ge­ta­les muy ca­ros.

“Lo que nos in­tere­san fun­da­men­tal­men­te son los lla­ma­dos fla­vo­noi­des. Que­re­mos des­cu­brir si es­tas sus­tan­cias desem­pe­ñan real­men­te el efec­to pre­ven­ti­vo que se les su­po­ne fren­te al de­sa­rro­llo de cier­tas en­fer­me­da­des en el cuer­po hu­mano“, afir­ma Benno Zim­mer­mann, es­pe­cia­lis­ta en quí­mi­ca de ali­men­tos en el Ins­ti­tu­to de Cien­cias de la Nu­tri­ción y de los Ali­men­tos, en Bonn.

Los fla­vo­noi­des ac­túan co­mo an­ti­oxi­dan­tes y se ha su­ge­ri­do que po­drían te­ner efec­tos pro- tec­to­res es­pe­cí­fi­cos en en­fer­me­da­des co­mo el cán­cer o do­len­cias del sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar. Pe­ro los es­pe­cia­lis­tas en nu­tri­ción con­si­de­ran que es­te efec­to pro­tec­tor no se ha de­mos­tra­do to­da­vía de for­ma irre­fu­ta­ble. Con­fían, sin em­bar­go, en po­der de­tec­tar los ca­ta­bo­li­tos de los fla­vo­noi­des en el or­ga­nis­mo a tra­vés del C-13 pre­sen­te en las mues­tras san­guí­neas.

Pa­ra evi­tar fal­sear los re­sul­ta­dos, in­clu­so los “cien­tí­fi­cos jar­di­ne­ros“de­ben evi­tar res­pi­rar mien­tras se en­car­gan de cui­dar las plan­tas.

Un te­so­ro de apa­rien­cia po­co vistosa: men­ta con car­bono C-13

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.