ASE­SI­NA­DO

LOS CRUEN­TOS R ES­TOS DE L A C AZA

Geo - - GEONOTICIAS -

Pa­ra con­se­guir cor­tar­les los cuer­nos, los ca­za­do­res fur­ti­vos no ten­drían ne­ce­si­dad de ma­tar a los ri­no­ce­ron­tes. Bas­ta­ría con es­pe­rar a que sur­tie­ra efec­to el fár­ma­co con sua­ve ac­ción se­dan­te que les in­yec­tan. Pe­ro los cri­mi­na­les, que no tie­nen pa­cien­cia, apli­can do­sis ex­ce­si­vas o, sim­ple­men­te, dis­pa­ran con­tra sus víc­ti­mas.

EL AE­RO­PUER­TO IN­TER­NA­CIO­NAL Oli­ver Re­gi­nald Tam­bo, de Johan­nes­bur­go, es un lu­gar don­de un via­je­ro anó­ni­mo pa­sa fá­cil­men­te des­aper­ci­bi­do. Eso es jus­to lo que pre­ten­de ese día del mes de mar­zo Xuan Hoang, un viet­na­mi­ta de 29 años. En to­do mo­men­to in­ten­ta evi­tar mi­rar de fren­te al per­so­nal del ae­ro­puer­to, al me­nos has­ta que lo­gre su­bir al avión que le lle­va­rá de vuel­ta a su país. Los pe­rros po­li­cía que olis­quean su equi­pa­je de mano no le in­quie­tan en ab­so­lu­to. Ha fac­tu­ra­do su ma­le­ta has­ta Ciu­dad Ho Chi Minh. Lo que no sa­be es que los equi­pa­jes de­po­si­ta­dos en los mos­tra­do­res de fac­tu­ra­ción con des­tino a Viet­nam son so­me­ti­dos a un ex­haus­ti­vo con­trol por las má­qui­nas de ra­yos X. El país del Sud­es­te Asiá­ti­co está con­si­de­ra­do el epi­cen­tro de una nue­va gue­rra con­tra el ri­no­ce­ron­te. Cuan­do el con­te­ni­do de la ma­le­ta de Hoang es exa­mi­na­do a tra­vés de la pan­ta­lla del or­de­na­dor, los po­li­cías ob­ser­van el con­torno in­con­fun­di­ble de sie­te cuer­nos de ri­no­ce­ron­te; el pe­so to­tal ape­nas lle­ga a los 16 ki­lo­gra­mos, pe­ro su va­lor en el mer­ca­do ne­gro as­cien­de a me­dio mi­llón de dó­la­res.

Los agen­tes de la po­li­cía sos­pe­chan in­me­dia­ta­men­te que la mer­can­cía de con­tra­ban­do está en re­la­ción con un ca­so de ca­za fur­ti­va de­tec­ta­do po­cos días an­tes en una gran­ja de ani­ma­les sal­va­jes en la pro­vin­cia de Lim­po­po, jun­to a la fron­te­ra sep­ten­trio­nal de la Re­pú­bli­ca de Su­dá­fri­ca. “Tan pron­to co­mo se ma­ta un ri­no­ce­ron­te”, afir­ma el co­ro­nel Johan Joos­te, ofi­cial en­car­ga­do de una uni­dad es­pe­cial de la po­li­cía, “los cuer­nos del ani­mal no tar­dan en sa­lir del país más de tres días, en la ma­yo­ría de los ca­sos”.

Pa­ra aba­tir a los ri­no­ce­ron­tes de Lim­po­po, los ca­za­do­res fur­ti­vos pri­me­ro les in­yec­ta­ron una so­bre­do­sis de se­dan­tes, po­si­ble­men­te me­dian­te fle­chas lan­za­das des­de un he­li­cóp­te­ro. Sin du­da, un tra­ba­jo rea­li­za­do por pro­fe­sio­na­les.

Re­sul­ta muy di­fí­cil de­mos­trar a pos­te­rio­ri la com­pli­ci­dad en­tre unos y otros: los tri­bu­na­les de Su­dá­fri­ca sue­len exi­gir, pa­ra de­cre­tar la cul­pa­bi­li­dad, prue­bas de que el cuerno re­qui­sa­do per­te­ne­ce a un ani­mal con­cre­to. “Pa­ra ello, ten­dría­mos que co­lo­car el cuerno en cues­tión so­bre el crá­neo co­rres­pon­dien­te, pa­ra po­der com­pro­bar si se ajus­ta o no a él. Eso no siem­pre es fac­ti­ble”, afir­ma Joos­te, “por­que po­cas veces dis­po­ne­mos del crá­neo de la víc­ti­ma. O el cor­te es de­ma­sia­do plano co­mo pa­ra po­der con­fir­mar que el ajus­te en­tre las dos pie­zas es po­si­ble”.

