El pue­blo iden­ti­fi­ca­do

Com­pa­rar a ca­da uno con to­dos, en se­gun­dos

Geo - - PROYECTO AADHAAR - Tex­to: Flo­rian Ha­nig Fotos: Jo­nat­han Tor­gov­nik

El ma­yor pro­gra­ma de bio­me­tría del mundo as­pi­ra a iden­ti­fi­car en un fu­tu­ro pró­xi­mo a 1.200 mi­llo­nes de in­dios me­dian­te sus hue­llas dac­ti­la­res. Y a que pue­dan re­ti­rar di­ne­ro en efec­ti­vo de los ban­cos con la ima­gen es­ca­nea­da de los ojos. Aad­haar, co­mo se lla­ma el pro­yec­to, quie­re con­ver­tir a mi­les de ”sin nom­bre” en ciu­da­da­nos.

El mu­cha­cho no ha apar­ta­do los ojos del cu­bo du­ran­te una ho­ra. Po­co a po­co ha avan­za­do en la co­la que ser­pen­tea por el cen­tro mu­ni­ci­pal de Meh­rau­li, un ba­rrio más bien po­bre de Del­hi y ha lle­ga­do al es­cri­to­rio con la ca­ja me­tá­li­ca. “Pon los de­dos so­bre el vi­drio”, le in­di­ca un hom­bre sen­ta­do an­te un or­de­na­dor por­tá­til. El niño co­lo­ca la mano so­bre el cu­bo. La su­per­fi­cie ví­trea adop­ta un co­lor ver­de y em­pie­za a bri­llar, el niño tra­ga sa­li­va, pe­ro no re­ti­ra la mano. So­bre la pan­ta­lla del por­tá­til apa­re­cen man­chas ne­gras sur­ca­das por fi­nas lí­neas: cua­tro hue­llas dac­ti­la­res El pro­ce­so se re­pi­te con la mano iz­quier­da y los pul­ga­res; des­pués, el hom­bre en­tre­ga al niño una es­pe­cie de prismáticos, pi­dién­do­le que mi­re a tra­vés del apa­ra­to. El mu­cha­cho abre más sus ojos ne­gros, y en el por­tá­til apa­re­ce, lí­nea por lí­nea, la ima­gen es­ca­nea­da de dos pu­pi­las. Por úl­ti­mo, se le ha­ce una foto.

“Ha si­do un po­co ex­tra­ño”, di­ce el chi­co de do­ce años des­pués de que su abue­lo ha­ya de­le­trea­do la di­rec­ción de los pa­dres y ha­ya en­se­ña­do el car­né del co­le­gio que iden­ti­fi­ca al chi­co. “Pe­ro cuan­do sea gran­de se­rá útil.” Por­que a par­tir de aho­ra, Di­vik Ran­jan, de ma­dre pro­fe­so­ra y pa­dre tra­ba­ja­dor en la em­pre­sa le­che­ra es­ta­tal, se ha con­ver­ti­do en un nú­me­ro pa­ra el Es­ta­do in­dio: un nú­me­ro de do­ce dí­gi­tos que lo acom­pa­ña­rá du­ran­te to­da la vi­da. Y que más tar­de le per­mi­ti­rá sa­car di­ne­ro, sin tar­je­ta ni cla­ve se­cre­ta, so­lo con una mi­ra­da feha­cien­te; o ma­tri­cu­lar­se en una uni­ver­si­dad in­clu­so si no tie­ne do­cu­men­to de iden­ti­dad.

In­dia se dis­po­ne a dar un sal­to en su de­sa­rro­llo ha­cia un Es­ta­do mo­derno: en vez de do­cu­men­tos de iden­ti­dad, que han de ser re­no­va­dos ca­da 10 o 20 años, los in­dios re­ci­ben des­de sep­tiem­bre de 2010 un nú­me­ro que per­mi­te ac­ce­der a sus hue­llas dac­ti­la­res e imá­ge­nes es­ca­nea­das del iris en una gi­gan­tes­ca ba­se de datos pa­ra ve­ri­fi­car su iden­ti­dad.

ES EL MA­YOR PRO­YEC­TO DE BIO­ME­TRÍA

del mundo, un es­fuer­zo enor­me cu­yas di­men­sio­nes son com­pa­ra­bles al ate­rri­za­je en la Lu­na. Y del que los po­lí­ti­cos in­dios es­pe­ran un gi­gan­tes­co im­pul­so de cre­ci­mien­to.

