La eter­na zo­na de gue­rra

Geo - - GEONOTICIAS -

Des­de ha­ce si­glos se su­per­po­nen di­fe­ren­tes con­flic­tos en el Cáu­ca­so. Hoy, los mo­ti­vos pa­ra la discordia son tan con­fu­sos que so­la­men­te se pue­den en­ten­der des­de una mi­ra­da re­tros­pec­ti­va.

El Cáu­ca­so es una re­gión de una ex­tra­or­di­na­ria di­ver­si­dad geo­grá­fi­ca y cul­tu­ral. En los va­lles, a me­nu­do de di­fí­cil ac­ce­so, y en las al­tu­ras de las mon­ta­ñas en el mar­gen su­r­es­te de Eu­ro­pa vi­ven unos 50 pue­blos di­fe­ren­tes que ha­blan al me­nos otras tan­tas len­guas dis­tin­tas y un nú­me­ro aún ma­yor de dia­lec­tos; son en par­te mu­sul­ma­nes y en par­te cris­tia­nos y du­ran­te si­glos se han en­fren­ta­do una y otra vez en con­flic­tos ét­ni­cos.

En el trans­cur­so del si­glo XVIII y XIX el Im­pe­rio ru­so con­si­guió so­me­ter al Cáu­ca­so en­te­ro me­dian­te lar­gas cam­pa­ñas mi­li­ta­res e in­te­grar­lo en sus te­rri­to­rios. Du­ran­te la épo­ca de la Unión So­vié­ti­ca, la zo­na se dis­tri­bu­yó de una nue­va for­ma. Se crea­ron re­pú­bli­cas so­vié­ti­cas ar­ti­fi­cia­les con fron­te­ras ar­bi­tra­rias y me­dian­te tras­la­dos for­za­dos que pre­ten­dían lo­grar po­bla­cio­nes ét­ni­ca­men­te he­te­ro­gé­neas por mo­ti­vos es­tra­té­gi­cos de po­der.

Así pues, en 1943-44, ba­jo el man­do de Sta­lin, se de­por­tó a la to­ta­li­dad de la po­bla­ción che­che­na, al igual que la in­gu­se­tia, la ka­ra­cha­ya y la bál­ka­ra (to­das ellas acu­sa­das de co­la­bo­rar con los ale­ma­nes) a Ka­za­jis­tán, Si­be­ria y otras zo­nas de Asia Cen­tral, des­de don­de pu­die­ron re­gre­sar a par­tir de 1957. En­tre­tan­to ha­bían lle­va­do a ru­sos y ucra­nios pa­ra asen­tar­se en las zo­nas des­po­bla­das. Otro mo­ti­vo más pa­ra los con­flic­tos pos­te­rio­res.

Tras la caí­da de la Unión So­vié­ti­ca en 1991, las re­pú­bli­cas de la ver­tien­te sur del Cáu­ca­so, Azer­bai­yán, Ar­me­nia y Geor­gia (de la que lue­go se in­de­pen­di­za­ron a su vez Ose­tia del Sur y Ab­ja­sia en 2008) lo­gra­ron su in­de­pen­den­cia. Las re­pú­bli­cas de la ver­tien­te nor­te de las mon­ta­ñas se in­cor­po­ra­ron co­mo in­te­gran­tes de la Fe­de­ra­ción Ru­sa. Ade­más de Che­che­nia, que ha lu­cha­do en vano por su in­de­pen­den­cia en dos gue­rras des­de los años no­ven­ta, ac­tual­men­te se tra­ta de las re­pú­bli­cas de Daguestán, In­gu­se­tia, Ose­tia del Nor­te, Ka­bar­dino-Bal­ka­ria, Ka­ra­chá­ye­vo-Cher­ke­sia y Adi­gue­sia, la re­pú­bli­ca más tran­qui­la de to­das, con una po­bla­ción ma­yo­ri­ta­ria­men­te ru­sa ubi­ca­da en el ex­tre­mo oes­te.

El res­to del Cáu­ca­so nor­te lle­va años re­vuel­to. Allí los is­la­mis­tas han ga­na­do te­rreno. Y muchas veces es­ta­llan –in­clu­so en­tre las re­pú­bli­cas fe­de­ra­les que ni si­quie­ra son so­be­ra­nas– dispu­tas te­rri­to­ria­les que tie­nen sus raí­ces en la im­po­si­ción ar­bi­tra­ria de las fron­te­ras du­ran­te la era de la Unión So­vié­ti­ca. Así su­ce­de por ejem­plo en­tre In­gu­se­tia y Ose­tia del Nor­te, o en­tre Che­che­nia

y Daguestán. En Ka­bar­dino-Bal­ka­ria, Ka­ra­chá­ye­vo-Cher­ke­sia y Daguestán es­ta­llan fre­cuen­te­men­te lu­chas ar­ma­das por la he­ge­mo­nía ét­ni­ca, ya que la dic­ta­du­ra de Sta­lin re­agru­pó, en es­tas re­pú­bli­cas par­ti­cu­lar­men­te, a los gru­pos ét­ni­cos más di­ver­sos. So­bre to­do en Daguestán se cons­ti­tu­yen una y otra vez nue­vos fren­tes po­pu­la­res.

De es­ta ma­ne­ra se ha crea­do una mez­cla ex­plo­si­va: se so­la­pan los con­flic­tos his­tó­ri­cos, ét­ni­cos y re­li­gio­sos; la den­si­dad de las ar­mas está apro­xi­ma­da­men­te equi­pa­ra­da a la dis­po­si­ción a la vio­len­cia de los di­fe­ren­tes gru­pos de in­te­rés lo­ca­les. Y to­dos los con­flic­tos se re­cru­de­cen ca­da vez más de­bi­do a los pro­ce­di­mien­tos a me­nu­do bru­ta­les de los ór­ga­nos es­ta­ta­les de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.