“ES­TA GUE­RRA SE DE­CI­DIÓ EN MOSCÚ”, DI­CE UN DE­FEN­SOR DE LOS DE­RE­CHOS HU­MA­NOS

Geo - - GEONOTICIAS -

CHE­CHE­NIA Uno de los hi­jos de es­te clan mu­rió eje­cu­ta­do co­mo su­pues­to re­bel­de, otro des­apa­re­ció sin de­jar ras­tro, otros tres her­ma­nos se es­con­den aho­ra pa­ra que no les en­cuen­tren ni las fuer­zas de se­gu­ri­dad ni los “des­co­no­ci­dos“. ¿Y los pe­que­ños de la fa­mi­lia? Pa­ra ellos que­da la es­pe­ran­za in­cier­ta de un fu­tu­ro me­jor. que el vehícu­lo va­ya a vo­lar por los ai­res en cual­quier ins­tan­te.

Po­co des­pués va­mos a Ma­gás, la di­mi­nu­ta ca­pi­tal de In­gu­se­tia, vi­gi­la­da co­mo una cár­cel. An­tes de en­trar en ella nues­tros pa­pe­les son re­vi­sa­dos es­cru­pu­lo­sa­men­te, al igual que nues­tro vehícu­lo y nues­tro equi­pa­je.

VA­MOS A VI­SI­TAR a Cham­sat Ts­chu­ma­kov, el imán que pre­di­ca la paz, per­se­ve­ran­te pa­se lo que pa­se. Es el hom­bre a quien una bom­ba en su co­che le arran­có la pier­na ha­ce unos me­ses, po­cos mi­nu­tos des­pués de ha­ber de­ja­do a sus hi­jos en la guar­de­ría. Se apo­ya en mu­le­tas pa­ra re­ci­bir­nos y en se­gui­da vuel­ve a sen­tar­se en una si­lla, to­tal­men­te ago­ta­do, mien­tras Fá­ti­ma, su es­po­sa, me co­ge de la mano y me lle­va a la me­sa del sa­lón. Se tra­ta de Cham­sat Ts­chu­ma­kov, al que cier­tos “des­co­no­ci­dos” desean la muerte.

Sim­ple­men­te por­que no quie­re de­jar de re­pe­tir una y otra vez a sus 3.000 fie­les, que se reúnen pa­ra es­cu­char­le to­dos los vier­nes en la mez­qui­ta, que no está bien y no sir­ve de na­da ma­tar a los de­más. “¡El hom­bre no de­be te­ner enemi­gos en­tre los hom­bres! ¡Su úni­co enemi­go es el dia­blo!” Es­te es el lla­ma­mien­to que les sue­le lan­zar siem­pre.

Y con es­te men­sa­je se con­vier­te él mis­mo en enemi­go de ca­si to­das las fuer­zas de­ter­mi­nan­tes que exis­ten aquí: enemi­go de los ór­ga­nos de se­gu­ri­dad es­ta­ta­les, que tie­nen muy po­co in­te­rés en sus men­sa­jes de paz. Enemi­go de los fun­da­men­ta­lis­tas mu­sul­ma­nes, que abo­rre­cen sus ser­mo­nes pa­ci­fis­tas. Enemi­go tam­bién del an­ti­guo es­ta­blish­ment is­lá­mi­co, que des­de los tiem­pos de la Unión So­vié­ti­ca está es­tre­cha­men­te vin­cu­la­do al po­der del Es­ta­do. Por su­pues­to que a es­ta gen­te le mo­les­ta mu­chí­si­mo que un es­pí­ri­tu tan in­de­pen­dien­te co­mo Ts­chu­ma­kov afir­me que tie­ne prue­bas de cier­tas im­pli­ca­cio­nes ma­fio­sas. Y por su­pues­to que el imán tie­ne mie­do de que so­la­men­te sea cues­tión de tiem­po has­ta que es­tos “des­co­no­ci­dos” vuel­van a aten­tar con­tra su vi­da.

