TRES TO­NE­LA­DAS DE CÓ­LE­RA EN UN CA­JÓN

Geo - - GEONOTICIAS -

El pe­rio­do de ges­ta­ción de un ri­no­ce­ron­te du­ra apro­xi­ma­da­men­te 16 se­ma­nas; tras el alum­bra­mien­to la ma­dre cui­da de su cría has­ta que cum­ple al me­nos los cua­tro años. A pe­sar de ello, el pro­gra­ma es­pe­cial de pro­tec­ción en la Re­ser­va Na­tu­ral de Hluh­lu­we cuen­ta con una po­bla­ción ex­ce­si­va de ri­no­ce­ron­tes blan­cos: la ta­sa de cre­ci­mien­to anual es su­pe­rior a la ca­pa­ci­dad de aco­gi­da del par­que; una opor­tu­ni­dad, pues, de ex­por­tar ani­ma­les a otros há­bi­tats. Los guar­das fo­res­ta­les quie­ren in­ten­tar en­con­trar otro te­rri­to­rio de aco­gi­da pa­ra los ri­no­ce­ron­tes ne­gros, pa­ra de es­te mo­do im­pe­dir el aco­so de los ca­za­do­res fur­ti­vos so­bre es­ta po­bla­ción. El mo­de­lo se ins­pi­ra en un pro­gra­ma que fun­cio­na des­de la dé­ca­da de 1950.

En aque­lla épo­ca Su­dá­fri­ca desa­rro­lló una téc­ni­ca ma­gis­tral pa­ra apre­sar ani­ma­les sal­va­jes con el ob­je­ti­vo de ser tras­la­da­dos a un nue­vo te­rri­to­rio pa­ra su acli­ma­ta­ción. La dis­ci­pli­na rei­na era la cap­tu­ra del ri­no­ce­ron­te: tres to­ne­la­das de fu­ria en­ce­rra­das en un ca­jón de trans­por­te. Así, el ex­ce­so de ejem­pla­res en Hluh­lu­we cons­ti­tu­yó el ger­men de la re­po­bla­ción en Bot­sua­na, Zim­ba­bue y Mo­zam­bi­que, pro­yec­to fi­nan­cia­do con di­ne­ro pro­ce­den­te del tu­ris­mo de aven­tu­ra y de los sa­fa­ris de ex­plo­ra­ción. De es­ta for­ma se lo­gró ase­gu­rar la exis­ten­cia del ri­no­ce­ron­te blan­co afri­cano, au­men­tar el nú­me­ro de in­di­vi­duos a 20.000 y ta­char de la lis­ta de ani­ma­les en pe­li­gro de ex­tin­ción al me­nos a la sub­es­pe­cie del sur.

Re­pe­tir la mis­ma ope­ra­ción maes­tra con los ri­no­ce­ron­tes ne­gros va a re­sul­tar mu­cho más di­fí­cil. Los gru­pos hu­ma­nos se ex­pan­den ca­da vez más, se apro­pian de más tie­rras pa­ra su sub­sis­ten­cia. Al mis­mo tiem­po, hoy se es­ti­ma que las ne­ce­si­da­des es­pa­cia­les de es­tos cor­pu­len­tos ani­ma­les son mu­cho ma­yo­res de lo que se creía: “No ha­ce mu­cho tiem­po”, afir­ma Jac­ques Fla­mand, di­rec­tor del pro­yec­to del Fon­do Mun­dial pa­ra la Naturaleza (WWF) “se pen­sa­ba que pa­ra una po­bla­ción ini­cial de seis ri­no­ce­ron­tes ne­gros bas­ta­ba un área de 60 ki­ló­me­tros cua­dra­dos, lo que equi­va­le apro­xi­ma­da­men­te a la su­per­fi­cie que ocu­pa Man­hat­tan”. Pe­ro in­ves­ti­ga­cio­nes re­cien­tes han de­mos­tra­do que es pre­ci­so crear ma­na­das de al me­nos 20 in­di­vi­duos pa­ra que sean ge­né­ti­ca­men­te es­ta­bles, y pa­ra ello se ne­ce­si­tan re­cin­tos de al me­nos 200 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de su­per­fi­cie.

Así, aun­que mu­chos pro­pie­ta­rios de gran­jas de ani­ma­les sal­va­jes en Su­dá­fri­ca que­rrían desa­rro­llar pro­gra­mas de crian­za de ri­no­ce­ron­tes ne­gros en sus te­rre­nos, no dis­po­nen del te­rreno su­fi­cien­te. Ade­más, el pre­cio de es­tos ani­ma­les es su­pe­rior al que tie­nen que pa­gar por sus pa­rien­tes. An­tes de que el co­mer­cio fue­ra prohi­bi­do, el cos­te del ri­no­ce­ron­te blan­co en las subas­tas era al me­nos 50.000 eu­ros más eco­nó­mi­co.

Con es­te pro­pó­si­to, por en­car­go de las au­to­ri­da­des ofi­cia­les, Fla­mand ha fa­ci­li­ta­do el es­ta­ble­ci­mien­to de nue­vas re­la­cio­nes de coope­ra­ción en­tre los pro­pie­ta­rios ru­ra­les: los ve­ci­nos de­rri­ban las va­llas que se­pa­ran sus res­pec­ti­vos par­ques y a cam­bio re­ci­ben una ma­na­da ini­cial de ri­no­ce­ron­tes ne­gros pa­ra “apro­ve­cha­mien­to” co­lec­ti­vo. Los de­re­chos de po­se­sión so­bre los ani­ma­les que se va­yan re­pro­du­cien­do en la re­ser­va co­mu­nal se re­par­ti­rán en­tre to­dos los par­ti­ci­pan­tes en el pro­yec­to. En un ca­so de coope­ra­ción se aso­cia­ron 19 pro­pie­ta­rios de te­rre­nos y se pu­sie­ron de acuer­do pa­ra le­van­tar una cer­ca de pro­tec­ción pa­ra de­fen­der to­do el re­cin­to co­mún de los ata­ques de los ca­za­do­res fur­ti­vos.

En los úl­ti­mos seis años, so­lo en la zo­na de Zu­lu­lan­dia, es­ta po­lí­ti­ca ha per­mi­ti­do in­cre­men­tar en algo más de un 30% el há­bi­tat idó­neo del ri­no­ce­ron­te ne­gro, de for­ma que ha si­do po­si­ble re­in­tro­du­cir 98 ae­jem­pla­res en lu­ga­res don­de ha­bían vi­vi­do an­te­rior­men­te o re­ubi­car­los en nue­ve nue­vas áreas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.