En el ca­so de Xuan Hoang los agen­tes de la po­li­cía in­ten­tan po­ner en prác­ti­ca un nue­vo pro­ce­di­mien­to: de­ci­den en­viar los cuer­nos al doc­tor Cindy Har­per, di­rec­tor del La­bo­ra­to­rio de Ge­né­ti­ca Ani­mal de la Uni­ver­si­dad de Pre­to­ria. A di­fe­ren­cia de los cuer­nos de otras es­pe­cies, los del ri­no­ce­ron­te no tie­nen un nú­cleo óseo, sino que se com­po­nen de que­ra­ti­na, la mis­ma sus­tan­cia que for­ma los cas­cos de los ca­ba­llos. Por eso, has­ta aho­ra se creía que esa du­ra pro­tu­be­ran­cia no con­te­nía el ma­te­rial ge­né­ti­co que se re­quie­re pa­ra rea­li­zar una iden­ti­fi­ca­ción. No obs­tan­te, Har­per lo in­ten­ta. Uno de sus ayu­dan­tes téc­ni­cos per­fo­ra un ori­fi­cio en ca­da uno de los cuer­nos, pul­ve­ri­za la mues­tra, li­cua el pol­vo ob­te­ni­do y lo ana­li­za en un con­jun­to de apa-

ra­tos que pa­re­ce una pi­la de má­qui­nas de fax dis­pues­tas en ba­te­ría. La ope­ra­ción lo­gra su ob­je­ti­vo: el ins­tru­men­to de­tec­ta ma­sa he­re­di­ta­ria, lee el có­di­go ge­né­ti­co: dos de los cuer­nos ha­lla­dos en la ma­le­ta de Hoang coin­ci­den con el ADN de los ri­no­ce­ron­tes que fue­ron aba­ti­dos en Lim­po­po. La po­si­bi­li­dad de que otro ani­mal com­par­ta las mis­mas ca­rac­te­rís­ti­cas ge­né­ti­cas es de una en­tre va­rios mi­llo­nes, se­gún Har­per. El Tri­bu­nal de Jus­ti­cia ad­mi­te la prue­ba.

El viet­na­mi­ta Xuan Hoang re­sul­ta ser el pri­mer de­lin­cuen­te al que se juz­ga en ba­se a un aná­li­sis del ADN del cuerno de ri­no­ce­ron­te. Hoang es de­cla­ra­do cul­pa­ble y condenado a diez años de pri­sión.

UN RU­MOR MOR­TAL

Una vic­to­ria in­só­li­ta en la lu­cha –ca­da vez más apre­mian­te– por la su­per­vi­ven­cia de es­te por­ten­to­so ani­mal de piel aco­ra­za­da. La ca­za ile­gal del ri­no­ce­ron­te en Áfri­ca cons­ti­tu­ye un pro­ble­ma se­rio des­de ha­ce ya dé­ca­das. Al prin­ci­pio se ma­ta­ban ani­ma­les a mi­lla­res. Con el úni­co ob­je­ti­vo de cer­ce­nar­les los cuer­nos, muy co­di­cia­dos en la me­di­ci­na tra­di­cio­nal asiá­ti­ca y en la fa­bri­ca­ción de las em­pu­ña­du­ras de las da­gas ára­bes, los ase­si­nos se reunían en los gran­des dis­tri­tos ci­ne­gé­ti­cos pa­ra aba­tir­los sin con­trol al­guno.

Y lue­go so­bre­vino el cam­bio: por pre­sión in­ter­na­cio­nal, en la dé­ca­da de 1990 Chi­na prohi­bió el uso de pol­vo de cuerno de ri­no­ce­ron­te co­mo in­gre­dien­te en la com­po­si­ción de mu­chos me­di­ca­men­tos. Y los hom­bres de Orien­te Pró­xi­mo se avi­nie­ron a con­si­de­rar co­mo acep­ta­ble la sus­ti­tu­ción del an­ti­guo ma­te­rial de las em­pu­ña­du­ras de las da­gas por otro sin­té­ti­co. Pa­re­cía que se ha­bía ases­ta­do un gol­pe de­fi­ni­ti­vo con­tra la ca­za fur­ti­va.