“Ven­ga, nos mar­cha­mos a otro la­do”, le ha su­pli­ca­do su mu­jer cien veces. “No”, ha con­tes­ta­do él, “nos que­da­mos”. ¿Y qué has di­cho en­ton­ces, Fá­ti­ma? “In­ten­to obe­de­cer co­mo es de­bi­do. Pe­ro la obe­dien­cia tam­bién tie­ne sus lí­mi­tes”.

De es­te mo­do los dos aguan­tan aho­ra con sus hi­jos en Ma­gás, vi­vien­do en una ur­ba­ni­za­ción de nue­va cons­truc­ción, don­de se mu­da­ron des­pués del aten­ta­do por­que hay cá­ma­ras que vi­gi­lan la en­tra­da y la es­ca­le­ra, y la ur­ba­ni­za­ción en­te­ra es una zo­na de al­ta se­gu­ri­dad.

Pe­ro aún así... Los ni­ños co­rren por el pa­si­llo, don­de los mo­ni­to­res trans­mi­ten imá­ge­nes des­de la es­ca­le­ra, y Fá­ti­ma se des­li­za en calcetines por las ha­bi­ta­cio­nes co­mo una pa­ti­na­do­ra so­bre hie­lo, co­rrien­do en­tre el sa­lón y la co­ci­na.

“Por fin vie­ne al­guien del ex­tran­je­ro”, ex­cla­ma, “¡me ale­gro tan­to de que es­téis aquí, me sien­to tan con­ten­ta!” Fá­ti­ma hi­zo la ca­rre­ra de Li­te­ra­tu­ra In­gle­sa en la Uni­ver­si­dad de El Cairo y por fin, gra­cias a Dios, pue­de ha­blar con al­guien en su len­gua pre­fe­ri­da, que tan­to le gus­ta.

Cham­sat Ts­chu­ma­kov se de­rrum­ba una y otra vez, se vuel­ve a le­van­tar y ha­bla. Ha­bla del su­fis­mo, aque­lla tra­di­ción es­pi­ri­tual del is­lam que mar­ca al Cáu­ca­so des­de ha­ce si­glos. Se­gún él, no tie­ne na­da, ab­so­lu­ta­men­te na­da en co­mún con la ideo­lo­gía de los fun­da­men­ta­lis­tas ára­bes que se ha ex­ten­di­do por es­tas tie­rras de re­pen­te. Por­que pa­ra los su­fíes la re­li­gión es un asun­to pu­ra­men­te per­so­nal, una co­ne­xión di­rec­ta de la per­so­na con Dios, sin in­ter­me­dia­rios.

“Y por eso”, di­ce, “me tengo que ocu­par de los jó­ve­nes aquí que no tie­nen ni opor­tu­ni­da­des ni fu­tu­ro”.

A veces Fá­ti­ma se de­tie­ne pa­ra es­cu­char aten­ta­men­te a su ma­ri­do y pa­ra en­te­rar­se de to­do lo que que­re­mos sa­ber. Y en­ton­ces tam­bién pre­gun­ta: “¿Y vo­so­tros, có­mo vi­vís? ¿En qué creéis?”

Y aun­que nues­tras vi­das no tie­nen na­da, ab­so­lu­ta­men­te na­da en co­mún, char­la­mos de re­pen­te de nues­tros asun­tos más ín­ti­mos. Y qui­sié­ra­mos que­dar­nos más tiem­po aquí.

Si no fue­ra por... Si no fue­ra por...

La re­dac­to­ra Ga­brie­le Ried­le, en la foto con Fa­ti­ma Kur­kie­wa, tie­ne ex­pe­rien­cia en zo­nas con­flic­ti­vas: ya ha rea­li­za­do re­por­ta­jes so­bre Dar­fur (Su­dán), Af­ga­nis­tán y Li­bia, en es­te úl­ti­mo país po­co an­tes de que es­ta­lla­ra la gue­rra ci­vil. El fo­tó­gra­fo ita­liano Da­vi­de Mon­te­le­one, pre­mia­do en re­pe­ti­das oca­sio­nes, lle­va años re­co­rrien­do las re­pú­bli­cas del Cáu­ca­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.