El emer­ger de un gi­gan­te

Un sub­con­ti­nen­te, la ma­yor de­mo­cra­cia del mundo y el país más po­bla­do de la Tie­rra en un fu­tu­ro cer­cano: la In­dia de­rro­cha su­per­la­ti­vos. Y tie­ne po­si­bi­li­da­des reales de ade­lan­tar al­gún día a Chi­na.

Geo - - RADIOGRAFIA DEL PAÍS - Tors­ten Schä­fer

E l in­vi­ta­do ex­tran­je­ro no es­ca­ti­mó gran­des pa­la­bras en su dis­cur­so an­te el Par­la­men­to: “La re­pú­bli­ca in­dia ya no es un país emer­gen­te”, di­jo, “sino una po­ten­cia mun­dial. Su an­ti­gua ci­vi­li­za­ción ha plas­ma­do el mundo du­ran­te mi­le­nios”. Y aña­dió: “El le­gen­da­rio Mahat­ma Gand­hi ha cam­bia­do la hu­ma­ni­dad con su men­sa­je de paz, to­le­ran­cia y amor”.

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Ba­rack Oba­ma des­cri­bió así el país en no­viem­bre de 2010 an­te los par­la­men­ta­rios en Nue­va Del­hi. Pro­ba­ble­men­te no fue­ra pu­ra cor­te­sía, sino tam­bién una cla­ra apues­ta por un lu­cra­ti­vo fu­tu­ro co­mún. “In­dia se desa­rro­lla­rá co­mo Chi­na du­ran­te las dos dé­ca­das ve­ni­de­ras”, va­ti­ci­na Jag­dish Bhag­wa­ti, un des­ta­ca­do eco­no­mis­ta in­dio de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia, en Nue­va York.

Hoy hay más de 1.200 mi­llo­nes de in­dios, y cer­ca de la mi­tad son me­no­res de 25 años. A fi­na­les de 2020, se­gún un pro­nós­ti­co de Na­cio­nes Uni­das, ha­brá más in­dios que chi­nos, pues el cre­ci­mien­to de­mo­grá­fi­co se está re­du­cien­do en la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar, que ac­tual­men­te tie­ne unos 1.340 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes. Y al­re­de­dor del año 2100, “so­lo” ha­brá 940 mi­llo­nes de chi­nos fren­te a 1.500 mi­llo­nes de in­dios.

Chi­na es el gi­gan­te que lle­va ca­mino de con­ver­tir­se en su­per­po­ten­cia: un vas­to im­pe­rio con me­nos des­em­pleo, po­bre­za y anal­fa­be­tis­mo que la In­dia. A ello se su­ma la ma­yor deu­da pú­bli­ca de es­ta úl­ti­ma. Re­du­cir­la me­dian­te im­pues­tos so­bre la

ren­ta es po­co rea­lis­ta por el mo­men­to: cer­ca de la mi­tad de los in­dios tra­ba­ja en la agri­cul­tu­ra, ma­yo­ri­ta­ria­men­te pa­ra el con­su­mo pro­pio; ni si­quie­ra el uno por cien­to de to­dos los ha­bi­tan­tes pa­ga im­pues­tos so­bre la ren­ta.

Pe­ro la In­dia es una de­mo­cra­cia y un Es­ta­do de de­re­cho don­de la pro­pie­dad pri­va­da está ga­ran­ti­za­da. Y es­te he­cho fa­vo­re­ce su au­ge eco­nó­mi­co. La eco­no­mía de­pen­de mu­cho me­nos de la ex­por­ta­ción. Ade­más, la In­dia re­gu­ló fuer­te­men­te su sec­tor ban­ca­rio ya an­tes de la crisis fi­nan­cie­ra glo­bal, so­me­tién­do­lo a la su­per­vi­sión de una es­tric­ta au­to­ri­dad. Tam­bién por eso la crisis ha he­cho re­la­ti­va­men­te po­co da­ño al país: el cre­ci­mien­to ca­yó del 9% al 6%. Y vol­vió a al­can­zar el 8,5% en el ejer­ci­cio de 2010-2011.

Un pilar de es­te au­ge es la cre­cien­te cla­se me­dia, cu­yos suel­dos van en au­men­to y con­su­me. Las em­pre­sas don­de tra­ba­jan es­tas per­so­nas abor­dan pro­yec­tos ca­da vez más am­bi­cio­sos. Co­mo la cor­po­ra­ción Tata, cu­ya ra­ma au­to­mo­vi­lís­ti­ca pre­sen­tó en 2008 el

Nano, un co­che es­pe­cial­men­te ba­ra­to. Aun­que no lo­gró pe­ne­trar en el mer­ca­do de ma­sas, la em­pre­sa com­pró en aquel mis­mo año las mar­cas de lu­jo Ja­guar y Rover, y aho­ra está ofre­cien­do vehícu­los eléc­tri­cos eco­nó­mi­cos pa­ra el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal.