Pe­ro so­lo has­ta 2008, año en que el cuerno de ri­no­ce­ron­te al­can­zó en el mer­ca­do ne­gro el pre­cio más al­to ja­más ima­gi­na­do y la pers­pec­ti­va de un rá­pi­do en­ri­que­ci­mien­to dis­pa­ró la lo­cu­ra ge­ne­ra­li­za­da por la ad­qui­si­ción del cuerno del pa­qui­der­mo. Se­gún in­for­mes de la po­li­cía, so­lo en la pri­me­ra mi­tad del año 2011 se pro­du­je­ron en Eu­ro­pa cer­ca de 20 ro­bos en mu­seos, ca­sas de subas­tas y tien­das de an­ti­güe­da­des, don­de se sus­tra­je­ron ob­je­tos de ma­te­rial cór­neo (que­ra­ti­na).

En la ac­tua­li­dad, la ma­yor par­te de la ca­za fur­ti­va se prac­ti­ca de nue­vo en Su­dá­fri­ca. Allí un con­cep­to sen­ci­llo ha­bía con­tri­bui­do a con­ser­var la po­bla­ción de ri­no­ce­ron­tes más es­ta­ble del pla­ne­ta: los tro­feos de ca­za le­ga­les de­bían ate­ner­se a una re­gla­men­ta­ción muy es­tric­ta. Los ca­za­do­res es­ta­ban obli­ga­dos a abo­nar una ta­sa co­rres­pon­dien­te –que as­cen­día a 45.000 dó­la­res o más– por ca­da ri­no­ce­ron­te que aba­tían. Los in­gre­sos pro­ce­den­tes de es­te im­pues­to re­pre­sen­ta­ban un in­cen­ti­vo pa­ra los pro­pie­ta­rios de par­ques de ani­ma­les sal­va­jes, in­tere­sa­dos en la pro­tec­ción del ri­no­ce­ron­te y la con­ser­va­ción de su po­bla­ción.

Pe­ro el sis­te­ma ha de­ja­do de fun­cio­nar des­de que el pre­cio de los cuer­nos del ani­mal se ha dis­pa­ra­do a ni­ve­les exor­bi­ta­dos. De pron- to, pa­ra al­gu­nos ca­za­do­res los im­pues­tos que gra­van la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca no son más que un pre­cio ini­cial a pa­gar en un ne­go­cio que re­por­ta­rá pin­gües be­ne­fi­cios: los tu­ris­tas asiá­ti­cos, que nun­ca an­tes ha­bían via­ja­do allí pa­ra prac­ti­car la ca­za, pre­sen­ta­ban una so­li­ci­tud tras otra. Y hom­bres que has­ta en­ton­ces ha­bían tra­ba­ja­do co­mo guar­da­bos­ques no po­dían re­sis­tir la ten­ta­ción de con­ver­tir­se en ca­za­do­res fur­ti­vos de ri­no­ce­ron­tes.

Agen­tes de la or­ga­ni­za­ción Traf­fic, una red de vi­gi­lan­cia del co­mer­cio de vi­da sal­va­je, re­la­cio­nan el in­cre­men­to de la de­man­da de es­ta pro­tu­be­ran­cia del ani­mal a un ru­mor al que, por des­gra­cia, mu­chos dan cré­di­to: una sus­tan­cia con­te­ni­da en el cuerno del ri­no­ce­ron­te ha­bría si­do uti­li­za­da co­mo fár­ma­co pa­ra cu­rar el cán­cer de hí­ga­do de un pro­mi­nen­te po­lí­ti­co viet­na­mi­ta. Una his­to­ria in­só­li­ta: en reali­dad, en la me­di­ci­na asiá­ti­ca se atri­bu­yen al cuerno del ri­no­ce­ron­te un buen nú­me­ro de efec­tos te­ra­péu­ti­cos. En­tre otras afir­ma­cio­nes, se di­ce que ac­túa co­mo an­ti­pi­ré­ti­co, que re­du­ce la ten­sión ar­te­rial, etc., pe­ro na­da de es­to ha si­do con­fir­ma­do en las prue­bas clí­ni­cas. ¿Y aho­ra cons­ti­tu­ye tam­bién un re­me­dio mi­la­gro­so con­tra los tu­mo­res? “Una no­ti­cia con tan­ta re­so­nan­cia, aun­que so­lo sea una ha­bla­du­ría, es muy di­fí­cil de des­men­tir”, de­cla­ra el ex­per­to de Traf­fic, Tom Mi­lli­ken.

