Re­tra­to ur­bano de Del­hi

Geo - - RE­TRA­TO UR­BANO DEL­HI - Kai Ja­bir Frie­se (49 años) es di­rec­tor de la edi­ción in­dia de GEO. Cer­ca de su des­pa­cho hay un edi­fi­cio his­tó­ri­co: el mau­so­leo Saf­dar­jung.

Los ver­da­de­ros mo­nu­men­tos son los ár­bo­les

trui­das pa­ra aco­ger a los re­fu­gia­dos que se que­da­ron va­ra­dos aquí en 1947 co­mo con­se­cuen­cia de la in­de­pen­den­cia de la In­dia de Gran Bre­ta­ña y la di­vi­sión del sub­con­ti­nen­te en dos Es­ta­dos, Pa­kis­tán e In­dia.

En los ba­rrios re­si­den­cia­les de Nue­va Del­hi, las am­bi­cio­nes bur­gue­sas se ex­pre­san me­dian­te una ar­qui­tec­tu­ra ex­tra­va­gan­te, pe­ro no es­pe­cial­men­te atrac­ti­va. Su es­té­ti­ca es­tá mar­ca­da por mu­chos ele­men­tos de­co­ra­ti­vos ba­ra­tos, que el ar­qui­tec­to Gau­tam Bha­tia des­cri­be iró­ni­ca­men­te co­mo ba­rro­co pun­ya­bí. Una de sus va­ria­cio­nes la lla­ma­mos es­ti­lo de Heinz. Es de ori­gen aus­tria­co, y se lo de­be­mos a un tal K. M. Heinz, que tra­ba­jó du­ran­te dé­ca­das co­mo ar­qui­tec­to en Nue­va Del­hi. El es­ti­lo de Heinz es una mez­cla en­tre es­tu­co es­pa­ñol, te­ja­dos de la­dri­llo y bla­so­nes: los me­jo­res ejem­plos se en­cuen­tran en el ba­rrio de Grea­ter Kai­lash I.

Me sien­to a gus­to en­tre es­te cóc­tel de mo­der­ni­dad hor­te­ra y po­bre­za his­tó­ri­ca, pues en cual­quier mo­men­to pue­do acer­car­me a los res­tos más an­ti­guos de nues­tra ca­pi­tal, a sus al­deas re­bel­des, a la ciu­dad de los mo­go­les y las sun­tuo­sas ave­ni­das de Lut­yen. A ve­ces los tu­ris­tas me cuen­tan que vi­si­tan en dos días to­do lo que es­toy enu­me­ran­do aquí. Yo ja­más se­ría tan au­daz.

Pa­ra un di­lli­wa­lla, to­dos es­tos lu­ga­res es­tán le­jos unos de otros. Vi­si­tar ca­da uno re­quie­re cam­biar de ro­pa, com­por­ta­mien­to, len­gua­je, es­té­ti­ca y es­ta­do de áni­mo. In­clu­so en­tra­ña un cam­bio cli­má­ti­co. En ve­rano no­tas que la tem­pe­ra­tu­ra cae con­si­de­ra­ble­men­te cuan­do re­co­rres las ave­ni­das fron­do­sas de Nue­va Del­hi. A ve­ces, mi ma­dre me lla­ma du­ran­te el mon­zón y me pre­gun­ta si es­tá llo­vien­do tam­bién en mi ba­rrio. Vi­ve a diez mi­nu­tos de dis­tan­cia.

Una vez –no ha­ce de­ma­sia­do tiem­po– real­men­te lo­gré vi­vir una jor­na­da en­te­ra co­mo tu­ris­ta en es­ta ciu­dad. Aca­ba­ban de inau­gu­rar la gran es­ta­ción de me­tro ba­jo el Con­naught Pla­ce, el cen­tro co­mer­cial de la Nue­va Del­hi bri­tá­ni­ca. Fue un día ma­ra­vi­llo­so que pa­sé en­con­trán­do­me con mis pro­pios re­cuer­dos, vie­jos ami­gos y ba­res nue­vos. Des­pués de pa­sar por pri­me­ra vez una no­che en una ha­bi­ta­ción de ho­tel en mi ciu­dad na­tal, to­mé –igual­men­te por pri­me­ra vez– el me­tro y de­jé que me bam­bo­lea­ra por los nue­vos tú­ne­les de Nue­va Del­hi.

Des­pués me me­tí en mi co­che y me fui a ca­sa co­mo si me per­si­guie­ra el dia­blo. Un cuar­to de ho­ra des­pués es­tu­ve en mi tran­qui­li­za­dor y so­ño­lien­to ba­rrio re­si­den­cial. La nue­va Nue­va Del­hi es­ta­ba le­jos. Y lo su­fi­cien­te­men­te cer­ca. Gra­cias a Dios. mo­so té en el Tea Cen­tre. El pró­xi­mo in­vierno quie­ro ar­mar­me de va­lor pa­ra des­ve­lar el se­cre­to de una es­pe­cia­li­dad es­ta­cio­nal: el ca­fé con man­te­qui­lla. Ya he pre­gun­ta­do. “¿Es ca­fé?” Me di­je­ron: “Con man­te­qui­lla.”

