LA GEN­TE, ¡QUÉ PRU­DEN­TE ES! ¡QUÉ DI­FÍ­CIL ES EN­TA­BLAR CON­VER­SA­CIÓN! IM­PE­RA EL MIE­DO

Geo - - GEONOTICIAS -

el edi­fi­cio jun­to con los pro­fe­so­res y los pa­dres que ha­bían acom­pa­ña­do a sus hi­jos en el pri­mer día de cla­se.

Y si no fue­ra por el imán Cham­sat Ts­chu­ma­kov, que pre­di­ca la paz an­te 3.000 fe­li­gre­ses ca­da vier­nes; si no fue­ra por sus do­lo­res, hin­cha­zo­nes y ci­ca­tri­ces en el cuer­po y la ca­ra, y por la pier­na que per­dió cuan­do ex­plo­tó una bom­ba en su co­che ha­ce unos me­ses. No se co­no­cen los au­to­res, pe­ro po­drían ha­ber si­do mu­chos.

Y en el idí­li­co jar­dín del abo­ga­do de­fen­sor de de­re­chos hu­ma­nos Ma­go­med Mu­zol­gov, si no fue­ra por las cá­ma­ras de vi­gi­lan­cia en­tre las en­re­da­de­ras. Por­que tam­bién han dis­pa­ra­do al abo­ga­do, la pri­me­ra vez ha­ce tres años. “En to­do ca­so, aquí en el Cáu­ca­so nor­te ha­ce ya mu­cho tiem­po que nos he­mos des­pe­di­do de lo que se lla­ma una vi­da nor­mal”, afir­ma Mu­zol­gov.

EN TÉR­MI­NOS GE­NE­RA­LES se po­dría re­su­mir la si­tua­ción ac­tual de la si­guien­te ma­ne­ra: mien­tras los paí­ses del Cáu­ca­so sur, co­mo por ejem­plo Geor­gia o Ar­me­nia, se es­cin­die­ron por com­ple­to cuan­do se de­sin­te­gró la Unión So­vié­ti­ca, las re­pú­bli­cas de la ver­tien­te nor­te que­da­ron in­te­gra­das en la Fe­de­ra­ción Ru­sa. Y po­co a po­co la re­gión se con­vir­tió en uno de los peo­res fo­cos de con­flic­to. Pri­me­ro hu­bo dos gue­rras en Che­che­nia. Es­ta re­pú­bli­ca per­te­ne­cien­te a la Fe­de­ra­ción tam­bién se de­cla­ró in­de­pen­dien­te en 1991, y en di­ciem­bre de 1994 el po­der cen­tral ru­so de­ci­dió ata­car­la, mo­vi­do tan só­lo por el mie­do a que se­me­jan­te pre­ce­den­te pu­die­ra lle­var a la rá­pi­da de­sin­te­gra­ción de to­da la Fe­de­ra­ción.

No obs­tan­te, des­pués de que los gue­rri­lle­ros che­che­nos lo­gra­ran re­con­quis­tar Groz­ni en el ve­rano de 1996, el Go­bierno de Bo­ris Yel­tsin acep­tó un acuer­do de paz y la so­be­ra­nía de fac­to de Che­che­nia en­tre 1996 y 1999.

En­tre­tan­to, sin em­bar­go, los fun­da­men­ta­lis­tas mu­sul­ma­nes ha­bían con­se­gui­do ha­cer­se con el po­der en Che­che­nia, gra­cias al apo­yo ma­si­vo de va­rios paí­ses del mundo ára­be, a pe­sar de que la re­li­gión tra­di­cio­nal del Cáu­ca­so es el su­fis­mo, una for­ma muy mo­de­ra­da del is­lam. Es­to sirvió de pre­tex­to al ejér­ci­to ru­so pa­ra in­va­dir de nue­vo el país en 1999, es­ta vez por or­den del re­cién ins­tau­ra­do pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin. Los ru­sos no die­ron es­ta se­gun­da gue­rra por ven­ci­da y con­clui­da has­ta 2009. Las fuen­tes ofi­cia­les ha­bla­ron de 160.000 víc­ti­mas, si bien otras es­ti­ma­cio­nes más rea­lis­tas ci­fran más bien los muer­tos en 300.000, de una po­bla­ción que ape­nas su­pera el mi­llón.