Así, so­lo en el año 2011, per­die­ron la vi­da en Su­dá­fri­ca más de 400 ri­no­ce­ron­tes, víc­ti­mas de la ca­za fur­ti­va; en el pri­mer cua­tri­mes­tre de 2012 al me­nos 90 ani­ma­les. Es­ta ci­fra as­cen­día en 2007, an­tes de que se di­fun­die­ra el ru­mor des­de Viet­nam, a so­lo tre­ce ejem­pla­res.

“EL VIEN­TO SO­PLA A FA­VOR”

Los zoó­lo­gos dis­tin­guen en Áfri­ca dos es­pe­cies de ri­no­ce­ron­tes: el ri­no­ce­ron­te blan­co ( Ce­ra­tot­he­rium si­mum) y el ne­gro ( Di­ce­ros bi­cor

nis). El nú­me­ro de ejem­pla­res de es­te úl­ti­mo se re­du­jo a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990 a me­nos de 2.500; des­de en­ton­ces la po­bla­ción ha au­men­ta­do de nue­vo a 4.800 ani­ma­les.

Ha­ce mi­les de años, el ri­no­ce­ron­te blan­co ha­bi­ta­ba am­plios es­pa­cios en to­do el con­ti­nen­te afri­cano, des­de Ma­rrue­cos has­ta la Pro­vin­cia del Ca­bo. De­bi­do a la ca­za sin tre­gua du­ran­te la épo­ca co­lo­nial, a fi­na­les del si­glo XIX ape­nas que­da­ban un par de cen­te­na­res de in­di­vi­duos de es­ta es­pe­cie al sur del de­sier­to del Sáha­ra, en­tre ellos una pe­que­ña po­bla­ción en la pro­vin­cia orien­tal sud­afri­ca­na de Zu­lu­lan­dia. Allí, los se­ño­res co­lo­nia­les bri­tá­ni­cos crea­ron en 1895 una de las pri­me­ras re­ser­vas na­tu­ra­les pa­ra la pro­tec­ción de la vi­da sal­va­je en Áfri­ca, el ger­men de lo que se­ría más tar­de el Par­que Na­cio­nal Hluh­lu­we-Um­fo­lo­zi.

¿En qué con­di­cio­nes vi­ven allí los ani­ma­les en la ac­tua­li­dad? ¿Es­tán se­gu­ros? Me pon­go en ca­mino pa­ra rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción in si­tu. Am­plios va­lles flu­via­les cor­tan la re­gión de Hluh­lu­we, con sua­ves co­li­nas y par­ce­las de ver­des bos­ques que cre­cen a la sombra de las la­de­ras de le­ja­nas mon­ta­ñas. Se di­ce que ya el le­gen­da­rio rey zu­lú Sha­ka so­lía ele­gir co­mo te­rri­to­rio

Si es ne­ce­sa­rio, los de­fen­so­res de los ri­no­ce­ron­tes arrui­nan el ne­go­cio de los ca­za­do­res fur­ti­vos con me­dios ex­tre­mos. Por ejem­plo, les sie­rran los cuer­nos tras su­mi­nis­trar­les un se­dan­te. Así, el ani­mal pier­de va­lor pa­ra las ban­das cri­mi­na­les. En el sur de Áfri­ca su ca­za ile­gal ha au­men­ta­do de mo­do dra­má­ti­co. El 22 de sep­tiem­bre de 2011, pro­cla­ma­do por WWF co­mo Día Mun­dial del Ri­no­ce­ron­te, cien­tos de per­so­nas se con­cen­tra­ron en Ciu­dad del Ca­bo (Su­dá­fri­ca) fren­te al Par­la­men­to. Los ma­ni­fes­tan­tes re­cla­ma­ban con­tro­les más se­ve­ros con­tra la ca­za fur­ti­va. En 2010 se ma­ta­ron en Su­dá­fri­ca 333 ri­no­ce­ron­tes; en 2011 la ci­fra su­peró los 400. de ca­za es­te te­rreno de 960 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie.

Mi guía en el par­que es Jed Bird, 27 años, re­co­lec­tor pro­fe­sio­nal de datos so­bre el ri­no­ce­ron­te. Ape­nas sa­li­mos del cam­pa­men­to, cuan­do Bird de­tie­ne la ca­mio­ne­ta pa­ra exa­mi­nar un mon­tón de es­tiér­col al bor­de de la ca­rre­te­ra. “Ri­no­ce­ron­te ne­gro”, afir­ma. “Sin du­da, de un ma­cho. Eso se re­co­no­ce en las hue­llas que de­ja al es­car­bar el sue­lo pa­ra des­per­di­gar sus ex­cre­men­tos”.

