Es­ti­ma­do lec­tor,

Geo - - EDITORIAL - Ju­lián Due­ñas GEO. Di­rec­tor de jdue­nas@gyj.es

“Ban­ga­lo­ri­zar­se”. Esa ex­pre­sión es la que sue­le uti­li­zar el pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Ba­rack Oba­ma, cuan­do es­cu­cha que al­gún nor­te­ame­ri­cano ha per­di­do su em­pleo. Así al me­nos lo cuen­ta la cón­sul ho­no­ra­ria de Es­pa­ña en Ban­ga­lo­re (In­dia) en un ar­tícu­lo re­co­gi­do re­cien­te­men­te en el dia­rio El País. Cu­rio­so, ¿ver­dad? Pe­ro aún lo es más si aten­de­mos al con­cep­to que sus­ten­ta el tér­mino. Y es que, de un tiem­po a es­ta par­te, per­der el tra­ba­jo en al­gu­na de las gran­des em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas de aquel país es si­nó­ni­mo de que su pues­to ha ido a pa­rar a otra em­pre­sa ubi­ca­da en la ciu­dad de Ban­ga­lo­re, la ca­pi­tal del es­ta­do in­dio de Kar­na­ta­ka y uno de los ma­yo­res cen­tros tec­no­ló­gi­cos del mundo. De he­cho ya es co­no­ci­da co­mo el nue­vo Si­li­con Va­lley. Al mar­gen de que el jue­go de pa­la­bras nos pue­da pa­re­cer más o me­nos in­ge­nio­so (si ob­via­mos el dra­ma hu­mano que su­po­ne per­der un tra­ba­jo), la reali­dad que se es­con­de tras la fra­se del pre­si­den­te Oba­ma es el arro­lla­dor des­pun­tar de la na­ción in­dia. De ello he­mos que­ri­do ocu­par­nos en es­te nú­me­ro. Sir­van tan so­lo unos datos pa­ra ilus­trar de lo que ha­bla­mos: mien­tras el mundo oc­ci­den­tal se afa­na por bus­car una sa­li­da a la ma­yor crisis económica de su his­to­ria, In­dia, con 1.200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes –ca­si la mi­tad de ellos me­no­res de 25 años–, cre­ce a un rit­mo del 8,5% (datos del ejer­ci­cio 2010-2011), per­mi­tien­do que ca­da año 40 mi­llo­nes de per­so­nas sal­gan de la po­bre­za y se in­cor­po­ren a una con­su­mis­ta cla­se me­dia; la in­ver­sión ex­tran­je­ra di­rec­ta ha au­men­ta­do has­ta los 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res, y las mul­ti­na­cio­na­les del sub­con­ti­nen­te, co­mo Wi­pro o In­fosys, com­pi­ten de tú a tú con gi­gan­tes co­mo No­kia, IBM, Sie­mens o Mo­to­ro­la. ¿Dón­de ra­di­ca el se­cre­to de es­te mi­la­gro eco­nó­mi­co? Ló­gi­ca­men­te, la ra­zón de tan ex­tra­or­di­na­rio des­per­tar no es úni­ca, pe­ro hay un es­la­bón de esa ca­de­na que nos pue­de ayu­dar a en­ten­der algo de lo que ha ocu­rri­do: in­no­va­ción. O lo que es lo mis­mo, apues­ta por la cien­cia y la in­ves­ti­ga­ción. Des­de el mis­mo día de su in­de­pen­den­cia de Gran Bre­ta­ña, ocu­rri­da en agos­to de 1947, In­dia co­lo­có la in­ves­ti­ga­ción co­mo mo­tor de su de­sa­rro­llo. 65 años des­pués, los re­sul­ta­dos asom­bran al mundo. Sea cual sea el sec­tor em­pre­sa­rial ele­gi­do, los in­ge­nie­ros y cien­tí­fi­cos in­dios son res­pe­ta­dos. Ca­da año, ca­si 700.000 es­tu­dian­tes com­ple­tan sus es­tu­dios en ca­rre­ras téc­ni­cas, ci­fras muy su­pe­rio­res a las de Es­ta­dos Uni­dos (don­de por cier­to es­tu­dian 90.000 jó­ve­nes in­dios), Chi­na, Ja­pón y no di­ga­mos Eu­ro­pa. En su po­lí­ti­ca cien­tí­fi­ca ba­sa hoy la In­dia bue­na par­te de su pres­ti­gio in­ter­na­cio­nal, pe­ro tam­bién su au­to­es­ti­ma co­mo na­ción. Am­bas son co­sas de las que no­so­tros hoy an­da­mos ne­ce­si­ta­dos. Es cier­to que una vic­to­ria en la Eu­ro­co­pa de Po­lo­nia ayu­da­ría a nues­tro ego co­lec­ti­vo, pe­ro con­ven­ga­mos que se­ría mu­cho me­jor in­cor­po­rar el ver­bo “ban­ga­lo­ri­zar” a nues­tro vo­ca­bu­la­rio na­cio­nal, por­que su ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do no es otro que el es­fuer­zo, el te­són, la cons­tan­cia y la apues­ta de­ci­di­da por la cua­li­fi­ca­ción y la com­pe­ti­ti­vi­dad.

Con 1.200 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, In­dia cre­ce hoy a un rit­mo del 8,5%, per­mi­tien­do que ca­da año más de 40 mi­llo­nes de per­so­nas se su­men a una pu­dien­te y con­su­mis­ta cla­se me­dia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.