AQUÍ SE DI­CE QUE EL PO­DER IM­PO­NE AL PAÍS NO SO­LO LA PAZ, SINO TAM­BIÉN EL OL­VI­DO

Geo - - GEONOTICIAS -

re­cuer­dos de los ven­ci­dos. Ca­si na­da que­da a la vis­ta de lo que su­ce­dió aquí, y no­so­tros nos mo­ve­mos a tien­tas, ca­si co­mo cie­gos, a tra­vés de es­tos pai­sa­jes de unas gue­rras de las que no quie­ren que se ha­ble más. Un si­len­cio su­rrea­lis­ta por to­das par­tes. Ca­sas re­cons­trui­das en al­deas que pa­re­cen des­nu­das, ya que el tiem­po no ha po­di­do aún de­jar hue­llas en ellas y la pie­dra aún es de­ma­sia­do li­sa e in­tac­ta y no re­cuer­da a na­da, a nin­gu­na vi­da ni nin­gu­na muerte. El ver­de que ha cu­bier­to por com­ple­to las rui­nas. Las mu­las que aho­ra pa­cen don­de an­tes ha­bía pue­blos. Los res­tos de cuar­tos de es­tar con pa­re­des pin­ta­das de azul cla­ro. Y fi­nal­men­te los rin­co­nes apar­ta­dos que es­con­den las tum­bas se­cre­tas de víc­ti­mas ase­si­na­das sin con­ta­bi­li­zar, los re­fu­gios sub­te­rrá­neos de los com­ba­tien­tes que aún re­sis­ten, y qui­zá tam­bién las ba­ses clan­des­ti­nas de las Fuer­zas Ar­ma­das ru­sas.

Y la gen­te, ¡qué pru­den­te es! ¡Qué di­fí­cil es en­ta­blar una con­ver­sa­ción!

Pa­sa­mos lar­go ra­to jun­tos allí arri­ba en Itum-Ka­le, en la pra­de­ra con los bo­to­nes de oro y las plan­tas gen­cia­nas. Co­mer. Be­ber. Al­za­mos nues­tros va­sos y brin­da­mos con eta­nol. Por los pa­dres. Por la sa­lud. Por la amis­tad. Por to­do me­nos la paz.

Y en­ton­ces nues­tros an­fi­trio­nes se­ña­lan a las la­de­ras y los va­lles que nos ro­dean. Allí los avio­nes en vue­lo ra­san­te y los he­li­cóp­te­ros rea­li­za­ron sus ata­ques. Allí las mu­je­res, los ni­ños, los an­cia­nos fue­ron ma­sa­cra­dos, y la gen­te co­rrió por los bos­ques, du­ran­te ho­ras, du­ran­te días, sin sa­ber adón­de ir. ¿Y vo­so­tros? ¿Qué ha­béis vi­vi­do vo­so­tros? “Ah, ¡eso es agua pa­sa­da! ¿Y no os pa­re­ce tam­bién a vo­so­tros que to­do es­to es una au­tén­ti­ca ma­ra­vi­lla de la naturaleza?”

¿Qué iban a con­tar­nos, cuan­do el po­der, co­mo se di­ce aquí, im­po­ne al país no so­lo la paz, sino tam­bién el ol­vi­do? Así que guar­da­mos to­dos si­len­cio du­ran­te un ra­to.

Y por la no­che la fa­mi­lia nos ce­de­rá sus ca­mas, así lo exi­ge la hos­pi­ta­li­dad.

EL PO­DER. AQUÍ EN Che­che­nia lo en­car­na Ram­sán Kady­rov, na­ci­do cer­ca de Groz­ni. Un hom­bre de 34 años, de es­ta­tu­ra no de­ma­sia­do al­ta y com­ple­xión atlé­ti­ca, an­ta­ño bo­xea­dor y je­fe de una uni­dad de se­gu­ri­dad leal al Go­bierno cen­tral ru­so. Un hom­bre con una edu­ca­ción mí­ni­ma, que aho­ra ejer­ce de pre­si­den­te por or­den de Ru­sia. No obs­tan­te se re­fie­re a sí mis­mo co­mo je­fe, o me­jor di­cho “lí­der’”, y co­mo tal po­ne or­den con éxi­to. Y tam­bién ga­ran­ti­za que el pa­sa­do es pa­sa­do. So­bre to­do en Groz­ni. Las fuen­tes. Las fa­cha­das re­cién pin­ta­das. Las pa­re­des cha­pa­das de pie­dra are­nis­ca que dan has­ta a los blo­ques de pi­sos so­vié­ti­cos más di­la­pi­da­dos la apa­rien­cia de pa­la­cios ro­ma­nos, aun­que el es­plen­dor no lle­ga más allá de la es­ca­le­ra prin­ci­pal y si­gue exis­tien­do una es­ca­sez apre­mian­te de vi­vien­das.