Se pre­vé que la di­ná­mi­ca económica al­can­ce un nue­vo cenit en 2012: se­gún el Ban­co Mun­dial, la In­dia se con­ver­ti­rá en la eco­no­mía na­cio­nal de ma­yor cre­ci­mien­to. Y has­ta me­dia­dos del si­glo, el país se­rá la ter­ce­ra eco­no­mía na­cio­nal más po­de­ro­sa des­pués de Chi­na y Es­ta­dos Uni­dos.

Y eso que el pri­mer Pri­mer Mi­nis­tro de In­dia, Ja­wahar­lal Neh­ru, que­ría fo­men­tar una so­cie­dad so­cia­lis­ta en su país, desa­rro­llan­do un gi­gan­tes­co apa­ra­to ad­mi­nis­tra­ti­vo es­ta­tal. Du­ran­te lar­go tiem­po la In­dia per­ma­ne­ció ais­la­da de la eco­no­mía mun­dial. La aper­tu­ra no co­men­zó has­ta fi­na­les de los años ochen­ta: con pri­va­ti­za­cio­nes y re­for­mas que el ac­tual pri­mer mi­nis­tro Man­mohan Singh ya de­fen­dió co­mo mi­nis­tro de Fi­nan­zas. Sec­to­res im­por­tan­tes pa­ra el abas­te­ci­mien­to bá­si­co, co­mo la agri­cul­tu­ra y el co­mer­cio al por me­nor, sin em­bar­go, se man­tu­vie­ron y se man­tie­nen ce­rra­dos a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros.

Hoy pros­pe­ra el sec­tor de ser­vi­cios, so­bre to­do el de tec­no­lo­gía de la in­for­ma­ción. en In­dia hay pro­fe­sio­na­les bien for­ma­dos que ha­blan in­glés y co­bran suel­dos mo­des­tos. Las em­pre­sas de IT es­tán en las ciu­da­des... le­jos de la otra In­dia: las re­gio­nes ru­ra­les, y a me­nu­do po­bres, don­de vi­ve cer­ca del 70% de la po­bla­ción.

In­dia cuen­ta con el ma­yor nú­me­ro de mi­llo­na­rios y mil­mi­llo­na­rios del mundo... No obs­tan­te, mu­chos in­di­ca­do­res de de­sa­rro­llo se que­dan por de­ba­jo de los va­lo­res de paí­ses afri­ca­nos. Un ter­cio de los ha­bi­tan­tes vi­ve con me­nos de un eu­ro dia­rio. El mis­mo por­cen­ta­je no sa­be leer ni es­cri­bir. Y so­lo un 2% de los me­no­res de 30 años

Es el país del mundo con más mil­mi­llo­na­rios

tie­ne for­ma­ción pro­fe­sio­nal. Es­ta­dís­ti­ca­men­te, el des­em­pleo es del 10%; un gran nú­me­ro de per­so­nas tra­ba­ja en la eco­no­mía su­mer­gi­da en con­di­cio­nes ape­nas re­gu­la­das.

Aun­que la im­por­tan­cia del sis­te­ma hin­duis­ta de cas­tas está de­cre­cien­do, si­gue in­flu­yen­do so­bre sec­to­res de la so­cie­dad in­dia e im­pi­de, con su rí­gi­da di­vi­sión, el pro­gre­so de mu­chos po­bres. Tam­bién se lu­cha con­tra la in­fla­ción, que al­can­za ca­si el 7%. La fuer­te subida de los pre­cios, so­bre to­do de los ali­men­tos bá­si­cos, pro­vo­có a fi­na­les del pa­sa­do fe­bre­ro una de las ma­yo­res huel­gas ge­ne­ra­les del país.

Por to­dos es­tos pro­ble­mas, la In­dia so­lo ocu­pa el pues­to nú­me­ro 119 en­tre los 169 paí­ses que com­po­nen el Ín­di­ce de De­sa­rro­llo de Na­cio­nes Uni­das. A es­to se su­ma la mor­ta­li­dad in­fan­til. Ca­da año, 1,7 mi­llo­nes de ni­ños in­dios mue­ren co­mo con­se­cuen­cia de la malnu­tri­ción y las en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por ella. El pro­ble­ma del ham­bre es “ver­gon­zo­so” pa­ra el Go­bierno, di­ce el eco­no­mis­ta bel­ga-in­dio Jean Drè­ze, del Del­hi School of Eco­no­mics.