El tra­ba­jo de Bird con­sis­te en vi­gi­lar y no per­der de vis­ta ni un mo­men­to a los ri­no­ce­ron­tes ne­gros que ha­bi­tan en Hluh­lu­we. Tam­bién es la per­so­na res­pon­sa­ble de lo­ca­li­zar –en via­jes de reconocimiento des­de un he­li­cóp­te­ro–a los ani­ma­les que se­rán capturados y trans­por­ta­dos a otras re­ser­vas na­tu­ra­les. “Es una lo­cu­ra, a me­nu­do las fie­ras ata­can con vio­len­cia las ae­ro­na­ves”, afir­ma Bird. “Cuan­do ate­rri­za­mos, lo pri­me­ro que ha­cen es sa­lir co­rrien­do arro­llan­do to­do a su pa­so. Pe­ro lue­go se de­tie­nen pro­ba­ble­men­te a pen­sar: ‘pe­ro bueno, qué estoy ha­cien­do’, y se vuel­ven y arre­me­ten sin con­tem­pla­cio­nes con­tra no­so­tros”.

Pe­ro es­ta es so­lo una fa­ce­ta del ca­rác­ter de los ri­no­ce­ron­tes. Po­co des­pués Bird se­ña­la ha­cia un gru­po de ri­no­ce­ron­tes blan­cos, que se en­cuen­tra a no más de un ki­ló­me­tro de no­so­tros. Jun­to a ellos ra­mo­nean ri­no­ce­ron­tes ne­gros. Los ani­ma­les tie­nen as­pec­to pa­cí­fi­co, pa­re­cen va­cas pas­tan­do en un cua­dro pai­sa­jis­ta del si­glo XIX. “Yo he visto ejem­pla­res de am­bas es­pe­cies reuni­dos en una char­ca ce­na­go­sa, tra­se­ro con­tra tra­se­ro: es­to es co­mo un ba­ño pú­bli­co, don­de se ad­mi­te a cual­quie­ra que no mo­les­te a los de­más”, nos ex­pli­ca Bird. Unos ins­tan­tes des­pués aña­de: “Te­ne­mos el vien­to a nues­tro fa­vor”. Con es­to quie­re de­cir que el vien­to so­pla en la di­rec­ción con­tra­ria al lu­gar don­de se con­gre­gan los ri­no­ce­ron­tes. “Va­ya­mos a su en­cuen­tro”. El guar­da que nos es­col­ta co­ge el fu­sil 375 que Bird lle­va en el asien­to de atrás, un ar­ma del ca­li­bre mí­ni­mo acon­se­ja­do por la di­rec­ción del par­que pa­ra po­der acer­car­se a ani­ma­les de gran cor­pu­len­cia y de ca­rác­ter vo­lu­ble. Lue­go nos abri­mos pa­so a tra­vés de una ar­bo­le­da de aca­cias.

El ver­da­de­ro atrac­ti­vo de los ri­no­ce­ron­tes re­si­de en que pa­re­cen pro­ce­der del tiem­po de los di­no­sau­rios. Cria­tu­ras ci­cló­peas, cu­yo pe­lle­jo for­ma grue­sos plie­gues que le dan el as­pec­to de por­tar una ar­ma­du­ra, co­mo un “aco­ra­za­do con pa­tas”. Un ri­no­ce­ron­te blan­co pue­de al­can­zar una al­tu­ra has­ta la es­pal­da de 1,80 me­tros y su pe­so –en el ca­so de un in­di­vi­duo ma­cho– pue­de so­bre­pa­sar los 3.000 ki­lo­gra­mos. Tie­ne un cuerno so­bre el ho­ci­co de apro­xi­ma­da­men­te cien cen­tí­me­tros de lon­gi­tud y otro, de ta­ma­ño no­ta­ble­men­te más pe­que­ño, jus­to de­trás de él.

Los ojos son tan pe­que­ños y os­cu­ros que pa­re­cen dos se­mi­llas de ama­po­la in­crus­ta­das en su ma­ci­zo crá­neo. En con­tra­par­ti­da, sus ore­jas pun­tia­gu­das y mó­vi­les son ex­tre­ma­da­men­te sen­si­ti­vas, al igual que sus enor­mes ló­bu­los na­sa­les, por lo que tie­nen un agu­do sen­ti­do del ol­fa­to y un oí­do sen­si­ble. El ri­no­ce­ron­te ne­gro so­lo al­can­za la mi­tad del pe­so de su pa­rien­te, pe­ro su­ple es­ta de­fi­cien­cia mus­cu­lar con su ca­rác­ter ca­si siem­pre más pen­den­cie­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.