Y lue­go los sie­te ras­ca­cie­los acris­ta­la­dos del ba­rrio co­mer­cial co­no­ci­do co­mo

Groz­ni City, que no es­ta­rían más fue­ra de lu­gar en la lu­na que aquí. El di­ne­ro vie­ne de Moscú, y pa­ra qué se ne­ce­si­tan los ras­ca­cie­los y qué ne­go­cios se pre­ten­den ha­cer allí es algo que no nos sa­be ex­pli­car na­die. Por­que la eco­no­mía de Che­che­nia está por los sue­los y al­re­de­dor del 60% de los che­che­nos está en pa­ro. Pe­ro don­de hay mu­cho cris­tal, se­gún di­ce la gen­te en Groz­ni, allí al me­nos no hay gue­rra, y es­to es lo que se pre­ten­de de­mos­trar al mundo.

Por lo de­más, tras que­dar des­trui­das to­das las ins­ta­la­cio­nes in­dus­tria­les en Che­che­nia, so­la­men­te que­dan el ga­na­do, la eco­no­mía fo­res­tal y algo de co­mer­cio con el pe­tró­leo lo­cal, ade­más de las ga­so­li­ne­ras de la mar­ca Lea­der, que per­te­ne­cen a la fa­mi­lia del au­to­pro­cla­ma­do lí­der. Ac­ce­der a cual­quie­ra de los es­ca­sos pues­tos del es­ta­do, que cons­ti­tu­ye ca­si la úni­ca fuen­te de em­pleo que exis­te, exi­ge a los can­di­da­tos pa­gar so­bor­nos con­si­de­ra­bles. Y los suel­dos ba­jos, las pen­sio­nes ín­fi­mas, unos cuan­tos ru­blos en con­cep­to de com­pen­sa­ción por los da­ños de la gue­rra o in­clu­so pe­que­ños cré­di­tos a me­nu­do aca­ban, o bue­na par­te de ellos, en ma­nos de los en­car­ga­dos. Pe­ro sus le­gí­ti­mos des­ti­na­ta­rios han de ex­ten­der un re­ci­bo por el im­por­te ín­te­gro que no re­ci­ben.

De es­ta ma­ne­ra al me­nos al­gu­nos en es­te país se han he­cho bas­tan­te ri­cos. El res­to so­bre­vi­ve con las pa­ta­tas que co­se­chan pre­ca­ria­men­te en un tro­ci­to de te­rreno.

Por lo me­nos se ha ter­mi­na­do el nue­vo es­ta­dio de fútbol. Allí se pue­de ver, gra­cias a cier­tos in­cen­ti­vos, a hom­bres co­mo Die­go Ma­ra­do­na y Lot­har Matt­häus. Tam­bién es­tos par­ti­dos se jue­gan se­gún la vo­lun­tad del po­der vi­gen­te, que a veces in­clu­so par­ti­ci­pa per­so­nal­men­te en el jue­go, y en­ton­ces has­ta Ma­ra­do­na tie­ne que per­der.

Y por úl­ti­mo la tam­bién re­cién es­tre­na­da mez­qui­ta de Aj­mat Kady­rov, de­no­mi­na­da así en ho­nor al pa­dre del ac­tual di­ri­gen­te de la re­pú­bli­ca. Es la más gran­de de to­do el im­pe­rio ru­so, y ca­ben has­ta mil cre­yen­tes, al­zan­do sus ora­cio­nes so­bre mu­lli­das al­fom­bras y ba­jo res­plan­de­cien­tes ara­ñas del más fino cris­tal.

De es­te mo­do, co­men­ta una de esas per­so­nas cu­yo nom­bre nos re­co­mien­da me­jor no men­cio­nar, el po­der, en su in­men­sa ge­ne­ro­si­dad, con­ce­de al pue­blo al me­nos la re­li­gión, pues­to que no pue­de pro­por­cio­nar­les ni su­fi­cien­te tra­ba­jo ni pan. Sus pa­la­bras ter­mi­nan con una ri­sa sar­cás­ti­ca.

“Gra­cias”, pue­de leer­se en le­tras gi­gan­tes en las fa­cha­das de los edi­fi­cios, jun­to a los enor­mes re­tra­tos del di­ri­gen­te de la re­pú­bli­ca. “Gra­cias, Ram­sán, por Groz­ni”.

Ram­sán Kady­rov es el pre­cio que hay que pa­gar por una pre­ca­ria y amar­ga paz en Che­che­nia. El pre­si­den­te pro­te­gi­do apa­re­ce en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.