Un cóc­tel de to­das las épo­cas

Te­rri­to­rio me­tro­po­li­tano aba­rro­ta­do de gen­tes, vehícu­los va­rio­pin­tos y re­la­jan­tes ma­sas ar­bo­la­das; se­de de an­ti­guos mo­nu­men­tos don­de se ci­tan la es­pi­ri­tua­li­dad y la his­to­ria; ur­be ad­mi­nis­tra­ti­va que cre­ce ha­cia el cie­lo; ca­pi­tal de la In­dia y vi­lla de las

Geo - - RETRATO URBANO DELHI - Kai Frie­se Gu­lli­ver Theis

Re­gión, ca­pi­tal, dis­tri­to: Del­hi es to­do a la vez

es una pe­sa­di­lla. De ahí que yo boi­co­tee el mer­ca­do con si­len­cio­so ren­cor. A no ser que ten­ga que com­prar ja­món ita­liano o es­pá­rra­gos de Bután.

Ha­ce po­co, y no muy le­jos, he des­cu­bier­to otro mer­ca­do en Lo­di Co­lony, un ba­rrio re­si­den­cial pa­ra pe­que­ños fun­cio­na­rios. Con su le­tar­go me re­cuer­da al mer­ca­do de Khan ha­ce 30 años. Se pue­de pa­sear de­ba­jo de so­por­ta­les pin­ta­dos de blan­co, y lo me­jor es que he des­cu­bier­to una tien­da lla­ma­da Ti­me & Co. que ven­de re­lo­jes de pul­se­ra de la em­pre­sa es­ta­tal Hin­dus­tan Ma­chi­ne Tools. La mar­ca era to­do un icono de los su­ce­dá­neos de im­por­ta­ción, cuan­do an­he­lá­ba­mos mo­de­los de Ca­sio y Ci­ti­zen. Hoy, si que­re­mos ir a la mo­da y ser un po­co iró­ni­cos, lle­va­mos un HMT Ja­na­ta. El re­loj po­pu­lar. Na­tu­ral­men­te, tal fe­ti­chis­mo en­tra­ña cier­ta hi­po­cre­sía. Pe­ro es tí­pi­ca de Del­hi la sen­ti­men­tal bús­que­da de rin­co­nes ur­ba­nos don­de ol­vi­dar­nos de un pre­sen­te ver­ti­gi­no­so y de­lei­tar­nos evo­can­do un pa­sa­do no tan le­jano. Eso no se en­cuen­tra en Mum­bai (Bom­bay), don­de la am­bi­ción económica siem­pre se ha aco­gi­do con los bra­zos abier­tos, o en Cal­cu­ta, don­de de­ma­sia­do po­co ha cam­bia­do co­mo pa­ra echar de me­nos el pa­sa­do.

De siem­pre el ta­ma­ño de Del­hi ha si­do ob­je­to de bro­mas y asom­bro de sus ha­bi­tan­tes. La que pro­ba­ble­men­te sea la fra­se más po­pu­lar se atri­bu­ye a Ni­za­mud­din Au­lia, un san­to su­fí (mís­ti­co) del si­glo XIII-XIV, que se ha­bía asen­ta­do an­te las puer­tas de la ciu­dad des­pués de va­gar por el país du­ran­te un tiem­po. Cuan­do le di­je­ron que el sultán es­ta­ba de ca­mino pa­ra eje­cu­tar­le, cuen­ta la le­yen­da que el san­to res­pon­dió: “Di­lli dur ast” (Del­hi está le­jos). Es­to no se po­día afir­mar de la dis­tan­cia has­ta el lí­mi­te de la ciu­dad, pe­ro sí del ca­mino que de­bía re­co­rrer el sultán a tra­vés de su ex­ten­sa ur­be.

Des­de aque­llos tiem­pos, la es­ca­la aún ha cre­ci­do más. El an­ti­guo ho­gar y la tum­ba de Ni­za­mud­din per­te­ne­cen hoy al cen­tro de la ciu­dad. Pe­ro aun así, el lu­gar ha con­ser­va­do un au­ra de re­ti­ro. Y, de un mo­do mi­la­gro­so, So­lo lo voy a de­cir una vez, pues ca­si me da ver­güen­za: amo es­ta ciu­dad, es mag­ní­fi­ca. Es una me­tró­po­lis co­mo nin­gu­na otra. Pe­ro un ver­da­de­ro di­lli­wa­lla – ciu­da­dano de Del­hi– no mues­tra es­te amor abier­ta­men­te, a no ser que se en­cuen­tre en el ex­tran­je­ro (o peor, en Mum­bai). Y diez mi­nu­tos des­pués de re­gre­sar de un via­je vol­ve­mos a ser cri­ti­co­nes. Nos con­ver­ti­mos en al­dea­nos que aman su en­torno aco­ge­dor, pe­ro es­tán en pie de gue­rra con la gran ciu­dad.