Por­que has­ta aho­ra, so­lo uno de ca­da 20 in­dios tie­ne pa­sa­por­te, y so­lo 33 mi­llo­nes de los 1.200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes pa­gan im­pues­tos so­bre la ren­ta. Ni si­quie­ra un ter­cio tie­ne cuen­ta ban­ca­ria. La ma­yo­ría de los in­dios no tie­ne ac­ce­so a lo que los eco­no­mis­tas lla­man la “eco­no­mía for­mal”: tra­ba­jan co­mo jor­na­le­ros sin pa­pe­les, no pue­den abrir cuen­tas ban­ca­rias ni fir­mar con­tra­tos de te­le­fo­nía mó­vil. Ni es­tán ase­gu­ra­dos ni re­ci­bi­rán una pen­sión al­gún día. En de­fi­ni­ti­va: va­rios cien­tos de mi­llo­nes de per­so­nas

son, por así de­cir­lo, invisibles pa­ra el Es­ta­do in­dio. So­lo re­ci­ben ayu­da es­ta­tal, si es que la re­ci­ben, co­mo li­mos­na: a me­nu­do en­tre­ga­da por fun­cio­na­rios co­rrup­tos que ha­cen re­par­tir unos cuan­tos sa­cos de arroz y afir­man fren­te al Es­ta­do que han gas­ta­do mu­cho más.

CUAN­DO EL MUL­TI­MI­LLO­NA­RIO

Nan­dan Ni­le­ka­ni, bau­ti­za­do co­mo el “Bill Ga­tes de Ban­ga­lo­re”, pu­bli­có a fi­na­les de 2008 el li­bro Ima­ging In­dia, cen­tró su vi­sión del “re­na­ci­mien­to in­dio” en un Uni­que I.D. Num­ber. Si ca­da in­dio tu­vie­ra ese nú­me­ro de iden­ti­fi­ca­ción, ten­dría que re­cor­dar sus de­re­chos, y tam­bién sus obli­ga­cio­nes co­mo ciu­da­dano. Per­mi­ti­ría que to­dos ad­mi­nis­tra­ran sus pro­pie­da­des co­mo sal­do ban­ca­rio, lo que pon­dría en cir­cu­la­ción mi­les de mi­llo­nes de ru­pias que has­ta aho­ra se es­con­den en ta­rros de hojalata o ba­jo col­cho­nes. Al mis­mo tiem­po, es­te nú­me­ro pon­dría tra­bas a la co­rrup­ción: las ayu­das fi­nan­cie­ras, por ejem­plo, se po­drían trans­fe­rir de for­ma di­rec­ta y com­pro­ba­ble a las cuen­tas de los be­ne­fi­cia­rios in­di­vi­dua­les. Sin es­te sis­te­ma, se­gún es­ti­man los ex­per­tos de uno de los prin­ci­pa­les ban­cos de inversiones del país, el 40% de los ca­si 190.000 mi­llo­nes de eu­ros que el Es­ta­do in­dio gastará los pró­xi­mos cin­co años co­mo pres­ta­cio­nes so­cia­les, ter­mi­na­rá en ma­nos de es­ta­fa­do­res.

Pa­re­ce que la vi­sión de Ni­le­ka­ni fue con­vin­cen­te: po­cos me­ses des­pués de la pu­bli­ca­ción del li­bro, el Go­bierno in­dio apro­bó un pro­gra­ma que bau­ti­zó “Aad­haar” (fun­da­men­to). Co­mo sím­bo­lo del pro­yec­to, los par­la­men­ta­rios eli­gie­ron una hue­lla dac­ti­lar so­bre la que sa­le el sol. Y co­mo je­fe de la nue­va co­mi­sión gu­ber­na­men­tal, el pri­mer mi­nis­tro nom­bró al vi­sio­na­rio Nan­dan Ni­le­ka­ni… dán­do­le ran­go de mi­nis­tro.

Des­de en­ton­ces, el mi­llo­na­rio del soft­wa­re via­ja se­ma­nal­men­te en­tre Del­hi y Ban­ga­lo­re... y en­tre dos mun­dos. En la ca­pi­tal in­dia, el cuar­tel ge­ne­ral ofi­cial de Aad­haar ocu­pa la plan­ta ba­ja en la to­rre de ofi­ci­nas de una ase­gu­ra­do­ra. Los em­plea­dos lle­van tra­jes, tí­tu­los os­ten­to­sos, se tra­tan de sir y trans­mi­ten cual­quier pre­gun­ta a sus su­pe­rio­res.