Exis­te un pro­gra­ma de em­pleo pa­ra los po­bres de las re­gio­nes ru­ra­les. Pe­ro no fun­cio­na:

fal­tan fun­cio­na­rios y re­cur­sos, no hay con­tro­les, pe­ro sí co­rrup­ción. Sin em­bar­go, la po­bre­za no so­lo exis­te en el cam­po. Los

slums cre­cen en las me­tró­po­lis. En 2010, el éxi­to ta­qui­lle­ro de la pe­lí­cu­la Slum­dog

Mi­llio­nai­re re­fle­jó la vi­da en esos ba­rrios de for­ma muy ador­na­da.

La in­dus­tria del ci­ne em­be­lle­ce la so­cie­dad in­dia con gran éxi­to: Bolly­wood, co­mo se co­no­cen los es­tu­dios de Mum­bai (Bom­bay), pro­du­ce apro­xi­ma­da­men­te 300 fil­mes al año: his­to­rias de amor con am­plias es­ce­nas mu­si­ca­les que han mar­ca­do un es­ti­lo de ci­ne pro­pio. Pe­ro que a veces tam­bién abor­dan te­mas co­mo la opre­sión de la mu­jer o la co­rrup­ción. La co­rrup­ción es pro­ba­ble­men­te el ma­yor obs­tácu­lo pa­ra el de­sa­rro­llo. An­na Ha­za­re, un tra­ba­ja­dor so­cial se­gui­dor del Mahat­ma Gand­hi y fun­da­dor de un mo­vi­mien­to po­pu­lar con­tra la co­rrup­ción, des­en­ca­de­nó en 2011, con sus huel­gas de ham­bre, un mo­vi­mien­to de ma­sas en in­ter­net y en las ca­lles. El re­sul­ta­do: una co­mi­sión gu­ber­na­men­tal por fin va a abor­dar con de­ter­mi­na­ción el pro­ble­ma. La pro­tes­ta de Ha­za­re fue pro­vo­ca­da por es­cán­da­los gu­ber­na­men­ta­les al más al­to ni­vel.

Tam­bién cre­cen las pro­tes­tas por pro­ble­mas me­dioam­bien­ta­les. En 2011, 50.000 per­so­nas se ma­ni­fes­ta­ron en Jai­pur con­tra la cons­truc­ción de la ma­yor cen­tral nu­clear del mundo. Sin em­bar­go, ni si­quie­ra la ca­tás­tro­fe nu­clear ja­po­ne­sa ha cam­bia­do los pla­nes de la In­dia: has­ta 2030, la elec­tri­ci­dad nu­clear de­be cu­brir el 30% en lu­gar del 3% ac­tual; al mis­mo tiem­po, el Go­bierno apues­ta fuer­te­men­te por las ener­gías renovables. In­dia ya es el quin­to ma­yor pro­duc­tor de ener­gía eó­li­ca del mundo. Ade­más se sub­ven­cio­na la di­vul­ga­ción de hor­nos so­la­res e ins­ta­la­cio­nes fo­to­vol­tai­cas. Es­tos pa­sos son muy ne­ce­sa­rios, tam­bién por el in­te­rés de los pro­pios in­dios. Por­que se­gún el ín­di­ce cli­má­ti­co del bri­tá­ni­co Ins­ti­tu­to Ma­ple­croft, en­tre to­dos los paí­ses del mundo so­lo Ban­gla­desh su­fre más que la In­dia ba­jo las con­se­cuen­cias del cam­bio cli­má­ti­co. Ma­re­ja­das ci­cló­ni­cas e inun­da­cio­nes azo­tan la In­dia con fre­cuen­cia y se con­vier­ten en un pe­li­gro so­bre to­do pa­ra el del­ta del Gan­ges, den­sa­men­te po­bla­do. La po­bla­ción ru­ral, al con­tra­rio, lu­cha con­tra la fal­ta de agua y lar­gas se­quías que cons­ti­tu­yen un se­rio pro­ble­ma: se­gún cálcu­los del es­ta­dou­ni­den­se Ins­ti­tu­to Pe­ter­son, las co­se­chas in­dias po­drían re­du­cir­se en dos ter­cios has­ta 2080.