Pa­ra eso hay muy bue­nas ra­zo­nes: no es fá­cil lla­mar “ciu­dad” a la Na­tio­nal Ca­pi­tal Re­gion (NCR) de Del­hi (Re­gión de la Ca­pi­tal Na­cio­nal de Del­hi), un área que al­ber­ga cer­ca de 21 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes y se ex­tien­de por ca­si 4.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos. Y más cuan­do el nom­bre de Del­hi tam­bién de­no­mi­na el te­rri­to­rio de la unión, que cons­ti­tu­ye par­te de la NCR. O me­jor: del que bro­tó la in­fra­es­truc­tu­ra de to­da la re­gión. Pe­ro Del­hi no so­lo está cre­cien­do por los bor­des, tam­bién el ros­tro de su in­te­rior está cam­bian­do. A los di­lli­wa­llas de mi ge­ne­ra­ción, es­tas trans­for­ma­cio­nes de los úl­ti­mos quin­ce años, en los que la In­dia ha des­pe­ga­do a ni­vel eco­nó­mi­co, cuen­tan una his­to­ria con una cla­ra mo­ra­le­ja: pién­sa­te bien lo que pi­des... Du­ran­te la ma­yor par­te de mi vi­da, Del­hi fue una ciu­dad agra­da­ble­men­te le­tár­gi­ca. Cre­cí en una épo­ca que lla­mo “la lar­ga tar­de del sub­de­sa­rro­llo”. In­dia te­nía una eco­no­mía di­ri­gi­da, que man­te­nía a ra­ya al em­pre­sa­ria­do pri­va­do. Es­to aca­rrea­ba la con­se­cuen­cia de que la mis­ma ciu­dad no se ex­pan­día.

Es­ta si­tua­ción mar­ca­ba nues­tro ho­ri­zon­te men­tal: mi ge­ne­ra­ción desa­rro­lló un ver­gon­zo­so en­tu­sias­mo por los inal­can­za­bles bie­nes de con­su­mo de Oc­ci­den­te y una re­la­ja­da fal­ta de am­bi­ción. No era ne­ce­sa­rio tra­ba­jar es­pe­cial­men­te du­ro en la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal. Me pa­re­cía per­fec­ta­men­te nor­mal que mi pa­dre re­gre­sa­ra a casa ca­da tar­de pa­ra dor­mir la sies­ta. Hoy me sien­to co­mo si es­te pa­sa­do hu­bie­ra te­ni­do lu­gar en otra ciu- dad. La Del­hi de mi ju­ven­tud se ha en­co­gi­do an­te la ex­pan­sión de ex­ten­sos nue­vos arra­ba­les co­mo Gur­gaon, Fa­ri­da­bad, Gha­zia­bad y Noi­da, la gi­gan­tes­ca área re­cién ur­ba­ni­za­da en la ori­lla orien­tal del río Ya­mu­na. Es­te afluen­te del Gan­ges di­vi­de la ciu­dad en una mi­tad orien­tal y otra oc­ci­den­tal.

La mi­tad oc­ci­den­tal al­ber­ga ca­si to­dos los mo­nu­men­tos tra­di­cio­na­les. Los bu­ró­cra­tas di­vi­den es­ta zo­na en los dis­tri­tos Cen­tro, Nue­va Del­hi y Del­hi Sur. Pe­ro la ma­yo­ría de los di­lli­wa­llas ig­no­ra los men­cio­na­dos dis­tri­tos y de­no­mi­na Nue­va Del­hi a to­do el la­do oc­ci­den­tal (ex­cep­to el cas- co vie­jo, pe­ro de eso ha­bla­re­mos más tar­de).

El pai­sa­je ur­bano de Nue­va Del­hi se trans­for­ma a un rit­mo ver­ti­gi­no­so. Se de­rri­ban ca­sas mo­des­tas por do­quier, crean­do es­pa­cio pa­ra blo­ques de vi­vien­das de cua­tro pi­sos. Los cru­ces son sus­ti­tui­dos por pa­sos ele­va­dos. In­clu­so las mis­te­rio­sas y vie­jas leyendas so­bre sis­te­mas de tú­ne­les sub­te­rrá­neos se con­vier­ten en reali­dad: des­de ha­ce al­gu­nos años, unas gran­des má­qui­nas per­fo­ran el sub­sue­lo de Del­hi, ex­ca­van­do a una ve­lo­ci­dad sor­pren­den­te una red de tú­ne­les pa­ra el me­tro. El co­mer­cio, con su rá­pi­do rit­mo y sus ne­ce­si­da­des, de­ter­mi­na las me­ta­mor­fo­sis de nues­tra ciu­dad. El an­ta­ño le­tár­gi­co mer­ca­do de Khan, al que iba de jo­ven pa­ra que me arre­gla­ran la bi­ci­cle­ta, se ha trans­for­ma­do en un lu­gar de mo­da con ele­gan­tes ca­fés, res­tau­ran­tes y co­mer­cios.

Es el ba­zar pre­di­lec­to de los tu­ris­tas y los ex­tran­je­ros que vi­ven aquí, de los adi­ne­ra­dos y los mi­nis­tros del Go­bierno, por lo que fre­cuen­te­men­te está lleno de guar­daes­pal­das ar­ma­dos has­ta los dien­tes. Apar­car

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.