El bri­tá­ni­co Ro­nald Clar­ke es ca­paz de in­ter­pre­tar los hue­sos, re­la­cio­nar­los y leer su his­to­ria

Geo - - PROYECTO AADHAAR -

los es­pe­cia­lis­tas de­ter­mi­na­ron va­rias veces el mo­men­to de la muerte de Little Foot, con re­sul­ta­dos di­ver­sos. Ha­ce po­cos me­ses, el geó­lo­go fran­cés Lau­rent Bru­xe­lles, ex­per­to en pie­dra kárs­ti­ca, ha vuel­to a des­ci­frar la ma­ra­ña de se­di­men­tos pa­ra de­du­cir la edad del fó­sil: 3,3 mi­llo­nes de años. Mu­cho más an­ti­guo que el Se­di­ba de Ber­ger. Y mu­cho más an­ti­guo de lo que Ber­ger lle­gó a sos­pe­char se­gún un ar­tícu­lo su­yo so­bre Little Foot. Ade­más, el equi­po de Clar­ke ha rea­li­za­do con lá­ser un es­ca­neo tri­di­men­sio­nal de los hue­sos en po­si­ción ori­gi­nal pa­ra fa­ci­li­tar in­ves­ti­ga­cio­nes fu­tu­ras. Aho­ra, to­do está lis­to.

Ron Clar­ke, un hom­bre de pe­lo blan­co en torno a la cal­va, tran­qui­lo y de ma­nos gran­des, las de un pre­pa­ra­dor, di­ce: “Mi es­tig­ma es que pa­ra mu­chos si­go sien­do un téc­ni­co. Pe­ro en reali­dad ig­no­ran mi ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar los hue­sos, de re­la­cio­nar­los y leer su his­to­ria”.

EN LA PROFUNDIDA DE LA GRU­TA,

el in­ves­ti­ga­dor está tum­ba­do al la­do de Little Foot, gol­pean­do la ro­ca sua­ve­men­te con un cin­cel. Se de­tie­ne, exa­mi­na, vuel­ve a gol­pear. Jun­to a él, Step­hen Mot­su­mi y Abel Mo­le­po­lle, sus fie­les asis­ten­tes. Van a sa­car los blo­ques uno tras otro, van a trans­por­tar­los al co­ber­ti­zo, don­de van a ras­par la pie­dra de los hue­sos, mi­lí­me­tro por mi­lí­me­tro, siem­pre preo­cu­pa­dos de que el es­que­le­to no se de­sin­te­gre. Des­pués, el va­lio­so es­que­le­to se­rá trans­por­ta­do a Johan­nes­bur­go pa­ra con­ti­nuar la lim­pie­za y es­ca­near­lo. Ron Clar­ke vol­ve­rá a In­gla­te­rra con su es­po­sa cuan­do ha­ya ter­mi­na­do aquí. An­tes quie­re des­cri­bir el es­que­le­to cien­tí­fi­ca­men­te y dar­le un nom­bre a la es­pe­cie. El tiem­po apre­mia. Clar­ke ha aban­do­na­do su ofi­ci­na. Aho­ra está ju­bi­la­do.

Por la tar­de sa­ca el pri­mer pe­da­zo de Little Foot de la cue­va y lo lle­va en su som­bre­ro de ala an­cha. Es un blo­que con tres cos­ti­llas y una vér­te­bra. Es un co­mien­zo, des­pués de más de tres mi­llo­nes de años... Y una des­pe­di­da. Ron Clar­ke son­ríe.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.