El te­so­ro de Sterk­fon­tein

Little Foot es el pi­te­cán­tro­po fo­si­li­za­do más com­ple­to ja­más des­cu­bier­to: el ha­llaz­go de es­te mono-hom­bre cau­só sensación en el mundo de la pa­leo­an­tro­po­lo­gía. Y sus­ci­tó una ri­va­li­dad irre­con­ci­lia­ble en­tre dos cien­tí­fi­cos, que to­da­vía si­guen “en pie de gue

Geo - - RADIOGRAFIA DEL PAÍS - Tex­to: Jörn Auf dem Kam­pe Fotos: Re­mi Be­na­li y Pa­trick Land­mann

El es­que­le­to de un ser hu­mano cons­ta de más de 200 hue­sos. Des­pués de pa­sar muchas dé­ca­das ba­jo tie­rra, de ellos no sue­le que­dar ras­tro. So­lo uno en­tre un mi­llón de or­ga­nis­mos muer­tos se fo­si­li­za; es de­cir, ca­si el 100% de nues­tro pa­sa­do evo­lu­ti­vo ha des­apa­re­ci­do pa­ra siem­pre. Por eso la pa­leo­an­tro­po­lo­gía es una dis­ci­pli­na cien­tí­fi­ca un tan­to paradójica: le fal­tan ob­je­tos de es­tu­dio. En una oca­sión, el pa­leo­an­tro­pó­lo­go ale­mán Frie­de­mann Schrenk lo ex­pli­có más gra­fi­ca­men­te: es co­mo si uno qui­sie­ra es­cri­bir la his­to­ria de Centroeuropa y so­lo tu­vie­ra, co­mo ba­se ma­te­rial, me­dia mo­ne­da ro­ma­na, el pa­ñue­lo de una cria­da de tiem­pos del em­pe­ra­dor ale­mán Gui­ller­mo, y frag­men­tos de un mi­cró­fono. ¿Y aún nos pre­gun­ta­mos por qué el ori­gen del hom­bre si­gue sien­do uno de los gran­des mis­te­rios sin re­sol­ver de las cien­cias na­tu­ra­les?

De ahí que quien, con­tra to­da pro­ba­bi­li­dad, en­cuen­tra algo in­tere­san­te ha­ce ca­rre­ra. Una ca­rre­ra que pue­de fun­da­men­tar­se úni­ca­men­te en un pe­que­ño tro­zo de man­dí­bu­la des­en­te­rra­do. Un in­ves­ti­ga­dor pue­de lo­grar reconocimiento con una ter­ce­ra par­te de lo que fue el dien­te de un hom­bre pri­mi­ti­vo, si la pie­za arro­ja luz so­bre la his­to­ria de los bípe­dos. Quien lo­gre des­cu­brir un an­ces­tro des­co­no­ci­do al­can­za­rá fa­ma mun­dial. Y quien tro­pie­ce en sus in­ves­ti­ga­cio­nes con un ser pró­xi­mo a la bi­fur­ca­ción en­tre si­mios y hom­bres ha­brá cul­mi­na­do la Mi­sión Apo­lo de la pa­leo­an­tro­po­lo­gía, una con­quis­ta que sus­ci­ta­ría tan­ta ad­mi­ra­ción co­mo des­ci­frar el có­di­go ge­né­ti­co o lo­grar la fu­sión nu­clear en una pro­be­ta. No es de ex­tra­ñar, pues, que más de un cien­tí­fi­co se ha­ya pa­sa­do la vi­da bus­can­do pa­ra lo­grar dar es­te gran gol­pe. Tam­po­co sor­pren­de que es­ta dis­ci­pli­na ge­ne­re per­so­nas ego­cén­tri­cas con hi­pó­te­sis au­da­ces. Tam­po­co que la lu­cha por la so­be­ra­nía de la in­ter­pre­ta­ción con­duz­ca a de­ba­tes aca­lo­ra­dos o a un gé­li­do re­cha­zo; que las pu­bli­ca­cio­nes de un ar­chi­ene­mi­go sean di­sec­cio­na­das con fer­vor.

HAY QUE CO­NO­CER TO­DO ES­TO

pa­ra en­ten­der por qué el pa­leo­an­tro­pó­lo­go bri­tá­ni­co Ro­nald J. Clar­ke, de 68 años, es­ta­ba y si­gue dis­pues­to a li­brar una ba­ta­lla en­car­ni­za­da con­tra un co­le­ga cu­ya au­to­con­fian­za es ili­mi­ta­da: el es­ta­dou­ni­den­se Lee Ber­ger, de 46 años. Ber­ger no se rin­de nun­ca. Es­ta es la his­to­ria de Ron Clar­ke y de su gran ha­llaz­go, que por fin ve la luz. Y la de su gran ad­ver­sa­rio, que ha he­cho un des­cu­bri­mien­to pro­pio. Tam­bién es la his­to­ria de la pos­tu­ra irre­con­ci­lia­ble en­tre am­bos.

Gru­ta de Sil­ber­berg, Sterk­fon­tein, Su­dá­fri­ca. “Va­mos”, di­ce Ron Clar­ke. El in­ves­ti­ga­dor des­cien­de a las fau­ces de la cue­va por unos tos­cos es­ca­lo­nes de ma­de­ra. Cuan­do lle­ga

Re­cons­truc­ción en ce­ra de Little Foot. Se pa­re­cía más a un si­mio que a un hom­bre, pe­ro ca­mi­na­ba so­bre dos pier­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.