A ni­vel de po­lí­ti­ca ex­te­rior, In­dia apro­ve­cha la po­lí­ti­ca cli­má­ti­ca pa­ra sus jue­gos de po­der. El país no ad­mi­te crí­ti­cas eco­ló­gi­cas con­tra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y mues­tra una enér­gi­ca opo­si­ción: en la con­fe­ren­cia de Na­cio­nes Uni­das ce­le­bra­da en 2011 en Dur­ban (Su­dá­fri­ca) blo­queó los acuer­dos más que nin­gún otro país del

mundo. Un acuer­do cli­má­ti­co ju­rí­di­ca­men­te vin­cu­lan­te, se­gún te­me el Go­bierno, trun­ca­ría el rá­pi­do cre­ci­mien­to.

Tam­bién en otros fo­ros mun­dia­les, el Go­bierno de Nue­va Del­hi ex­hi­be una nue­va con­fian­za en sí mis­mo. As­pi­ra a ser miem­bro per­ma­nen­te del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das; en 2011 y 2012, la In­dia es miem­bro no per­ma­nen­te de es­te gre­mio. Del mis­mo mo­do la po­ten­cia nu­clear ofi­cio­sa que era la In­dia fue re­co­no­ci­da de he­cho, as­cen­dien­do al círcu­lo de los más po­de­ro­sos.

Tam­bién su po­lí­ti­ca cien­tí­fi­ca sub­ra­ya que la In­dia se vuel­ca por con­se­guir pres­ti­gio: en 2008 se lan­zó la pri­me­ra son­da lu­nar, y en 2012 si­gue una nue­va ba­se en la An­tár­ti­da, don­de la In­dia com­pi­te por te­ner in­fluen­cia.

Des­de que es­ta­lló la crisis de la deu­da, la In­dia se ha dis­tan­cia­do algo de su ma­yor so­cio co­mer­cial: Eu­ro­pa. A cam­bio, las em­pre­sas in­dias, apo­ya­das por el Go­bierno, am­plían sus inversiones en Áfri­ca, don­de vi­ven mu­chos exi­lia­dos y tra­ba­ja­do­res iti­ne­ran­tes in­dios. Ade­más, la In­dia tra­ta de me­jo­rar las re­la­cio­nes con Chi­na, di­fi­cul­ta­das por una gue­rra en 1962 y dispu­tas so­bre el tra­za­do de las fron­te­ras. El gran com­pe­ti­dor tam­bién es un im­por­tan­te so­cio a ni­vel co­mer­cial, y jun­tos tam­bién im­pi­den una ex­ce­si­va in­fluen­cia es­ta­dou­ni­den­se en la re­gión.

El ma­yor con­flic­to ex­te­rior, sin em­bar­go, exis­te con Pa­kis­tán, el her­mano mu­sul­mán ex­tir­pa­do de la In­dia bri­tá­ni­ca en 1947 des­pués de que el sub­con­ti­nen­te se in­de­pen­di­za­ra de Gran Bre­ta­ña. Hu­bo gue­rras san­grien­tas y, en 1998, ca­si un con­flic­to nu­clear, cuan­do Pa­kis­tán reac­cio­nó con en­sa­yos pro­pios an­te la prue­ba nu­clear de la In­dia. En la dispu­tada re­gión de Ca­che­mi­ra, reivin­di­ca­da por am­bos paí­ses, se pro­du­je­ron va­rias es­ca­ra­mu­zas. Las re­la­cio­nes me­jo­ra­ron en 2003 con un ar­mis­ti­cio con me­dia­ción in­ter­na­cio­nal... y vol­vie­ron a to­car fon­do en 2008, cuan­do el gru­po is­la­mis­ta pa­quis­ta­ní Lash­kar-e-Tai­ba per­pe­tró en Mum­bai (Bom­bay) una ma­sa­cre que du­ró cua­tro días y se co­bró 174 víc­ti­mas mor­ta­les. El Go­bierno in­dio si­gue acu­san­do al ser­vi­cio se­cre­to pa­quis­ta­ní ISI de es­tar de­trás, lo que el Go­bierno de Is­la­ma­bad re­cha­za.

El eje­cu­ti­vo in­dio tam­bién ve la mano de Pa­kis­tán tras los aten­ta­dos con­tra tre­nes en Mum­bai (2006) y otros aten­ta­dos con bom­ba en 2011, los cua­les se atri­bu­yen a los te­rro­ris­tas mu­sul­ma­nes de los mu­yahi­di­nes in­dios. Des­pués de la car­ni­ce­ría de 2008, el con­tac­to di­plo­má­ti­co se trun­có; so­lo en 2011, los dos je­fes de Go­bierno se en­con­tra­ron du­ran­te el Mun­dial de Cric­ket en In­dia pa­ra en­ta­blar nue­vas con­ver­sa­cio­nes. Es­tas, sin em­bar­go, avan­zan muy len­ta­men­te.