Pe­ro pien­so que no so­lo es la cu­rio­si­dad gas­tro­nó­mi­ca y el atrac­ti­vo de lo in­só­li­to lo que me atrae del cas­co vie­jo co­mo ha­bi­tan­te de Nue­va Del­hi, sino la tran­qui­li­za­do­ra sen­sa­ción de for­mar par­te de una ciu­dad muy an­ti­gua y tam­bién muy de­mo­crá­ti­ca, abier­ta pa­ra to­dos. Las ca­lles de Pu­ra­ni Di­lli son real­men­te lu­ga­res pú­bli­cos, aquí las fa­mi­lias se pa­sean ex­hi­bien­do su con­di­ción de bur­gue­ses y mos­tran­do que son par­te de la va­rio­pin­ta vi­da de la In­dia.

P ero tal vez yo es­té an­ti­cua­do y no pue­da acos­tum­brar­me a atrac­cio­nes co­mo las que se­du­cen des­de las zo­nas re­cién ur­ba­ni­za­das del es­te del río Ya­mu­na. Por ejem­plo, des­de el ba­rrio de Noi­da, pa­ra el que mis ami­gos y yo nos in­ven­ta­mos el nom­bre de No idea. Allí tie­nen aho­ra el pri­mer cir­cui­to de Fór­mu­la 1 de la In­dia. Fue inau­gu­ra­do con mu­cho bom­bo y pla­ti­llo. El acon­te­ci­mien­to con­clu­yó con una fies­ta ba­jo car­pas de lu­jo en la que par­ti­ci­pa­ron va­rias ce­le­bri­da­des in­dias... y Lady Ga­ga. No­so­tros, las ma­sas que no fue­ron in­vi­ta­das, nos bur­la­mos de aquel es­pec­tácu­lo. Es­pe­cial­men­te cuan­do un mo­dis­ta es­cri­bió en Twit­ter: “Se me sal­tan las lá­gri­mas. ¡Por fin he co­no­ci­do a Ga­ga!”

No, no me voy a mu­dar a Noi­da. Se­gui­ré fiel a la Del­hi de Lut­yen. Y us­te­des de­be­rían ha­cer lo mis­mo. Sus atrac­ti­vos son in­su­pe­ra­bles: el pa­trón de la ca­pi­tal co­lo­nial con sus an­chas ave­ni­das ja­lo­na­das de ár­bo­les y las im­pre­sio­nan­tes ca­lles con edi­fi­cios gu­ber­na­men­ta­les y neo­clá­si­cos, ca­si fas­cis­tas: ar­qui­tec­tu­ra sun­tuo­sa de la épo­ca co­lo­nial. Pe­ro los ver­da­de­ros mo­nu­men­tos de la ciu­dad son sus ár­bo­les. Un fa­mo­so ar­qui­tec­to de Del­hi, Sa­tish Gro­ver, se que­jó una vez: “La Del­hi de Lut­yen no es una ciu­dad, sino un bos­que.” Pe­ro yo, ca­da oc­tu­bre, ben­di­go al Im­pe­rio Bri­tá­ni­co cuan­do flo­re­cen las als­to­nias lle­nan­do mi na­riz con aro­mas de amor y muer­te. Los ár­bo­les nun­ca pue­den ser neo­clá­si­cos, im­pe­ria­lis­tas o fas­cis­tas.

¿O sí? Mi ami­go Pra­dip Kris­hen, que ha pu­bli­ca­do una ma­ra­vi­llo­sa guía ur­ba­na so­bre los ár­bo­les de Del­hi, se que­ja: “Los bri­tá­ni­cos lo es­tro­pea­ron. No les in­tere­só nin­guno de los ár­bo­les tra­di­cio­na­les fa­vo­ri­tos de los mo­go­les: el man­go, el ba­niano y el pa­li­san­dro. En su lu­gar eli­gie­ron es­pe­cies co­mo el jam­bul y el my­ro­ba­lan de ho­jas ca­du­cas, que se caen pa­ra su­pe­rar la per­sis­ten­te ari­dez de Del­hi.” Pa­ra ser fran­co, no me mo­les­ta en ab­so­lu­to. En in­vierno, cuan­do que­man la ho­ja­ras­ca, oler el hu­mo que des­pren­den es una sen­sa­ción que me gus­ta es­pe­cial­men­te. En me­dio de es­te pai­sa­je de ár­bo­les se en­cuen­tra la Del­hi pos­co­lo­nial, con los ba­rrios de la prós­pe­ra cla­se me­dia, don­de vi­ve gen­te co­mo yo. Las ca­sas fue­ron cons-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.