Qué di­fe­ren­te es Ban­ga­lo­re, el Si­li­con Pla­teau de In­dia, don­de se desa­rro­lla la tec­no­lo­gía pa­ra Aad­haar: a lo lar­go del Ou­ter Ring Road (ca­rre­te­ra de cir­cun­va­la­ción) se su­ce­den las se­des de las em­pre­sas in­ter­na­cio­na­les de IT. Al me­dio­día, hom­bres en va­que­ros y ca­mi­se­ta, jó­ve­nes mu­je­res que lle­van sa­ris y la tar­je­ta chip col­ga­da del cue­llo sa­len de las ofi­ci­nas pa­ra co­mer o ha­cer pic­nic con car­to­nes de piz­za so­bre el cés­ped re­ga­do. Ha­blan con acen­to ca­li­for­niano so­bre los clien­tes que vi­si­ta­ron la semana pa­sa­da en Es­ta­dos Uni­dos o Sin­ga­pur.

En tal en­cla­ve de al­ta tec­no­lo­gía y a una dis­tan­cia segura de la bu­ro­cra­cia ca­pi­ta­li­na, Ni­le­ka­ni ha reuni­do a al­gu­nos de los me­jo­res di­se­ña­do­res de soft­wa­re del país, en­tre ellos Sri­kanth Nad­ha­mu­ni, un hom­bre que se acer­ca a los 50 años y que, me­dio cal­vo y con una pre­di­lec­ción por los jer­seys ne­gros de cue­llo al­to, se pa­re­ce al fun­da­dor de Ap­ple. Du­ran­te ca­tor­ce años, Nad­ha­mu­ni ha tra­ba­ja­do en po­si­cio­nes di­rec­ti­vas en el es­ta­dou­ni­den­se Si­li­con Va­lley pa­ra em­pre­sas co­mo Sun Mi­crosys­tems o In­tel. Re­gre­só a la In­dia por­que que­ría que sus hi­jos cre­cie­ran co­mo in­dios... y por­que vio que lo ne­ce­si­ta­ban aquí. “Los in­dios so­mos ex­ce­len­tes en las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, pe­ro pe­no­sos en ad­mi­nis­tra­ción. ¿Por qué no apro­ve­char un sec­tor pa­ra dar­le un em­pu­jón al otro?”

Co­mo di­rec­tor de Tec­no­lo­gía del pro­yec­to Aad­haar, Nad­ha­mu­ni se en­fren­ta a desafíos gi­gan­tes­cos. Aun­que el pro­gra­ma ar­chi­va­rá po­cos datos de ca­da ciu­da­dano (nom­bre, fe­cha de na­ci­mien­to, di­rec­ción y se­xo: el úl­ti­mo con las op­cio­nes “va­rón”, “mu­jer” y “trans­gen­der”), las fotos de las ca­ras, los

ojos y los de­dos de­vo­ran en­tre cua­tro y ocho me­gaby­tes por per­so­na. Mul­ti­pli­can­do es­te vo­lu­men de me­mo­ria por 1.200 mi­llo­nes de per­so­nas se lle­ga a la di­men­sión del Pe­taby­te (1.015 by­te): una can­ti­dad de datos que co­rres­pon­de a la de apro­xi­ma­da­men­te 2.000 mi­llo­nes de Bi­blias.

Si Aad­haar se li­mi­ta­ra a las hue­llas dac­ti­la­res (co­mo el pro­gra­ma US-VI­SIT, la ma­yor ba­se de datos bio­mé­tri­ca), la can­ti­dad de datos se­ría mu­cho más fá­cil de ma­ne­jar. Pe­ro mu­chos in­dios po­bres tie­nen las ye­mas de los de­dos tan des­gas­ta­das que los es­cá­ne­res no re­co­no­cen nin­gún pa­trón. Una ima­gen es­ca­nea­da de los ojos, al con­tra­rio, iden­ti­fi­ca a una per­so­na con una cer­te­za del 99%.