Re­be­lio­nes y aten­ta­dos hay mu­chos: mu­sul­ma­nes con­tra hin­dúes; ma­ni­fes­ta­cio­nes de sijs y maoís­tas que, co­mo Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la In­dia y sin que el pú­bli­co ex­tran­je­ro se per­ca­ta­ra de ello, li­bran una de las ma­yo­res gue­rras de gue­rri­llas del mundo con­tra el Go­bierno cen­tral. Cuen­tan con más de 50.000 hom­bres ar­ma­dos y li­bran san­grien­tas ba­ta­llas con el ejér­ci­to y la po­li­cía, prin­ci­pal­men­te en su ba­luar­te al es­te del país. Pe­ro no se­rá el te­ma de la se­gu­ri­dad lo que de­ci­di­rá las pró­xi­mas elec­cio­nes, que se ce­le­bra­rán en 2014, sino el te­ma de la co­rrup­ción. En mar­zo de 2012, el Go­bierno de coa­li­ción, for­ma­do por el Par­ti­do del Con­gre­so de Man­mohan Singh y otros cin­co par­ti­dos, se lle­vó un chas­co: per­dió las elec­cio­nes re­gio­na­les en cua­tro Es­ta­dos fe­de­ra­les, en­tre los que es­ta­ba Ut­tar Pra­desh, el más po­bla­do. Es­pe­cial­men­te amar­go fue pa­ra Rahul Ghan­di, pro­mo­cio­na­do co­mo nue­va es­tre­lla del par­ti­do –no es pa­rien­te de Mahat­ma Ghan­di–: so­lo con­si­guió un pe­que­ño au­men­to de los vo­tos. El Par­ti­do del Con­gre­so, li­de­ra­do por la ma­dre de Rahul, So­nia Ghan­di, está muy “to­ca­do”. La pren­sa re­pro­cha a la pre­si­den­ta del par­ti­do su “si­len­cio de es­fin­ge”, ca­li­fi­ca al pri­mer mi­nis­tro Singh re­gu­lar­men­te de “pa­to co­jo” ( la­me duck) y ha­bla de la “pa­rá­li­sis po­lí­ti­ca” que rei­na en el país.

Así las co­sas, cre­cen las po­si­bi­li­da­des de la ma­yor fuer­za de opo­si­ción, el Par­ti­do de los Na­cio­na­lis­tas Hin­dúes (BJP). Una vic­to­ria su­ya no fre­na­ría el au­ge eco­nó­mi­co. Por­que el BJP ya ha go­ber­na­do en­tre 1998 y 2004 con el pri­mer mi­nis­tro Atal Vaj­pa­yee. Sus li­be­ra­li­za­cio­nes con­tri­bu­ye­ron al au­ge eco­nó­mi­co que, por aho­ra, no pa­re­ce te­ner fin.

La In­dia cons­ta de 28 Es­ta­dos fe­de­ra­les y 7 te­rri­to­rios de la Unión (lí­neas dis­con­ti­nuas), en­tre ellos, Pu­du­cherry, con cua­tro dis­tri­tos. El Es­ta­do fe­de­ral sep­ten­trio­nal de Jam­mu y Ca­che­mi­ra es reivin­di­ca­do por Pa­kis­tán. Al con­tra­rio, la In­dia re­cla­ma el te­rri­to­rio pa­quis­ta­ní del an­ti­guo prin­ci­pa­do de Ca­che­mi­ra. Una lí­nea de ar­mis­ti­cio re­gu­la la si­tua­ción des­de 1949.

An­te el ver­ti­gi­no­so cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, la In­dia ru­ral sue­le caer en el ol­vi­do... tam­bién en el ex­tran­je­ro. Pe­ro ca­si el 70% de los in­dios vi­ve en el cam­po. Y en al­gu­nos Es­ta­dos de la unión la ta­sa de mor­ta­li­dad in­fan­til aún es te­rri­ble­men­te al­ta: de mil re­cién na­ci­dos en Madh­ya Pra­desh o Ut­tar Pra­desh, algo más de 90 no lle­gan nun­ca a cum­plir los cin­co años.

La cla­se me­dia in­dia ha ido cre­cien­do mu­cho en los úl­ti­mos años. No obs­tan­te, las es­ti­ma­cio­nes so­bre el por­cen­ta­je de po­bla­ción in­clui­da en es­ta ca­te­go­ría va­rían en­tre el 10% y el 30%. Sus miem­bros sue­len dis­fru­tar de una bue­na edu­ca­ción y se ale­jan del mo­de­lo de fa­mi­lia nu­me­ro­sa tra­di­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.