Pe­ro to­da­vía hoy que­dan gue­rri­lle­ros es­con­di­dos en las mon­ta­ñas y los bos­ques. Ya no so­lo en Che­che­nia sino tam­bién en las ve­ci­nas re­pú­bli­cas fe­de­ra­les de ma­yo­ría mu­sul­ma­na: In­gu­se­tia, Ka­ra­chá­ye­voCher­ke­sia, Ka­bar­dino-Bal­ka­ria y Daguestán. Son re­bel­des en­fren­ta­dos al po­der del Es­ta­do ru­so, que lu­chan en nom­bre del is­lam. Sus lí­de­res pro­me­ten la pron­ta pro­cla­ma­ción del “emi­ra­to del Cáu­ca­so”, una teo­cra­cia re­gi­da por las le­yes de la sha­ría. Pe­ro na­die sa­be exac­ta­men­te qué es lo que real­men­te pre­ten­den. Los ha­bi­tan­tes de Ose­tia del Nor­te son, en cam­bio, ma­yo­ri­ta­ria­men­te cris­tia­nos, y so­lo por la cer­ca­nía geo­grá­fi­ca tam­bién son blan­co de re­pe­ti­dos asal­tos, co­mo por ejem­plo el de Bes­lán.

Así pues, ca­si to­do el mar­gen sur de la Fe­de­ra­ción de Ru­sia es zo­na de con­flic­to. Y aún así pre­ten­den ce­le­brar jus­ta­men­te en es­ta re­gión, en So­chi, jun­to al mar Ne­gro, los Jue­gos Olím­pi­cos de in­vierno en 2014.

To­do es­to a pe­sar de que los gue­rri­lle­ros pue­den ata­car en cual­quier mo­men­to. En cual­quier par­te de Groz­ni, en el teatro, en el Par­la­men­to, en el es­ta­dio de fútbol, en las ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les de Nas­ran, en cual- quier pun­to de Vla­di­kav­kaz, y por su­pues­to en el me­tro de Moscú o en el ae­ro­puer­to, o en cual­quier avión que so­bre­vue­le Ru­sia. So­la­men­te en el Cáu­ca­so nor­te los aten­ta­dos te­rro­ris­tas se co­bra­ron 440 he­ri­dos y 187 muer­tos en 2011.

Del otro la­do del con­flic­to es­tán, igual de im­pre­vi­si­bles, los ser­vi­cios se­cre­tos y las fuer­zas de se­gu­ri­dad de la Fe­de­ra­ción Ru­sa y de ca­da una de las re­pú­bli­cas fe­de­ra­les, las uni­da­des es­pe­cia­les y las tro­pas de in­ter­ven­ción rá­pi­da.

El po­der del Es­ta­do ha li­qui­da­do ofi­cial­men­te a mi­les de su­pues­tos te­rro­ris­tas ar­ma­dos en sus ope­ra­cio­nes an­ti­te­rro­ris­tas. Al mis­mo tiem­po ma­tan o de­jan he­ri­dos a sus fa­mi­lia­res, ve­ci­nos, per­so­nas aje­nas al con­flic­to. Por­que por ca­sua­li­dad se pu­sie­ron en me­dio. O por­que se sos­pe­cha que tie­nen con­tac­tos con pre­sun­tos gue­rri­lle­ros. A veces, en me­dio de la no­che, o tam­bién de día, apa­re­cen hom­bres con capuchas ne­gras que apa­lean a mu­je­res y ni­ños y rap­tan a her­ma­nos, pa­dres, pri­mos, es­po­sas.

Y to­dos los que ha­blan de es­to y que, co­mo Ma­go­med Mu­zol­gov, re­co­gen prue­bas de la ar­bi­tra­rie­dad es­ta­tal, de la tor­tu­ra y del ase­si­na­to, tam­bién se ex­po­nen al pe­li­gro: los de­fen­so­res de los de­re­chos hu­ma­nos, los abo­ga­dos, los pe­rio­dis­tas, y al­gu­nos más cu­yos nom­bres me­jor ol­vi­da­mos en se­gui­da.

Por­que el pe­li­gro les es­pe­ra en to­das par­tes. La es­cri­to­ra An­na Po­lit­kóvs­ka­ya, ase­si­na­da a ti­ros por “des­co­no­ci­dos” en Moscú en 2006, o la ac­ti­vis­ta de de­re­chos hu­ma­nos Na­tal­ja Es­te­mi­ro­wa, se­cues­tra­da en Groz­ni en 2009 y pos­te­rior­men­te ha­lla­da ase­si­na­da en In­gu­se­tia, no son más que dos en­tre to­dos los que sa­bían que no po­dían con­se­guir mu­cho y aún así tu­vie­ron que per­der la vi­da. ¿Pa­ra qué en­ton­ces? En Che­che­nia ha­ce tiem­po ya que los ven­ce­do­res han des­te­rra­do de la vi­da pú­bli­ca los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.