EL AC­CE­SO A LOS DATOS

re­pre­sen­ta la ta­rea más fá­cil. Equi­pa­dos con ba­ra­tos es­cá­ne­res por­tá­ti­les, “ca­je­ros au­to­má­ti­cos hu­ma­nos”, po­drían en­tre­gar di­ne­ro a clien­tes in­clu­so en al­deas apar­ta­das... con el te­lé­fono mó­vil en­via­rían imá­ge­nes de las pu­pi­las o hue­llas di­gi­ta­les al cen­tro de pro­ce­sa­mien­to, que so­lo tie­ne que con­tes­tar una pre­gun­ta: ¿co­rres­pon­de el nú­me­ro a los datos ar­chi­va­dos? ¿Es us­ted real­men­te quien di­ce ser?

Una mi­sión mu­cho más di­fí­cil pa­ra Nad­ha­mu­ni con­sis­te en des­car­tar en­tra­das do- bles e im­pe­dir que los es­ta­fa­do­res en­ga­ñen el sis­te­ma so­cial uti­li­zan­do va­rios números. Pa­ra pre­ve­nir es­te pe­li­gro, ca­da set de hue­llas dac­ti­la­res y ojos es­ca­nea­dos tie­ne que ser com­pa­ra­do con to­dos los de­más de la ba­se de datos. Al con­tra­rio que las le­tras y los números, sin em­bar­go, ta­les imá­ge­nes ca­re­cen de se­cuen­cias que se pue­dan es­truc­tu­rar. El or­de­na­dor per­ci­be cual­quier hue­lla dac­ti­lar o iris co­mo un ma­pa con mi­llo­nes de ras­gos que tie­ne que com­pa­rar en cues­tión de se- gun­dos con to­dos los de­más ma­pas ar­chi­va­dos, exa­mi­nan­do de­ce­nas de mi­les de pun­tos.

In­clu­so con so­lo un pu­ña­do de hue­llas dac­ti­la­res, la com­pa­ra­ción re­quie­re una gran ca­pa­ci­dad de cálcu­lo. Son inima­gi­na­bles las can­ti­da­des de datos que se ten­drán que ma­ne­jar cuan­do es­tén re­gis­tra­dos más de mil mi­llo­nes de in­dios. Por­que in­clu­so si la par- ti­ci­pa­ción en Aad­haar es vo­lun­ta­ria, ban­cos, ase­gu­ra­do­ras, co­le­gios y au­to­ri­da­des gu­ber­na­men­ta­les re­que­ri­rán es­te nú­me­ro ca­da vez más, au­men­tan­do la pre­sión de re­gis­trar­se en la ba­se de datos. Por eso, el soft­wa­re tie­ne que ser tan fia­ble co­mo en un ban­co o una ase­gu­ra­do­ra. Es­to dis­tin­gue di­cho soft­wa­re de “apli­ca­cio­nes pri­va­das” co­mo Fa­ce­book o Yahoo, don­de la pér­di­da de un co­rreo elec­tró­ni­co o un da­to no es tan gra­ve.

Nad­ha­mu­ni aún no tie­ne la me­nor idea de la ex­ten­sión de los ser­vi­do­res, y qué pro­gra­mas po­drán ma­ne­jar es­ta can­ti­dad de datos. Un pro­yec­to de tal mag­ni­tud se es­ca­pa a la planificación: lo que fun­cio­na per­fec­ta­men­te con 100 mi­llo­nes de jue­gos de datos, di­ce el ex­per­to, tal vez de­ja de fun­cio­nar con 500 mi­llo­nes por­que di­mi­nu­tas de­mo­ras se mul­ti­pli­can, crean­do es­pe­ras que blo­quean el sis­te­ma. Nad­ha­mu­ni com­pa­ra su mi­sión con la de di­se­ñar un co­che cu­yo mo­tor se pue­de cam­biar mien­tras va a to­da ve­lo­ci­dad.

Des­de 2014, se­gún va­ti­ci­na, los em­plea­dos de Aad­haar re­gis­tra­rán un mi­llón de per­so­nas al día. Des­pués de los dos o tres mi­nu­tos que per­ma­nez­can an­te la cá­ma­ra del cen­tro de Aad­haar, ca­da uno de ellos se con­ver­ti­rá en un in­di­vi­duo, en un ciu­da­dano con de­re­chos... y con un nú­me­ro muy lar­go.

Aún hay un po­co de te­mor: un em­plea­do de un cen­tro de Aad­haar, en Del­hi, fo­to­gra­fía la

ca­ra de una mu­jer. Des­pués atri­bui­rá un nú­me­ro de do­ce dí­gi­tos a sus datos bio­mé­tri­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.