In­dro Mon­ta­ne­lli, cro­nis­ta de la his­to­ria ita­lia­na

Geo - - GEOICONO -

Fue lo que siem­pre qui­so ser: pe­rio­dis­ta. In­dro Mon­ta­ne­lli (1909-2001) es qui­zá la fi­gu­ra más re­le­van­te y con­tra­dic­to­ria del pe­rio­dis­mo ita­liano. Li­cen­cia­do en De­re­cho por la Uni­ver­si­dad de Flo­ren­cia, con es­tu­dios tam­bién en Fran­cia e In­gla­te­rra, na­ció pa­ra la pro­fe­sión en 1934, tra­ba­jan­do co­mo re­por­te­ro en Pa­ris Soir, pe­rió­di­co pa­ra el que ejer­ce de co­rres­pon­sal en No­rue­ga y Ca­na­dá. "Fi­cha­do" por la agen­cia de no­ti­cias Uni­ted Press, se tras­la­da a Nue­va York, ciu­dad que aban­do­na tras la ocu­pa­ción ita­lia­na de Abi­si­nia. Fas­ci­na­do por el fas­cis­mo, re­gre­sa a Ro­ma, don­de se alis­ta co­mo vo­lun­ta­rio. Aca­ba­do el con­flic­to –y car­ga­do "con el far­do de sus de­silu­sio­nes" res­pec­to a Mus­so­li­ni–, de nue­vo en Ita­lia, tra­ba­ja en Om­ni­bus, se­ma­na­rio de opo­si­ción al Du­ce. En 1937 acep­ta la pro­pues­ta del pe­rió­di­co Il Mes­sag­ge­ro y cu­bre la gue­rra de Es­pa­ña. A su re­gre­so, ene­mis­ta­do de­fi­ni­ti­va­men­te con el ré­gi­men, se le in­ca­pa­ci­ta pa­ra ejer­cer la pro­fe­sión. Aun así, du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, co­la­bo­ra con el Co­rrie­re de­lla Se­ra en Al­ba­nia, Fin­lan­dia y No­rue­ga. De­te­ni­do por los na­zis, es condenado a muerte, pe­ro sal­va la vi­da en el úl­ti­mo mo­men­to. En los años cin­cuen­ta re­ini­cia su ac­ti­vi­dad co­mo re­por­te­ro, cu­brien­do las in­va­sio­nes so­vié­ti­cas de Hun­gría y Che­cos­lo­va­quia. Con­ver­ti­do ya en un icono pe­rio­dís­ti­co, fun­da su pro­pio dia­rio, Il Gior­na­le. En los años no­ven­ta, en­fren­ta­do con Ber­lus­co­ni, pro­pie­ta­rio del dia­rio, di­mi­te pa­ra em­pren­der, con 85 años, una nue­va aven­tu­ra: La Vo­ce. Mue­re en 2001, de­jan­do un le­ga­do de mi­les de ar­tícu­los y más de 60 li­bros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.