El pa­qui­der­mo de la de­sigual­dad

El rea­li­za­dor ar­gen­tino Pablo Tra­pe­ro re­gre­sa a la gran pan­ta­lla con Ele­fan­te Blan­co (2011), ve­la­do ho­me­na­je al pa­dre Mú­gi­ca, un cu­ra ase­si­na­do en Bue­nos Ai­res. Ricardo Da­rín des­ta­ca al fren­te del re­par­to.

Geo - - GEOCINE - Por Alberto Quin­ta­ni­lla

La zo­na deVi­llaVir­gen, ubi­ca­da en los su­bur­bios de Bue­nos Ai­res, es el ejem­plo de las acu­sa­das de­sigual­da­des so­cia­les que se ex­tien­den por Ar­gen­ti­na hoy en día. En Ele­fan­te Blan­co, el di­rec­tor Pablo Tra­pe­ro mues­tra con du­re­za, rea­lis­mo y so­brie­dad có­mo es la vi­da en ese lu­gar. El tí­tu­lo del fil­me ha­ce re­fe­ren­cia a un mas­to­dón­ti­co edi­fi­cio de la zo­na, sím­bo­lo de su ab­so­lu­to aban­dono, que que­dó a me­dio cons­truir. Con­ce­bi­do ini­cial­men­te pa­ra al­ber­gar el hos­pi­tal más gran­de de Amé­ri­ca Latina, si­gue sin con­cluir­se des­pués de más de sie­te dé­ca­das del ini­cio de las obras.

En es­te de­sola­do lu­gar se en­cuen­tra el pa­dre Ju­lián (Ricardo Da­rín), que jun­to al re­cién lle­ga­do Ni- co­lás (Jé­ré­mie Re­nier), in­ten­ta lle­var la fe y brin­dar apo­yo a los mar­gi­na­dos ve­ci­nos que allí con­vi­ven. Am­bos, ade­más de Lu­cia­na (Mar­ti­na Gus­man), lu­cha­rán con­tra la co­rrup­ción que in­va­de la zo­na con las úni­cas ar­mas de la re­li­gión y la so­li­da­ri­dad . Tra­ta­rán de ha­cer lo im­po­si­ble pa­ra lo­grar que el Go­bierno ar­gen­tino in­ter­ce­da por los re­si­den­tes, ta­rea que re­sul­ta a to­das lu­ces muy complicada.

Ro­da­da du­ran­te nue­ve se­ma­nas en localizaciones de Ar­gen­ti­na y Pe­rú, la pe­lí­cu­la su­po­ne la con­so­li­da­ción del buen ha­cer co­mo di­rec­tor de Tra­pe­ro, que en la in­tro­duc­ción del film se atre­ve con ca­si diez mi­nu­tos de pla­nos des­crip­ti­vos sin nin­gún diá­lo­go. Es una pre- sen­ta­ción muy cui­da­da, en la que apa­re­cen los pro­ta­go­nis­tas an­tes que los tí­tu­los de cré­di­to. A ello se aña­den unos pla­ni­fi­ca­dos tra­ve­llings que si­guen a los per­so­na­jes en va­rias to­mas esen­cia­les y en­gran­de­cen al ci­neas­ta.

Re­sul­ta muy cu­rio­sa la con­jun­ción de mez­clar la mú­si­ca del com­po­si­tor y pia­nis­ta Mi­chael Ny­man y la can­ción Las co­sas que no se to­can, del gru­po In­to­xi­ca­dos.

Hay tam­bién una fo­to­gra­fía ela­bo­ra­da, que con­si­gue una am­bien­ta­ción ex­ce­len­te. El es­pec­ta­dor se in­tro­du­ce en un sub­mun­do don­de mi­les de per­so­nas mal­vi­ven sin ape­nas te­ner me­dios y a las que po­ca gen­te pres­ta ayu­da. El ex­ce­len­te ac­tor Ricardo Da­rín

AYU­DA Y SO­LI­DA­RI­DAD

Ho­me­na­je en el aniver­sa­rio de la muerte del pa­dre Mú­gi­ca (iz­da) . Arri­ba: Lu­cia­na, con­fi­den­te y asis­ten­te so­cial, con­ver­sa con el sa­cer­do­te Ju­lián.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.